El cine independiente

©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

VOLVER A «TENDENCIAS EN EL CINE»


El puntero de don Honorato/Bibliografía


Cine independiente norteamericano Festival de Sundance Cine Dogma

Cine independiente norteamericano

The killing of a Chinese bookie

Opening night

A Woman under the influence

Gloria

Una película independiente es una película que ha sido producida fuera de los grandes estudios cinematográficos y, en EE.UU., principalmente con personal no afiliado al sindicato. Por lo general es una producción de bajo presupuesto de una productora pequeña. La nueva generación de cámaras digitales contribuye a que sea más fácil realizar películas y, por tanto, a una popularización del cine independiente a nivel internacional en la actualidad.

En Nueva York, el llamado New American Cinema Group, proclamó en septiembre de 1960 su manifiesto fundacional, «no queremos películas rosas, sino del color de la sangre». Ya existía para entonces el cine independiente, «experimental» y «vanguardista», nacido con finalidades de subversión y condenado a vivir en reducidos ghettos culturales, resistiéndose a todo encasillamiento.

 Aunque siempre hubo directores independientes, Orson Welles, George Lucas,  entre otros, el cine independiente actual, ha dado en denominarse «underground» (subterráneo), por su carácter semiclandestino y marginal, cuando todavía se rodaban en Estados Unidos películas multimillonarias. Fueron Biberman y Wilson, con el apoyo económico de un sindicato minero los que reconstruyeron en La sal de la tierra (Salt of the earth, 1953), los conflictos laborales de una empresa, la Delaware Zinc Co. de Nuevo México, a raíz de exigencias de los obreros mexicanos de recibir iguales condiciones que sus compañeros norteamericanos. Es uno de los primeros filmes «contra corriente». A pesar de que sus directores estaban inscritos en las «listas negras» de Hollywood la película obtuvo varios premios importantes fuera de su país.

Un director ya reconocido en el cine independiente es John Cassavetes que rodó Shadows (1960) con la cantidad de 15.000 dólares. Es la historia de una joven seducida por un hombre, quien de pronto averigua que ella pertenece a una familia negra y decide abandonarla.

Cada día avanza más el empuje del cine independiente, con festivales propios lejos de las fuerzas de Hollywood, como el Festival de Cine de Sundance, con actores y directores de prestigio que se prestan a otro tipo de cine, sin contar con los condicionamientos de la gran industria, ni con la presión de los sindicatos, ni con la puritana censura norteamericana ni con los grandes circuitos de exhibición.

Los actores que se prestan a actuar en este tipo de cine independiente, aún los más conocidos, cobran exiguas cantidades en comparación con las que perciben en el cine comercial, debiendo en ocasiones improvisar ante las cámaras a partir de una línea argumental.

No obstante, también en el cine independiente, al margen de los grandes estudios, se encuentran productos que han sido muy comerciales. Algunas películas de éxito han sido Indiana Jones y el arca perdida (Raiders of the Lost Ark, 1981),  de Steven Spielberg, Blade Runner (1982),  de Rideley Scott,  El precio del poder (Scarface, 1983), de Brian de Palma, El sargento de hierro (Heartbreak Ridge, 1986), de Clint Eastwood y Quién engañó a Roger rabbit (Who Framed Roger Rabbit, 1988)  de Robert Zemeckis.


John Cassavetes. 1929-1989

Actor, guionista y director de cine norteamericano. Hijo de inmigrantes griegos. Su primera película, Shadows (1959), financiada por familia y amigos, fue imposible de distribuir en EE.UU.. Al conseguir el premio de la Crítica en el Festival de Venecia, se distribuyó en Europa y se llevó a EEUU como si se tratara de una importación. Mientras su carrera de actor se desarrollaba con éxito, nominado al Oscar por Mejor Actor de Reparto por Doce del patíbulo, The dirty dozen, (1967) y por Mejor Actor por La semilla del diablo, Rosemary’s baby (1968) de Roman Polanski.

Su siguiente película como director (la segunda de forma independiente a los estudios) fue Rostros, Faces, protagonizada por su mujer, Rowlands, en la que muestra la desintegración de un matrimonio moderno, fue nominada a tres Oscars: Mejor Guión Original, Mejor Actor de Reparto y Mejor Actriz de Reparto.

En los años 70 realiza sus tres grandes obras maestras, Neurosis de mujer, A Woman under the influence (1974), por la que fue nominado a Mejor Director, The killing of a Chinese bookie (1976) y Noche de estreno, Opening night (1977), producidas todas ellas independientemente. En la década de los 80 hizo Gloria (1980), Corrientes de amor, Love Streams (1984) y, la que sería su última película, Un hombre en apuros, Big trouble (1986).

Cassavetes realizaba sus películas  a partir de un sólido guión, aunque permitía llevar a los actores sus propias interpretaciones de los caracteres a la escena. La escena en general estaba escrita, pero no la actuación, y era receptivo a la hora de tomar una nueva dirección si el actor lo sugería.

Festival de cine de Sundance

El Festival de Cine internacional de Sundace se celebra anualmente las dos últimas semanas de enero en el poblado cerca de Salt Lake City, en EEUU, a partir del antiguo festival de Utah, UTA, en el que s eproyectaban películas antiguas y retrospectivas. Posteriormente se unió a la organización que Robert Redford, en 1980, había creado para dar oportunidad a jóvenes creadores ajenos todavía a la gran industria de Hollywood. En un principio Sundance fue un instituto de cinematografía pero pronto vio la necesidad de mostrar al público los trabajos que los jóvenes creadores realizaban por lo que en 1983. Con la ayuda financiera de Redford comenzó a denominarse Festival de Cine de Sundance, y es, actualmente, el festival de cine independiente más importante del mundo. El nombre de Sundance es el nombre del personaje que Robert Redford interpretó en 1969 en Dos hombres y un destino.

De este festival han salido grandes cineastas como Quentin Tarantino y los hermanos Coen.

Cine Dogma

En un principio, la idea de los creadores de Dogma '95, los daneses Lars von Trier y Thomas Vinterberg, era rebelarse contra el uso y abuso del aparataje tecnológico, los presupuestos millonarios y el excesivo protagonismo de los directores en el cine actual.

Con ese objetivo, se dieron a la tarea de elaborar un manifiesto que recogiera los principios de un nuevo modo de hacer películas. De esa manera, nació un juramento que obliga a quienes lo suscriben a grabar sólo en exteriores, en formato 35 mm, con luz natural y sonido ambiente, mantener el anonimato del director y evitar las cintas de género.

Lejos de quedarse sólo en las palabras, pusieron manos a la obra y tres años después mostraban al mundo las tres primeras producciones Dogma. Aunque Lars von Trier sea considerado por muchos como el padre del movimiento, el primer film de este tipo corresponde a su compañero Thomas Vinterberg, quien realizó en 1998 la película La Celebración (Festen). Luego vendrían Los Idiotas (Idioterne, 1998) de von Trier y Mifune, en 1999, de Soren Kragh-Jakobsen.

Mifune

Enrique Martínez-Salanova Sánchez