Oliver Twist

Los niños de los reformatorios y su educación

 

©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

VOLVER A «CINE Y MENORES ABANDONADOS»


El puntero de don Honorato/Bibliografía/Lecturas de cine/Glosario de cine


El internamiento de niños

La novela y su contexto

Otras versiones cinematográficas Sugerencias didácticas
David Lean Carol Reed Roman Polansky

La internación de niños en orfanatos y hospicios

El problema de los niños abandonados en reformatorios y su posterior educación está tratado en la literatura desde antiguo y recogido por el cine desde sus comienzos, relacionado con la formación hacia la delincuencia y en algunos casos su posterior salvación a manos de una familia adinerada. En «Rinconete y Cortadillo» nos lo presenta Cervantes. Un adiestrador de delincuentes es el ciego de «El lazarillo de Tormes», que enseña la picaresca de la supervivencia en una sociedad hostil a la marginación. Es maestro de carteristas Fagín, el ratero especialista que con didácticas muy precisas enseñó a robar a Oliverio en «Oliver Twist». Ya lo afirmaba Skinner, «dadme un niño que yo haré de él un criminal o un santo», en el más puro estilo de los planteamientos conductistas. Sus alumnos aprenden mucho y bien, pero suelen acabar mal, o encontrando un alma caritativa que les salva.

El niño del orfanato es maltratado sin sentido, o entregado a empresarios si escrúpulos que les enseñan un oficio a costa de una vida de esclavos. Cinco versiones se han realizado de la novela de Charles Dickens “Oliver Twist”. Se presentan tres de ellas.


Oliver Twist: La novela

Oliver Twist es una de las novelas más célebres de la literatura universal. Es la novela más conocida del escritor inglés Charles Dickens. Fue escrita entre 1837 y 1839 y se presenta en ella un cuadro de la sociedad inglesa de la época victoriana. Dickens denuncia en esta obra la precaria situación de los orfanatos y el maltrato que se daba a los acogidos en ellos, la delincuencia y la marginalidad de Londres y el triste papel del sistema judicial, que no duda en castigar severamente a un pobre chico.

Oliver, desde la muerte de su madre, es un pequeño huérfano que pasa por mil y una penurias. Desposeído de su condición social al nacer la encuentra al final de la mano del señor Bronlow, y gracias a un medallón de su madre. Oliver sufre los malos tratos en el hospicio que le acogió en su nacimiento, hasta que escapa de su influencia y de su último trabajo como ayudante de sepulturero, para marchar hacia la ciudad de la cual ha escuchado maravillas. El niño llega a la ciudad, una sucesión de laberínticas calles y callejones, y cae directamente en las manos de Fagin y de su banda de delincuentes adolescentes. Allí se inicia en las artes del robo y de la delincuencia callejera, conoce a Nancy, quien como una parte de las mujeres de la época victoriana se gana la vida en la calle. Nancy ayuda a Fagin para recuperar a Oliver, aunque al final de la novela somos testigos de su arrepentimiento. El final feliz es el clásico de cualquier novela en la que el personaje ha de salvar mil y un obstáculos.

Charles Dickens (1812-1870)

Novelista inglés, uno de los más conocidos de la literatura universal, y el principal de la era victoriana. Supo manejar con maestría el género narrativo, con humor e ironía, y una aguda y álgida crítica social. En su obra destacan las descripciones de gentes y lugares, tanto reales como imaginarios.

La popularidad de sus novelas y relatos cortos durante su vida y en el presente es fácilmente demostrada por el hecho de que ninguna se ha dejado de publicar. Dickens escribió novelas por entregas, el formato usual en la ficción en su época, por la simple razón de que no todo el mundo tenía los recursos económicos necesarios para comprar un libro, y cada nueva entrega de sus historias era esperada con gran entusiasmo por sus lectores, nacionales e internacionales.

