VOLVER A «Martínez-Salanova»

La utilización de un taller de prensa en un centro de educación de personas adultas

Publicado en la revista «Aularia»

© Ilda Peralta Ferreyra

Profesora en el Centro «500 Viviendas» de Almería


El puntero de don Honorato/Bibliografía


 

Este artículo refiere lo que ya hace varios años se está realizando en el Centro de Educación de las Personas Adultas «500 Viviendas», de Almería. Una experiencia continuada a través del periódico, que ha ido gradualmente pasando del estudio del mismo a partir de talleres de prensa, hasta trabajos de globalización que han permitido lograr resultados de aprendizaje integrados plenamente en el currículum. Se ha utilizado el periódico para leerlo constantemente, para analizarlo, para fomentar la lectura y para realizarlo como medio integrador de las enseñanzas.

Variación en los métodos

El método de trabajo y por lo tanto la forma de encarar el taller ha sido distinta según el grado de motivación y de conocimientos de los alumnos y alumnas distinguiendo la acción realizada con las personas adultas de alfabetización de aquellos que ya tienen cierto dominio de la lecto‑escritura o que la dominan correctamente.

Talleres prácticos y dinámicos

Los talleres de prensa han sido prácticos, divertidos y participativos, ya que en un principio nuestros alumnos y alumnas no están excesivamente motivados para ello. Nuestros alumnos son normalmente oyentes incondicionales de la radio y ven tanta TV como el resto de los españoles. El periódico, sin embargo, ya sea porque les es dificultosa la letra impresa o por falta de costumbre, no suelen comprarlo ni leerlo. Por esta razón una de los grandes motivos que nos ha llevado a realizar talleres de prensa ha sido el de interesar hacia el periódico como medio de relación y de comunicación social, y posteriormente lograr el interés por el propio hecho periodístico y su lectura.

Fundamentados en una teoría actualizada

Sin embargo, en los talleres de prensa que durante los últimos años hemos desarrollado, no ha faltado en ningún momento la teoría, lograda a partir de la disección de periódicos, de su estudio, de su análisis y sobre todo de la realización de los mismos.

Con participación del equipo docente

Las profesoras, cuando quien ha dado el taller ha sido un experto, hemos estado siempre presentes en el mismo, ya que el taller es solamente el complemento a lo que vamos desarrollando en el aula. En otras ocasiones las mismas profesoras hemos desarrollado el taller.  Hemos tenido muy en cuenta que la actividad del especialista en una sesión debe ser reforzada por la educadora en las restantes, y hemos controlado la actividad, organizando actividades de aula en las que se estimula la actividad de redacción, la planificación de expresión escrita, las entrevistas, etc.

En relación constante con los expertos

Por otra parte, cuando un experto imparte nuestros talleres está en conexión directa y constante con nosotras, conociendo de antemano los temas y contenidos que se están manejando en las sesiones de aprendizaje para apoyar en el taller de prensa dichos conocimientos y sumarlos al programa de trabajo del Centro.

Integrado en el currículum

El trabajo con el periódico, lo consideramos como un elemento más de integración de las enseñanzas. Un periódico, es un elemento tan rico en situaciones y matices, que nos apoyamos en él y lo utilizamos para trabajar todos los estilos literarios, el lenguaje, los contenidos de muchas de las áreas de naturales y sociales, y los de convivencia y de comunicación. El periódico lo utilizamos también en muchos aspectos para el cálculo, las medidas, la geometría, etc, y nos sirve así de base para una globalización y revisión constante del proceso de aprendizaje.

Organizado y llevado a cabo por las profesoras

Como profesoras del centro, y en contacto diario con nuestros alumnos, ponemos en situación a los mismos, y a quién desde fuera nos viene a aportar su visión o sus técnicas. Pero la base, o el punto de partida, la planificamos nosotros desde nuestra experiencia. Cuando el experto se va, quedamos con un grupo de alumnas y alumnos muy concienciado hacia la prensa escrita, y esa situación la aprovechamos añadiendo a nuestro sistema de trabajo nuevos elementos que se suman a una metodología globalizadora.

La experiencia


Empezando por el final

El contar esta experiencia comienza por el final, porque todo resultado o conclusión ha comenzado en alguna parte y de algún modo y porque en todo proceso, el resultado es siempre principio de nuevos procesos más importantes.

La experiencia en nuestro Centro se inició con la formación de las propias profesoras, y el trabajo durante varios años con personas de todas las edades. El taller -experiencia integradora- que aquí se explica lo comenzamos en Septiembre de 1990, iniciándolo con un tema globalizador que nos llevó a tiempo completo el trimestre.

Un equipo multiprofesional, cuyo centro didáctico hemos sido las dos profesoras del centro, pero que ha estado formado, además de por nosotras, por dos doctoras, un asistente social, dos psicólogas, vecinos del barrio, y la colaboración de Cruz Roja, el Centro de Salud, y la Alcaldía de Barrio.

