Los grandes temas en el cine

©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

VOLVER A «CINE Y EDUCACIÓN»

Aula creativa/Home/Cine y educación/Metodología didáctica/Periódico en las aulas/El puntero de don Honorato

Aprender de cine/Temas de educación en el cine/Grandes temas en el cine/Cosas de cine/Unidades didácticas/Figuras de cine/Haciendo cine

Autor/Mapa del sitio/Bibliografía/Enlaces/Glosario de cine


Cine en el aula Tratamiento didáctico Cine y sociedad Tratamiento interdisciplinar Cine para investigar

Sugerencias didácticas


Shakespeare

Discapacidad

Julio Verne en el cine

Mujer maltratada

La mujer en el cine

Medioambiente

Derechos humanos

Cine y migraciones

Periodismo y medios de comunicación

Cine y guerra civil española

Ciencia ficción

Historia

Don Quijote en el cine

Literatura

La pintura en el cine

Jesucristo

Cine y deporte

Cine en el cine

Cine y eutanasia

El cine y el arte

El encuentro de las culturas en el cine

El Antiguo Testamento en el cine

Los primeros cristianos en el cine

Antropología social, imagen y cine

Los cristianos en el cine

Influencia de la pintura en los cineastas

               

 

Cine y  menores abandonados

 

El poder de la educación, en el cine

 

El cine y la vida en las aulas

 

El cine y el derecho  a la educación


 

Cine y educación en valores humanos

 

 

Antropología social, imagen y cine

 


El uso del cine en el aula

El cine ha sido siempre eminentemente temático, diversificando sus contenidos hasta el límite. En el cine se han tratado todos los temas, se ha filmado casi todo. Las nuevas tecnologías facilitan el acceso a lugares en los que el ojo humano nunca soñó. Es difícil encontrar aspectos generales, o cotidianos, o científicos, o filosóficos, que el cine no haya tratado de alguna forma. El cine, no solamente el documental, es también documento sobre épocas, pensamientos, estilos de vida y costumbres. En esta sección se van a exponer ideas, planteamientos temáticos y sugerencias de investigación para que se busquen las propias referencias filmadas y se utilicen para aprender de cine o para entrar con mayor profundidad en cada tema.

El cine da la posibilidad de ser utilizado en las aulas de dos maneras fundamentales: como instrumento técnico de trabajo, en primer lugar y como sustento conceptual, ideológico y cultural, por otro.

Como instrumento técnico de trabajo, sirve de punto de partida para conocer diversos modos de acceder a la sociedad y descubrir la realidad. Las técnicas propias del lenguaje cinematográfico son un soporte ideal para iniciarse en la investigación de hechos, novedades y formas de comportamiento social.

Como sustento conceptual, ideológico y cultural, lo que presenta en cine es normalmente reflejo de la misma vida. Esta vida, o una parte de ella, es la forma de comportarse en un momento dado el país y el mundo, y merece ser tenida en cuenta para profundizarla más y para valorarla e incluirla en las acciones de aprendizaje. Ni que decir tiene que el análisis, aunque sea como contraste, debe cuestionar la misma realidad que presentan con frecuencia los medios de comunicación, con el fin de defenderse de la manipulación y evitarla en la medida en que se pueda.

El análisis constante de lo que se introduce en nuestra sociedad a través del cine debe servir para iniciarse en el conocimiento de la vida en grupo, de la cultura y en el perfeccionamiento de los comportamientos sociales.

Arriba

El tratamiento didáctico general

Las sesiones en las que se aplica el cine, no deben servir de ninguna manera para pasar el rato, para entretener simplemente, ni como excusa o premio. Tampoco debe servir el cine, por lo menos no siempre, como simple ilustración de lo que se dice en el aula. El cine es en ocasiones un verdadero documento, que como tal puede utilizarse, aun con las reservas oportunas. Hay congresos o reuniones de técnicos que han comenzado, o se ha realizado durante su desarrollo, con una sesión o sesiones de trabajo a partir de películas. Una película, ya sea o no documental, puede ser un buen documento de apoyo por sus imágenes, argumento o temática. Cuando se utiliza el cine en un congreso, presentación, clase o reunión de trabajo debe considerarse como elemento que aglutine e implique a todos los participantes.