Entre sus obras, además de Oliverio Twist (1837-1839), escribió Papeles póstumos del club Pickwick (1836-1837), Canción de Navidad (1843), David Copperfield (1849–1850), La pequeña Dorrit (1855–1857) e Historia de dos ciudades (1859)

El contexto de la novela

Cuando Oliver Twist empezó en forma de relatos en la revista mensual Bentley's Miscellani en 1837, su título fue The Parish Boy's Progress. En los primeros episodios, la intención de Dickens era la de describir para sus lectores como era ser un «parish boy» (chico de una parroquia) durante los años posteriores al paso del Poor Law Act de 1834.

Dickens vio la propuesta de ley siendo debatida calurosamente cuando era reportero parlamentario para el Morning Chronicle, y continuó atacándola en su ficción y periodismo durante el resto de su vida. Antes de 1834, los trabajadores pobres eran compensados por la parroquia con una pequeña suma o "paro" para salvarlos del hambre que pasarían con sus sueldos fijos como agricultores. Estos fondos de emergencia se hicieron con la intención de echar una mano a la gente hasta que pudieran mantenerse por sí solos.  Los enfermos y los parados también eran responsabilidad de cada parroquia. Mientras, existían muchos problemas en el viejo sistema que la nueva legislación intentó reconducir.

Una nueva ley, diseñada para impedir que la gente vaga viviese de la comunidad, agrupó a todas las parroquias juntas en lo que se llamó "poor law unions" (sindicatos para los pobres) y estableció «workhouses» (que llegaron a ser conocidos como «unions» (sindicatos); aquí, la gente sin medios de manutención eran acogidos y puestos a trabajar para la parroquia.

«He leído en las estadísticas que uno de cada cinco niños muere en el primer año de vida, y uno de cada tres antes de llegar a los 5», recoge Dickens un dato sacado de la realidad y puesto en boca de uno de los personajes de otro de sus relatos: The Uncommercial Traveller (el comercial que no vende nada).

Las películas

Frank Lloyd

Oliver Twist


1922. EEUU. 74 min.

Director: Frank Lloyd

Guión: Frank Lloyd, Harry Weil (Novela: Charles Dickens)

Película muda

Fotografía: Glen MacWilliams, Robert Martin

Reparto: James A. Marcus, Aggie Herring, Jackie Coogan (Oliver), Nelson McDowell, Lewis Sargent, Joan Standing, Carl Stockdale, Edouard Trebaol, Lon Chaney (Fagin), Taylor Graves, George Siegmann, Gladys Brockwell, Lionel Belmore, Florence Hale, Joseph Hazelton, Gertrude Claire, Esther Ralston, Eddie Boland

Sinopsis: La historia de un pequeño huérfano en la Inglaterra victoriana refleja a la perfección la patética realidad de los niños de bajo nivel social en una época oscura. El joven Oliver es castigado, perseguido y azotado en un mundo de canallas y ladrones, pero su valentía e ingenio le permiten sobrevivir a tanta maldad.


David Lean

Oliver Twist

Reino Unido. 1948. 105 min. B/N.

Director: David Lean.

Intérpretes: Alec Guinnes, Robert Newton, John Howard Davis.

Sinopsis:

La historia se centra en un niño huérfano. Un extraordinario drama que delata la triste y patética situación de los niños de bajo nivel social, en una época negra, perfectamente descrita en la mítica novela de Dickens. Oliver es castigado, manipulado, vendido, perseguido y azotado en un mundo de ladrones y canallas. El drama de los hospicios para niños abandonados y la educación dedicada a la formación de delincuentes por parte de Fagin. Oliver es valiente, ingenioso y sabe sobrevivir ante tanta maldad. Al fin tiene premio tanto sufrimiento, el amor de la familia que siempre había deseado.