La sexualidad como núcleo temático

La sexualidad, la planificación familiar, el papel de la mujer en la sociedad, la familia y la sociedad han sido los aglutinantes del trabajo, en el que hemos integrado a las personas, las áreas de trabajo y todos los elementos aparentemente tan dispares que nos pide el programa para personas adultas. Aunque el trabajo interdisciplinario y sus resultados son riquísimos y lleva varios años de continuidad, no voy a extenderme en este punto, que me sirve de exclusivo pretexto para introducir el tema de la prensa en nuestro trabajo diario.

La prensa como estrategia interdisciplinar

Nuestro planteamiento inicial, en cuanto a la metodología era que los alumnos y alumnas buscaran en diversas fuentes la información necesaria para debatir, elaborar y sacar conclusiones que les permitieran posteriormente descubrir que existen los recursos para solucionar algunos problemas al acudir a determinados especialistas, médicos, etc. y a los centros establecidos en el barrio. La primera sorpresa fue, que todos, sin excepción, recurrieron a la prensa para trabajar esta información, y también a la prensa para reflejar sus conclusiones.

Seis años antes trabajando con la prensa

Llegar al punto en que estamos es el resultado del trabajo de seis años con el periódico en las aulas en nuestro Centro. Los Adultos no solamente no pueden prescindir de la letra impresa, sino que se han dado cuenta de lo que les aporta el periódico o las revistas, datos que no encuentran en ningún libro de consulta o de texto. Son datos de la vida, del momento presente, que pueden utilizarse con fines informativos y comentarse con el fin de llegar a conclusiones.

Nuestros comienzos

Comenzamos hace seis años con talleres de prensa, en los que las profesoras participamos plenamente, y en los que con la ayuda de un experto hemos intentado integrar las dificultades que tenemos en el aula. Desde el principio hemos distinguido claramente la acción realizada con los Adultos de alfabetización de aquellos que ya tienen cierto dominio de la lecto‑escritura o que la dominan correctamente.

Lo primero es quitar el miedo

Nuestros alumnos y alumnas sin capacidades de lectoescritura, acuden en general al centro con la finalidad casi exclusiva de aprender a leer y a escribir. La motivación lectora en ellos está, por lo tanto, asegurada.

La dificultad mayor es que, al no saber escribir ni leer, al comienzo se resisten a trabajar con el periódico, por su dificultad y por el temor de no poder hacerlo.

Sin embargo, no por ello dejamos que desde el comienzo de su entrada en el centro, los alumnos «vean», «hojeen» el periódico y lo utilicen para otras actividades al mismo tiempo que expresan sus ideas, aunque las profesoras, en un comienzo, se las tengamos que plasmar por escrito.

Buscar un tema común

Es importante echarle mucho ánimo al asunto por parte del profesor que inicia el periódico con alumnos y alumnas que no leen ni escriben. Nosotros hemos entrado por una vía que no ha resultado fácil pero que tras apreciar los resultados obtenidos nos parece digna de reseñar.

Al mismo tiempo que se les propone hojear periódicos (todavía no leen), y hacer que capten elementos como la cabecera, una fotografía, la cartelera o un gran titular, se establecen debates sobre algún tema de todos conocido y sobre el que pueden opinar.

Sus opiniones pasan como palabras a la pizarra, muy grandes, de fácil lectura. Sobre ellas se construye un artículo, opinión o idea en pocas líneas, que posteriormente la profesora se cuida de pasar a los papeles y más tarde se verá reflejada en el periódico o en un panel de corcho.

En una de las ocasiones comenzamos por las recetas de cocina. En este caso eran todo mujeres, que decidieron cuatro recetas típicas de la cocina almeriense de navidad. Las alumnas enumeraron los ingredientes, explicaron la forma de hacerlo, y discutieron hasta llegar a acuerdos que iban quedando claramente escritos en la pizarra. Más tarde se publicó en el periódico correspondiente, y se ha seguido haciendo en cada periódico, porque la hemos considerado una técnica de gran importancia para iniciar, a personas que no saben leer, en la motivación hacia la escritura.

Verlo escrito

Cuando estas personas ven su trabajo escrito, su satisfacción es altísima, y el grado de motivación que se genera hace posible continuar con el periódico. Más tarde, en algún momento de su aprendizaje, es posible que alguno de ellos pueda escribir ya por sí mismo. En estos casos lo publicamos con su letra.

Lectura de periódicos

Esto ayuda a los alumnos y alumnas a romper poco a poco el rechazo que tienen hacia el periódico, y se acercan a un mundo que al principio les interesa poco pero que más tarde se convierte en punto de partida de muchos de sus conocimientos y del interés por ellos.

La lectura del periódico no es fácil al principio, pero se convierte en algo imprescindible en poco tiempo, ya que los alumnos lo relacionan enseguida con otros conocimientos y vivencias del Centro de Educación para las Personas Adultas o del barrio, y con lo que oyen en la radio o la televisión.

