Padre Padrone

La educación por la escolarización

©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

VOLVER A «PROFESORES Y ALUMNOS EN EL CINE»

VOLVER A  «EL DERECHO A LA EDUCACIÓN»


El puntero de don Honorato/Bibliografía/Lecturas de cine/Glosario de cine


La historia La película. Padre Padrone Sugerencias didácticas

La historia

Padre Padrone se basa en el relato autobiográfico de Gavino Ledda, en la que un joven pastor se libera de la tiranía de su padre que lo arrancó de la escuela, hasta llegar a lingüista y escritor. La película, siguiendo la autobiografía de Ledda, presenta al hijo como objeto, posesión del padre y la relación padre-maestro/hijo-esclavo. «Tu no eres el patrón de nadie», le dice furioso Gavino al padre.

Hay en la película un terrible secuencia en que se muestra al padre entrando furioso en el aula de su hijo y llevándoselo a la fuerza a la montaña para convertirlo en pastor. Es un padre brutal que aterroriza a los otros niños de la clase y al profesor. A los otros niños les dijo: «Hoy le ha tocado a Gavino, mañana os tocará a vosotros».

Con 18 años Gavino dejó a su familia y el campo y se enroló en el ejército. Allí estudió y se licenció como sargento experto en electrónica. En 1961 consiguió terminar la enseñanza media, y entró en la universidad de Roma. Hoy día es uno de las grandes lingüistas italianos, autor de numerosos textos.

[La grandeza de esta película pasa porque el personaje del padre, lo más parecido que se puede encontrar a la figura del oikos despot (padre déspota) de la antigüedad griega, está absolutamente consciente de que no es lo óptimo privar a su hijo de la educación para enviarlo a cuidar ovejas «quieren que entreguemos a nuestros hijos a la escuela obligatoria cuando la pobreza es la obligatoria»]. (Juan Pablo Vilches)


La película. Padre Padrone

Italia. 1977. 100 min. Color.

Director: Paolo y Vittorio Taviani.

Basada en la novela autobiográfica de Gavino Ledda.

Fotografía: Mario Masini.

Música: Egisto Macchi.

Intérpretes: Saverio Marconi (Gavino), Omero Antonutti (el padre), Marcella Michelangeli (la madre), Fabrizio Forte (Gavino niño), Stanko Molnar (Sebastiano), Nanni Moretti (Cesare).

Sinopsis: Es la historia particular de Gavino Ledda, un pastor sardo con sus conflictos: el silencio, la falta de educación, la dependencia. Un pastor impide a su hijo ir a la escuela, lo único que puede hacer es cuidar del rebaño. Cuando se va a cumplir el servicio militar aprende a leer y escribir. Y de vuelta ha de enfrentarse otra vez con la concepción del mundo de su padre.


Hermanos Taviani

 Vittorio Taviani (1929) y Paolo Taviani (1931), directores italianos de cine, realizan cine político y siempre han sido escritores, directores y productores de todas sus obras.

Juntos se volcaron al cine tras el impacto que les produjo Paisà, de Rossellini. Tras algún film documental que tuvo gravas problemas con la censura, hicieron en 1962 su primer largo de ficción, Un uomo da bruciare,  sobre los conflictos entre los trabajadores y la mafia siciliana, aliada a los intereses del gobierno y los terratenientes locales. En  1973 realizaron Allonsanfan, ambientada en las Guerras Napoleónicas, sobre un aristócrata convertido en líder anarquista y luego de nuevo aristócrata con los vaivenes de la situación política. El éxito internacional les llegaría en 1977, con la filmación de Padre Padrone, la brutal historia de un opresivo padre campesino y su hijo, arrasó con los premios en el Festival de Cannes. ella realizaron La notte di San Lorenzo, ambientada durante la ocupación nazi de Italia, Buenos días Babilonia (Good Morning, Babilonia, 1987) y varias más hasta La casa de las alondras (La masseria delle allodole, 2007)


Gavino Ledda

Nació en Silito, Córcega, en diciembre de 1938. Hasta los 20 años, se dedicó a trabajar como pastor de su propio padre, quien le sacó a la fuerza de la escuela y le impidió sus estudios. Durante el servicio militar consiguió estudiar y finalizó sus enseñanzas medias en Pisa, en 1961. Al ser licenciado del ejército se dedicó al estudio de las lenguas clásicas y estudió en la universidad La Sapienza, di Roma, en la que finalizó hasta su doctorado los estudios de lingüística, especializado en la estructura e historia de las lenguas y en el dialecto sardo, en 1989. Finaliza su libro Padre Padrone. L'educazione di un pastore en 1974, que ha sido traducido a 40 idiomas.