La utilización de una película requiere varias fases. En la primera, hay que presentar la película dando sentido a la actividad en relación con lo que se está tratando. Tiene como finalidad motivar hacia la actividad y encauzar la atención hacia aquello que se va a ver y algunas de las situaciones importantes sobre las que hay que fijarse más para trabajarlas posteriormente. Es imprescindible en esta primera fase hacer una breve presentación de la película, reseñarla nombrando algunos datos de interés y explicar el marco conceptual y el contexto histórico en el que se realizó. Es conveniente advertir de que el cine, además, hay que disfrutarlo, con el fin de que no se asista a la sesión como si se tratara de una clase teórica.

La segunda fase es ver la película

La tercera fase puede ser amplia y variada, según las características de los participantes, los tiempos de que se dispone, la relación con otras disciplinas y el énfasis que se le de en una didáctica transversal. En el capítulo XX de este libro se trata ampliamente de cómo se puede trabajar con una película en las aulas.

Arriba

Los contenidos que puede aportar el cine a las ciencias sociales

Sin el cine es imposible conocer la realidad contemporánea. Se hace indispensable para el estudio y comprensión de la geografía, la historia y la cultura contemporánea, ya que nos podemos remontar a través de el, con facilidad hasta principios del siglo XX. La prensa de principios de siglo es fácil encontrarla en hemerotecas, o por los menos se pueden extraer datos de libros especializados. La prensa más cercana en el tiempo es fácil de adquirir o de encontrar, y como se decía más arriba, da lugar a estudiar el día a día de un hecho histórico o cultural, por amplio en el tiempo que parezca, y los cambios geográfico políticos que se producen mientras tanto. El cine, que actualmente seguimos en TV, es la historia de este siglo.

Arriba

Tratamiento interdisciplinar del cine

En términos sencillos podemos definir la interdisciplinariedad como «el proceso de enseñanza que hace actuar integradamente todas las disciplinas o materias posibles, de forma que al finalizar cualquier proceso cada alumno disponga de los medios necesarios para adquirir un aprendizaje globalizado».

Si lo que se pretende en todos los niveles del aprendizaje es que los alumnos adquieran un razonamiento global e integrado de sus experiencias de aprendizaje, necesariamente debemos proponerles experiencias de trabajo que les permitan adquirir dicho razonamiento. La consecuencia es que debe cambiar el estilo de presentación de los contenidos, pasando de ser diferenciado por contenidos, ciencias, materias o disciplinas, a ser unitario, es decir, interdisciplinar.

Esto supone un cambio en la lógica de la enseñanza. Los contenidos deben estructurarse de otra forma, integradamente, y los métodos y técnicas para conseguir los objetivos deben a su vez ser integradores. La relación entre objetivos, contenidos y métodos se convierte en imprescindible.

El cine llevado al aula puede servir de punto de partida y de estrategia globalizadora por lo que tiene de lúdico y creativo por una parte y por lo que posee de técnica, lenguaje, planificación, contenidos e investigación por otra. El lenguaje vivo del cine permite presentar a los alumnos estrategias que les pueden llevar desde la percepción global, pasando por el análisis y la síntesis, hasta la creación de algo distinto, la verdadera síntesis creativa. El trabajo con el cine convierte las actividades del aula en algo significativo, tangible y experimental.

La razón didáctica de todo esto es que la motivación es el elemento primordial del aprendizaje, ya que es configurada por la propia estructura biológica, social, histórica y psicológica del que aprende.

Si añadimos a lo anterior que el cine posee su propio proceso de elaboración, su lenguaje y sus sistemas de investigación y de procesamiento de datos, estaremos ante una verdadera estrategia interdisciplinar que como tantas otras, pueden aportar al proceso de aprendizaje los elementos necesarios que ayuden a los alumnos a sintetizar-globalizar su aprendizaje y ser fundamento de un nuevo proceso.

Arriba

El inicio de la investigación

Los tratamientos trasversales inician, ayudan, sirven de base e incitan a la investigación. El cine, tal y como se plantea a lo largo de este sitio, puede aportar multitud de posibilidades a la búsqueda de datos, a darles coherencia y a sistematizarlos, a interesarse por otros. Se presentan aquí varios atisbos, o bocetos, o pautas, o sugerencias de trabajo, algunos más y otros menos elaborados, con el fin de que sirvan para iniciar hacia el tratamiento transversal del cine en el aula. Cada profesor lo hará de una forma diferente. Los libros, la prensa y las revistas, Internet y un sinfín de documentos pueden ayudar a buscar la información que se necesita para lograr que un trabajo que comienza en el aula, utiliza el cine como fuente de documentación y de apoyo y acaba siendo un verdadero hecho investigador.

Arriba

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez

 

Free counter and web stats