El director: David Lean

El gran director inglés David Lean (1908-1991) llevó al cine en 1948 el clásico de Dickens. Era difícil adaptar al cine el amplio volumen escrito por Dickens (1812-1870), publicado por entregas entre febrero de 1837 y abril de 1839. Lean (Breve encuentro, Doctor Zhivago, Lawrence de Arabia, El puente sobre el río Kwai) ya había realizado en 1946 Cadenas rotas (Greats expectations), una magnífica adaptación de «Grandes esperanzas». Vuelve a brillar la cultura de este director, uno de los mejores especialistas de la historia del cine en adaptaciones literarias. En Oliver Twist se muestra como un cineasta minucioso, un magnífico captador de ambientes físicos y morales que consigue imágenes que transmiten fielmente el espíritu y la letra del libro. Un cuidado vestuario y una acertada caracterización de actores, junto a unos decorados conseguidos, buen rodaje y mejor fotografía, hacen que gran parte de la fuerza y suspense de la novela estén muy presentes en la película.

A sus 33 años, Alec Guinness (1914-2000), que hacía la segunda película de su vida (la primera fue la mencionada Cadenas rotas del propio Lean) compuso una memorable interpretación del judío Fagin.

Carol Reed

Oliver

EE.UU. 1968. 139 min. Musical. Color.

Director: Carol Reed.

Montaje: Oswald Morris.

Guión: Lionel Bart según la obra de Charles Dickens.

Música: Johnny Green.

Intérpretes: Kenneth Cranham, Oliver Reed, Ian Ramsey, Ronnie Johnson, Harry Secombe.

Sinopsis:

La madre de Oliver Twist muere cuando éste nace y el niño es recogido en el hospicio por cuenta del señor Bumble. Cuando el muchacho se atreve a pedir más comida, su protector decide olvidarle y vende al joven al dueño de una funeraria. La vida es muy dura para el chiquillo en su nuevo hogar y opta por escapar a Londres. Apenas llega a la capital conoce al "Truhán", con el que recorre parte de la ciudad.

Oscar 1968. Mejor director, Mejor película.

El director: Carol Reed

Carol Reed, director de cine británico. Nació en Londres en 1906 y comenzó su carrera sobre los escenarios teatrales, para pasar al cine como ayudante de dirección especialmente de Basil Dean.

Su primer título como director fue Sucedió en París (1935), codirigida con Robert Wyler, pero ya con El amor manda (1938) fue considerado por derecho propio uno de los jóvenes valores más prometedores de la industria británica, hecho que se vio confirmado con el magistral título policiaco Night Train to Munich (1940). Con Kipps (1941), a partir de la novela de H. G. Wells, la biográfica El vencedor de Napoleón (1942) y la bélica The Way Ahead (1944) ganó prestigio y consistencia dentro del estatus que ya nunca abandonaría.

La importante calidad de Larga es la noche (1947), y El ídolo caído (1948), anticiparon el éxito que marcó su carrera y toda una época: El tercer hombre (1949) con guión, como la anterior, de Graham Greene y protagonizada por Orson Welles y Joseph Cotten. Hoy en día se ha convertido en una auténtica obra de culto.

Aunque tuvo su momento de declive,  realizó más tarde Nuestro hombre en la Habana (1959), El tormento y el éxtasis (1965), y el musical Oliver (1968) versión del clásico de Charles Dickens, Oliver Twist, que ganó dos Oscar, a la mejor película y al mejor director. Carol Reed falleció en 1976.

Oliver, de Carol Reed, la película

Para el que no conociese el musical estrenado en Londres y que llegó a representarse también en Broadway, hacer una versión cinematográfica musical de la obra de Charles Dickens, Oliver Twist, parecería a priori poco creíble, más aún después de las múltiples versiones anteriores, incluyendo la magnífica adaptación dirigida por David Lean.

La película fue nominada para 11 Oscars de los que obtuvo 5, correspondientes a: mejor película, mejor director (Carol Reed), mejor banda sonora (John Green), mejor sonido (Shepperton Studio Sound Department) y mejor dirección artística (Box, Marsh, Muggleston y Dixon).

 En Oliver se encuentar, como musical, una banda sonora excepcional y unas coreografías musicales brillantes e imaginativas, filmadas de manera perfecta por Carol Reed. Principalmente destacaría el número musical Who will Buy? (¿Quién comprará?), una secuencia realmente genial de principio a fin.