Lenguaje del libro, lenguaje de la película

«Cuando leímos el libro de Gavino Ledda, sentimos una especie de estremecimiento. Por su fuerza de impacto y su poder de emoción, estaba encerrado en su forma literaria, en su lenguaje. Nos sentíamos casi excluidos de él. Para transponerlo al cine era necesario destruirlo. Puesto que pensábamos que el lenguaje no es lo que de él dicen las escuelas idealistas, un hecho formal externo; sino que el lenguaje es un modo de ser y estar (un hombre) con los otros. Si, entonces, el lenguaje compromete toda la responsabilidad del autor, nuestra película sólo podía ser el resultado del choque de la personalidad de Gavino Ledda y la nuestra, justamente en la forma de su lenguaje. Se trataba, por tanto, de destruir el libro y de recomponerlo. De descomponerlo en otros tantos materiales, de insertar materiales propios en los del libro y de recomponerlo todo en nuestro lenguaje audiovisual. De hecho, pienso que nuestro film es la ilustración de este choque entre Gavino Ledda, autor literario y pastor, y nosotros, autores cinematográficos y no-pastores, digamos, intelectuales continentales.

Para describir las cosas con más detalle, basta con comparar las estructuras específicas del relato literario y del relato cinematográfico. El libro sigue un paso cronológico, anecdótico, lineal y horizontal. La película, por el contrario, intenta una estructura muy sintética, muy condensada en unas pocas secuencias: en consecuencia, una estructura muy distinta a la del libro. Además, el film introduce personajes y situaciones que no aparecen en el libro. La madre, por ejemplo, no existía en el libro».

«Du silence á la parole» en: Cinéma 77, N° 224-225, agosto-septiembre 1977.

Los mismos Taviani, en una entrevista publicada en la revista Ecran Nº 62, de octubre de 1977, dicen: «Antes de leer su libro, nos pareció muy extraño que aquel hombre hubiera elegido, como instrumento para su liberación, la palabra, la comunicación. Y lo vivimos como algo muy cercano, porque también nosotros nos dedicamos a la comunicación, aunque con otro tipo de lenguaje. En cierto modo, su autobiografía era la nuestra»


Prólogo y epílogo

El film está enmarcado por un prólogo y un epílogo en los que aparece Gavino Ledda, el autor real de la novela. Las dos secuencias se realizan fuera de escena, conectados al relato  de forma documental.

En el prólogo, una voz en off introduce, mientras Gavino pela una rama con su navaja: «Él es Gavino Ledda, treinta y cinco años. Hasta los dieciocho fue pastor analfabeto, hoy es lingüista y autor de un exitoso libro. El libro en el que este film se inspira libremente».

A continuación, Gavino avanza hacia el decorado donde el actor que interpreta al padre está a punto de hacer su entrada y, dándole la rama pelada, le dice: «Toma, mi padre también tenía esto». De pronto, lo que estaba filmado de forma documental se convierte en representación. El actor que interpreta al padre de Gavino atraviesa la puerta del decorado que conduce al aula de clase y exige a la maestra que le dé a su hijo porque tiene que cuidar a las ovejas.


Educación: de la violencia a las palabras

La educación es pasar de la violencia a las palabras. Esto es lo que pasa en el film a partir de la educación. Gavino pasó toda su infancia en el monte, sin palabras. Es importante recordar aquella escena en la que Gavino vuelve a su pueblo, sabiendo ya leer y escribir, y se enfrenta a su Padre en la calle. El padre ya no podrá pegarle. Y si bien el hijo volverá a trabajar con él para seguir estudiando en Cerdeña, la relación ya no será la misma.

Sin embargo, el final del film deja una pregunta abierta. El propio escritor Gavino Ledda, de regreso en su pueblo para escribir su historia, aparece y dice: «Quizás sólo un cálculo egoísta me retiene aquí, el miedo a que lejos de mi cueva, de mi gente, vuelva a enmudecer, como cuando estaba en el redil...»

Sugerencias didácticas: Sobre la escolarización

La película narra unos hechos, pero deja una puerta a la reflexión. Los hechos, a la hora de verlos, son universales, se dan en todos los lugares, con mayor o menor fuerza. La película puede servir de base para realizar un repaso reflexivo sobre la amistad, el espíritu de superación, el conocimiento, el rechazo de la injusticia, el derecho a la educación, y los factores que lo entorpecen.

El conflicto entre Gavino y su padre es el pretexto para un cuadro de alcances más amplios: el silencio, la falta de educación, la dependencia, no son temas que se circunscriban a un personaje, y ni siquiera a un lugar determinado del mundo, esa Cerdeña donde transcurre la acción de esta película.

Los pastores escriben su propia historia, dice Gavino Ledda. Comentad la frase que les grita su padre a los otros niños al principio de la película, cuando se lleva a Gavino, por la fuerza, de la escuela: «Hoy le ha tocado a Gavino, mañana les tocará a ustedes»

Se puede reflexionar sobre el derecho a la educación y a la igualdad de oportunidades, la necesidad de la formación de cara a la socialización y a la búsqueda de un trabajo, el maltrato de padres a hijos, la dependencia de muchos niños de padres y maestros, la posibilidad de salvar las barreras con otras oportunidades, la educación de adultos...

©Enrique Martínez-Salanova Sánchez