Expresar por escrito lo que pasa a su alrededor

Los que el grupo de personas adultas vive con motivo de un tema importante o de una visita o de un acto, se refleja con rapidez en un periódico para valorar así pronto la importancia de lo que se ha realizado. Esto nos sirve de revisión inmediata de los acontecimientos, y a los alumnos les aporta datos -al momento- sobre sus dificultades y sus logros.

Un periódico mural, o en la misma pizarra, se hace muy fácil, reflejando lo cotidiano, lo que pasa en el aula y es una actividad de máxima importancia para motivar a los alumnos hacia la escritura y la lectura de lo que ellos mismos escriben.

¿Cómo elegimos el título?

El periódico de nuestro centro lleva siempre el mismo título, y se ha elegido democráticamente. Todos los grupos elaboraron listados de posibles nombres, y votaron sobre los más votados. Posteriormente se realizó este mismo trabajo sobre las propuestas presentadas por los grupos y se decidió así el nombre que ha llevado hasta el presente.

El nombre tiene que ver con el barrio en el que se desarrolla nuestra actividad, «Las 500» y al mismo tiempo tiene connotaciones que se relacionan con un esfuerzo realizado.

¿Cómo elaboramos el periódico?

Para realizar nuestro periódico, que ha salido normalmente cada tres meses, decidimos previamente un tema general, que sirve para llevar un hilo conductor que coincide con el trabajo o núcleo globalizador elegido en ese tiempo: La mujer trabajadora, Andalucía, navidad, sexualidad, etc. La fase siguiente es diferenciar por grupos cada sección o trabajo, y así cada grupo sabe el espacio que tiene y la misión que se le ha encomendado.

¿Cómo hacemos la portada?

La portada tiene que ver con el tema general elegido, y hasta ahora se ha hecho en forma de collage, utilizando elementos sacados de ilustraciones o revistas, mezclado con dibujos. A veces se utilizan tramas o fotografías tramadas. Se hace una sola ilustración, sin textos, ya que el sumario va en el interior.

¿Cómo conseguimos la información?

El periódico se realiza siempre con noticias, opiniones o impresiones del mismo centro o cercanas a él, el barrio o el municipio. Se realizan entrevistas, se hacen artículos de opinión, etc.

Los trabajos se construyen en relación con necesidades del mismo centro, que a veces son de tipo reivindicativo.

¿Cómo lo escribimos?

Normalmente, y aprovechando un taller de mecanografía que tenemos establecido, se escribe a máquina. No obstante en algunos momentos, sobre todo en personas que han surgido del analfabetismo en época tardía utilizamos la escritura a mano, con el fin de motivar en mayor medida a la escritura. En ocasiones, cuando hemos podido, lo hemos hecho con ordenador.

¿Cómo hacemos las páginas centrales?

Consideramos a las páginas centrales con entidad suficiente como para hacerlas relevantes, utilizándolas para sintetizar el carácter global del tema central del periódico.

¿Cómo lo montamos?

Cuando disponemos de todo el material ya confeccionado, dibujos o ilustraciones y textos, y sobre la base de una maqueta que se realiza previamente, se van organizando las informaciones y los datos. A veces hay que reducir o ampliar.

En todos los casos se recorta y se pega, acompañando de ilustraciones que en la mayoría se sacan de revistas o libros. En algunos casos, si es posible, se dibuja especialmente para el caso. Cuando ya tuvimos informatizado el centro, en ocasiones lo montamos en el ordenador.

¿Cómo distribuimos el periódico?

En nuestro centro, los alumnos han entregado el periódico personalmente, a algunos medios de comunicación, que les han hecho entrevistas y han tenido que explicar su actividad en radio o prensa local, y a otras instituciones y personas, Delegación, Alcalde de barrio y Alcalde de la ciudad, etc. En ocasiones, lo hemos difundido mediante correo electrónico.

Conclusiones: Aumento de la participación

El hacer un periódico ha supuesto en nuestro centro un aumento de la comunicación entre nosotros, con nuestros alumnos, de los alumnos entre sí, y del centro con la comunidad. El hacer una entrevista al alcalde de barrio o a una profesora, o entre los mismos alumnos, aumenta el conocimiento entre todos los miembros del centro y del barrio, logrando así objetivos de interrelación difíciles de alcanzar de otra forma.

El final es el principio

Como empezaba a contar en esta experiencia, varios años después de iniciar este trabajo, y sin necesidad de organizar necesariamente actividades con la prensa, los alumnos la utilizan regularmente para sus trabajos, la leen, incluso comprando periódicos o revistas, y es la base de gran parte de la actividad que desarrollan actualmente. Me vuelvo a referir al núcleo globalizador que estamos trabajando en estos momentos, y cuya base de trabajo ha sido la prensa y cuyos resultados también han sido reflejados mediante periódicos murales y sobre los que se está elaborando un periódico.

Free counter and web stats