Roman Polansky

Oliver Twist

Reino Unido, República Checa, Francia, Italia, 2005. 130 minutos.

Dirección: Roman Polanski

Intérpretes: Barney Clark, Ben Kingsley, Leanne Rowe, Jamie Foreman

Para entender la esencia de la nueva película de Polanski habría que acudir primero al texto original y comprobar las principales diferencias entre ambos. Primero, en una certera labor de síntesis, el film omite todo lo folletinesco que había en el relato (el origen social de Oliver, su relación sanguínea con el asesino Sikes…) y terminaba dándole el carácter de gran parábola moralista.

Como era previsible e inevitable, también suprime las mayores expresiones de feroz antisemitismo que contenía el texto de Dickens, esencialmente alrededor del viejo judío Fagin (en la película no hay la menor alusión al origen étnico o religioso del villano, quien por cierto está interpretado por un Ben Kingsley cargado de matices). Asimismo, la película le concede a casi todos los personajes una mayor ambigüedad moral, empezando por el mismísimo Oliver Twist (Barney Clark), quien asume mejor que en la novela su oficio de ladrón; y terminando por el perverso Fagin, cuyos actos son fácilmente comprensibles por parte del espectador, en lo que supone todo un alarde de guión de Ronald Harwood

El director: Roman Polanski

(1933) Francés de origen polaco.

De origen judío, experimentó en carne propia los males de la  Segunda Guerra Mundial. Siendo muy joven su familia se mudó a Cracovia, Polonia, donde sufrieron los horrores de la ocupación nazi. Después de la guerra comenzó su carrera como actor teatral y cursó estudios de cine.

En 1965 rodó Repulsión, un thriller psicológico que le valió varios premios, en 1966 filmó Callejón sin salida (Cul-de-sac), que obtuvo el Oso de Oro en el festival de Berlín. En 1967, en EE.UU., El baile de los vampiros (The Fearless Vampire Killers), que parodia las películas de vampiros de la época. En 1968 rodó en EE.UU. una de sus películas más emblemáticas y polémicas, La semilla del diablo (Rosemary's Baby), que obtuvo numerosos premios (entre ellos varios Oscar), y que tuvo gran repercusión social al destapar un tema tan tabú como el de las sectas satánicas. El asesinato de Sharon Tate, su esposa, embarazada de varios meses, por parte de una secta satánica en 1969 marcó su vida. Los rumores apuntaban a que todo fue una represalia por el rodaje de La semilla del diablo. Tras un periodo de depresión, regresó al cine en 1971 con Macbeth, en una personal adaptación de la obra de Shakespeare.

En 1974 rodó Chinatown, una película inspirada en los clásicos del cine negro, éxito mundial de numerosos premios. En 1977, se vio envuelto en un escándalo de abuso sexual y drogas, por lo que abandonó EE.UU. tras haber pasado unos meses en prisión. Nunca volvería a pisar suelo estadounidense. En 1979 rodó Tess, uno de los mayores éxitos de su carrera; con la que logró varios globos de oro y fue nominada a 6 estatuillas en los Oscar, de las que conseguiría la mitad. En 1986 rodó Piratas (Pirates), un fracaso comercial. Tras varias películas, entre ellas un musical, Tanz der Vampiro, hizo en 2002 El pianista (The pianist), que recibió la Palma de Oro en Cannes, adaptación de las memorias de un pianista judío polaco que sobrevivió a las masacres nazis gracias a la ayuda de un oficial alemán. Por ella recibió tres Oscar, entre ellos el de mejor director. En 2005 hizo Oliver Twist.

Documento de una época

La película presenta un magnífico y solemne retrato de la miseria de las calles londinenses; el soberbio trabajo de vestuario que ilustra la incipiente lucha de clases en el XIX; la sucesión de secuencias resueltas con habilidad (la persecución desde la librería, el atroz asesinado de una joven prostituta, el intento de huida final de los villanos de la función); la colección de maravillosos y bien interpretados personajes secundarios, que, como en el libro, adquieren una mayor presencia que el propio protagonista.

