VOLVER A «Martínez-Salanova»

Aprendizaje y creatividad en la educación para los medios

Prólogo del libro de Irma Ávila Pietrasanta, «Apantallad@s. Manual de Educación para los Medios y Derechos de la Comunicación en radio y video para niños»

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez


El puntero de don Honorato/Bibliografía

 Comenius, en el siglo XVII, incluyó ilustraciones en sus textos con el fin de facilitar la comprensión de los mensajes, propuso el teatro como recuso importante para aprender comportamientos, y abogó por la educación para todos. Se le hizo muy poco caso en los siglos subsiguientes. Pasaron los siglos y, a pesar de los estudios y recomendaciones de McLuhan, las experiencias de Paulo Freire, los análisis de Mario Kaplún y las reflexiones de Umberto Eco, continuamos sin hacer caso, o poco caso, a la inclusión de los medios de comunicación en la dinámica del aprendizaje, tanto en las familias como en las aulas.

Sin apenas darnos cuenta nos hemos encontrado en plena sociedad de la información, entreverada con la del espectáculo, globalizados, en red, conectados con todo el mundo, sin haber asumido realmente la importancia del conocimiento de los mecanismos y lenguajes  audiovisuales, de la importancia de los mismos para acceder a la sociedad del conocimiento, que se caracteriza por su visión solidaria, común, horizontal, informada, para solucionar los problemas locales y mundiales.

Seguimos sin entender que la materia prima de la tecnología es la mente humana, la creatividad y que, llegar a la sociedad del conocimiento supone solidaridad, búsqueda de soluciones comunes, situar el conocimiento humano al servicio de la sociedad total y no de unos pocos.

Los medios nos pueden ayudar a acceder a esa sociedad solidaria del conocimiento, promoviendo su valor instrumental (didáctico), su valor formativo y informativo (educativo), su valor analítico (crítico), su valor productivo (de conocimiento integral), su valor investigador (ir más allá de los medios) y su valor comunicativo (posibilidad de conectarse con los otros).

El estado se preocupa más por garantizar el acceso tecnológico que el acceso a contenidos de calidad, los educadores no sienten ni asumen la responsabilidad, pues desconocen con frecuencia los medios, o no disponen de  tiempo para utilizarlos en el aula. A muchos padres, el trabajo no les permite dedicar tiempo suficiente a sus hijos, y aceptan, no sin quejas, que niños y adolescentes están muchas horas ante la televisión.

Mientras tanto, al mismo tiempo que los niños y jóvenes van por delante nuestra en el uso de las tecnologías, seguimos a la defensiva, nuestra respuesta ha sido, en muchos caos, la de manifestarnos contra el mensajero, criticar y devaluar la figura de los medios y de las nuevas tecnologías, lamentarnos por la gran cantidad de tiempo que se usa delante de las pantallas, o proclamar los peligros de la red, sin hacer ningún tipo de autocrítica sobre la responsabilidad educadora de la sociedad, de los medios informativos, de las familias y de la misma escuela.

Este texto de Irma Ávila nos puede ayudar a reflexionar y nos da pistas de actuación a padres, educadores y a la Administracion de los estados, sobre la responsabilidad en el uso de los instrumentos que tenemos a nuestro alcance.

La experiencia acumulada por Comunicación Comunitaria es compartida para que padres, educadores y otros grupos y personas puedan replicarla y aplicarla en sus propios espacios. La educación para los medios hace énfasis en el aprendizaje a largo plazo, se alfabetiza al sujeto con miras a hacer de él un usuario consciente y creativo y no sólo enseñar una tecnología, que será obsoleta en el corto plazo. El trabajo con los medios no se fundamenta en contenidos específicos y se adapta a la cultura, pertenencia y valores del alumno para que, a través de la reflexión colectiva, logre una mejor comprensión de los contenidos mediáticos y, sobre todo, consiga generar procesos críticos y aprenda a pensar y desentrañar los mensajes.

En el ámbito de los conceptos

Al enseñar con los medios se enseñan contenidos y conceptos, se dan a conocer sus procesos técnicos y temáticos, se ayuda  a descubrir nuevas estrategias cognoscitivas y valorativas, se da al alumno la posibilidad de comparar situaciones, de aplicar conocimientos, de analizar e investigar los medios y sus contenidos, y finalmente se les coloca en situación de crear nuevas estrategias de trabajo.

En el ámbito de los valores

Se propone el debate crítico y constructivo y se plantean las ventajas de la tecnología, se ayuda a tomar decisiones creativas sobre le utilización de los medios, se favorece la construcción de estructuras de pensamiento que permitan una mejor comprensión de los contenidos mediáticos y sobre todo se busca generar procesos críticos y enseñar a pensar y discernir sobre los mensajes que cada día son impuestos. Una propuesta necesaria es valorar la creación de vínculos solidarios con personas de todo el mundo, a través de las redes telemáticas.

En el ámbito de las relaciones humanas

Es necesario plantear los medios como elementos indispensables para una comunicación humana actual y futura. Los medios son vehículo de trasvase de información afectiva y  lúdica pero también técnica y científica.

En el ámbito de la investigación

Los medios dan la posibilidad de entrar en otros lugares, en otros mundos, establecer procesos dialógicos que pueden ser el inicio, el complemento, la conexión o el dato fehaciente para cualquier investigación. Despertar el sentido de la curiosidad, de búsqueda, de intervención y de compromiso con otros mundos.

En el ámbito de lo social

La información se hace más amplia en las redes telemáticas. Aprender a buscarla, a salir de los canales manipulados y  tradicionales de la noticia, buscar lo que sucede en otros lugares, lo que piensan otras personas. El mayor conocimiento -y su análisis- puede incitar a la búsqueda de opinión diferente, al pensamiento autónomo y al compromiso creativo, para que los alumnos implicados en estos procesos asuman un papel más activo en la comunicación y sean más capaces de usar estos lenguajes y sus posibilidades técnicas.

En el ámbito de la creatividad

La creatividad, clave para desarrollar el conocimiento y la investigación, se agiliza, profundiza y asienta mediante la educación para los medios, que hace imprescindibles dinámicas de aprendizaje orientadas hacia el ejercicio de los derechos y libertades de expresión e información, y están sustentadas en el juego como base del proceso y en el desarrollo de herramientas de análisis más que en aportar contenidos.

En el ámbito de la producción creativa de medios

Es de vital importancia experimentar la producción de los medios, el eslabón más alto para adquirir el conocimiento y dominio sobre los medios, la capacidad crítica más completa de la naturaleza de mismos y la visión práctica para un posible futuro laboral, sobre los procesos productivos que los hacen posibles, las técnicas que utilizan y la incidencia que dichas técnicas tienen en la sociedad como elementos de construcción de la realidad.

Es la principal característica del Taller de Producción de de radio y video, que entre otras muchas cosas este texto propone, la creación por parte de los niños de sus propias obras, de sus mensajes en el que aprenden la lógica narrativa de los medios y ejercen su libertad de expresión, al mismo tiempo que desarrollan sus capacidades de reflexión y de organizar por sí mismos el conocimiento.

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Free counter and web stats