Se necesitaron tres meses de investigación y de diseño seguidos de otros tres meses de construcción con un experto equipo de carpinteros, yeseros y herreros, y dos semanas más para que los pintores terminaran el trabajo de reconstrucción de las calles y de los barrios del Londres de mediados del siglo XIX, construido en estudio. El enorme decorado contiene cinco calles principales, numerosas plazas de mercado y calles laterales. Existen unos suburbios llamados Jacob's Island y una sección de más categoría llamada Pentonville (ambas existían en los tiempos de Dickens).

 

Algunas diferencias entre las diferentes versiones de Oliver Twist

 El Fagin de Polansky es más enternecedor que el de las versiones anteriores, no como una figura maligna sino más bien patética, débil y querible, jugando con sus tesoros como un niño con sus juguetes que se aprecia sobre todo en la escena final del calabozo, para un último encuentro con ese hombre que, por más que lo vendió, es lo más parecido a un padre que el muchacho haya tenido. La Nancy de Polanski es más conmovedora y su encariñamiento con Oliver es el más creible.

Polanski se olvida de Monks, el hermanastro de Oliver. Tal y como está adaptado todo, otorgando tantísimo protagonismo a Fagin y superándose las dos horas de metraje, la verdad es que la presencia de Monks sólo podría haber perjudicado. En las otras películas hace una fugaz aparición.

En la historia que manejaron Lean y otros, más respetuosa con la novela, el señor Brownlow tiene la certeza o la sospecha, según la versión, de que guarda algún parentesco de consanguinidad con Oliver –generalmente abuelo-nieto–. Polanski, no utiliza semejante casualidad.

Polanski no renuncia al humor. Por ejemplo, el señor Sowerberry aquí es un calzonazos que cae simpático, reservándose para su mujer y sus empleados los papeles de antipáticos explotadores.

Sugerencias didácticas

  • El tema-problema de los internados, reformatorios, el internamiento del menor, es de absoluta actualidad.

  • Temas relacionados son: Internamiento o no. Integración. El tratamiento en los lugares de internado. Educación en igualdad. Menores marginados y educación en familia. Adopción y acogimiento familiar.

  • A partir de las experiencias de quienes deseen tratar este tema, análisis de las leyes de adopción, de noticias de los medios de comunicación y de consultas a las administraciones con competencia en el trato del menor se pueden establecer pautas de trabajo con el fin de debatir este problema, sin solución en nuestra sociedad.

Aunque es una película almibarada, su buena calidad cinematográfica y musical puede servir de iniciación a los más pequeños para conocer los internados de niños abandonados o marginales.

Annie

EE.UU. 1982. 122 min. Musical. Color.

Director: John Huston.

Montaje: Richard Moore.

Guión: Carol Sobieski, Harold Gray.

Música: Ralph Burns.

Intérpretes: Albert Finney, Carol Burnett, Ann Reinking, Tim Curry, Bernadette Peters, Aileen Quinn.

Sinopsis: Annie vive en un hospicio, en el que sus dueños se interesan exclusivamente por su lucro personal no dudando en maltratar a las pupilas a su antojo. Annie es seleccionada entre sus compañeras para vivir unos días en casa de un multimillonario. Aunque en un principio su único objetivo es dar buena imagen a la prensa, él se encariña con la pequeña y decide ayudarla a encontrar a sus verdaderos padres.

Otras versiones cinematográficas de interés sobre Oliver Twist

OLIVER Y SU PANDILLA (1988): Adaptación de Disney en la que los protagonistas de la historia toman los rasgos de perros y gatos para acercar el clásico a los más pequeños. Uno de los títulos menos recordados de la factoría, pero una opción entretenida.

TWIST (2003): Película de Canadá que moderniza la obra trasladándola a fechas contemporáneas.


©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Free counter and web stats