Volver a Educación y didáctica

Los recursos para ayudar en la exposición oral

Los textos de esta son del libro «Medios, recursos y tecnología didáctica para la formación profesional ocupacional» escrito por los profesores José Ignacio Aguaded y Enrique Martínez-Salanova y publicado en 1998


El puntero de don Honorato/Bibliografía/Lecturas de cine/Glosario de cine


Pizarras y tableros

Cañón proyector:Transparencias mediante sistemas informáticos

Retroproyector
 

Pizarras y tableros


 Cuando se habla y se escribe sobre medios, técnicas y recursos didácticos se olvida generalmente la pizarra, como si fuera la pariente pobre, o peor aún, la olvidada. La pizarra, sin embargo sigue siendo, junto a documentos y libros de texto, la compañera inseparable de profesores de todos los niveles. Siempre hay una pizarra, o tablero que haga sus veces, a mano. Aún en las peores condiciones. No por ser tan común la pizarra es bien utilizada; todo lo contrario. En la formación de profesores normalmente no se enseñar a utilizarla, siendo como es el recurso didáctico que siempre está presente.

Qué es la pizarra

La pizarra es un soporte plano en el que se puede escribir y borrar tantas veces como se desee.

Las más comunes son:

Pizarra clásica. Es de madera pintada, y se escribe sobre ella con tiza. Su color ha variado conforme a modas y recomendaciones para prevenir riesgos oculares. Tradicionalmente fue de color negro. Hoy día se utiliza el color verde, como más relajante. La tiza es blanca aunque en algunas ocasiones se ha sugerido el color amarillo, rechazado normalmente porque mancha más. Hay tizas blandas, que al desprender más polvo pueden provocar alergias. Se utiliza en estos casos la tiza antialérgica.

Pizarra blanca (tipo velleda). Es una superficie plástica blanca sobre la que se escribe con rotuladores especiales que pueden borrarse. Es de apariencia más limpia que la anterior, y se usa para evitar la sensación de aula tradicional o en aulas de informática, con el fin de rehuir el polvo de la tiza. En realidad, los rotuladores que se utilizan, de material graso, manchan manos y ropa, por lo que en caso de larga utilización son poco recomendables. Como ventaja es de destacar que sobre ellas se puede proyectar, haciendo posible escribir o dibujar sobre lo proyectado.

Pizarra de papel, rotafolios, papelógrafo o flip-chart. Es un conjunto de láminas grandes de papel reunidas en un blok, que se apoyan y sujetan en un caballete. Es el mejor sustituto de la pizarra tradicional. Se escribe con rotuladores no permanentes, lo que la hace más barata. Tiene una gran ventaja sobre cualquier pizarra, y es que además de la limpieza, al no borrar, la información se puede mantener durante mucho tiempo y volver a ella cuantas veces se crea necesario.

Otras pizarras poco o casi nada utilizadas pero que conviene tener en cuenta son el franelógrafo, o pizarra de franela, la pizarra magnética o magnetógrafo y la sofisticada y bastante cara e inútil pizarra electrónica, que memoriza información, borra electrónicamente y hace fotocopias.

Pizarra digital, conectada a la red, mediante la cual el profesor y los alumnos pueden mostrar información, conectarse, manipular datos y contenidos, elaborar documentos que pueden imprimirse, ver imágenes y películas y realizar todo aquello que se puede hacer en un ordenador. Al ser las pantallas táctiles, se facilita la tarea de movilidad y búsqueda de información.

Utilización didáctica

Las pizarras dan una gran posibilidad de uso, que hay que, como todo recurso didáctico, preparar, relacionar con el contexto de la clase y utilizar correctamente.

La pizarra permite en grupos grandes una buena visualización y en los reducidos una gran concentración de la atención. Para ello hay que mimar su uso, preparando previamente textos, esquemas o dibujos y racionando el espacio con el fin de no confundir a los alumnos. Es conveniente borrar siempre que se cambia de información. En el caso de querer mantener algún esquema o idea con el fin de relacionarlo posteriormente, se debe dejar en algún lugar concreto del espacio útil de la pizarra, sin que se confunda con el resto. Si se desea reutilizar la información es preferible volver a escribirla o hacer que los alumnos la copien es sus apuntes.

En caso de pizarras de papel, la información será clara en cada hoja y se puede almacenar para su uso posterior, solamente volviendo páginas hacia atrás.

No hay que improvisar aquello que se escribe en la pizarra, de la misma manera que no improvisa una lámina o las transparencias del retroproyector. Para explicaciones y exposiciones claras, el mensaje en la pizarra debe ser corto, conciso, bien escrito, y si existen gráficos, tan coherentes como los que se hacen en otros soportes. La pizarra hay que prepararla como otros medios didácticos.

En ningún caso, como se afirma en algún manual, la información de la pizarra hay que elaborarla sobre la marcha. Siendo este medio tan usual, barato, asequible y sencillo, es conveniente que se convierta, si ya no lo es, en rentable formativamente hablando.

La pizarra sirve para presentar esquemas, focalizar palabras o mensajes cortos, presentar la solución de problemas, hacer que los alumnos demuestren sus conocimientos, incitar a la participación, apoyar explicaciones…

Se recomienda escribir con letra clara y lo menos posible, intentando no dar la espalda, y menos hablar mientras tanto, a los alumnos para evitar la pérdida de la comunicación. En el caso de la pizarra digital, los alumnos intervienen con ella buscando su propia información.

Integración en acciones formativas

En cursos o clases en los que los objetivos a lograr tengan que ver con la comunicación, es necesario utilizar la pizarra en cualquiera de sus variantes o en todas ellas, con el fin, no solamente de apoyar la explicación sino, y sobre todo, para que los alumnos vean cómo se usa, en qué momentos de la explicación se subraya, o se focaliza, sirva de modelo como expresión de mensajes y aporte a los alumnos elementos comunicativos válidos. Es además imprescindible hacer a los alumnos expresarse con la ayuda de la pizarra con la finalidad de enseñar otras formas de uso, eliminar posibles errores o posturas y adiestrarles en un medio que sigue presente en todas las aulas del país.

Cuando el alumno tiene que aprender a comunicarse, formadores, vendedores, atención al cliente, gestores, directores de empresa, publicitarios, locutores… el uso de los apoyos más sencillos, fundamentalmente la pizarra de papel o rotafolios, se convierte en imprescindible.

 

Cañón proyector: Transparencias mediante sistemas informáticos


Hoy las transparencias se realizan fundamentalmente en el ordenador. Hay programas especiales, el mejor es el Power Point, que con facilidad, aportan la posibilidad, no solamente de realizar transparencias sino también realizar presentaciones, en la misma pantalla del ordenador o mediante retroproyector a la pantalla. Actualmente, hay varios programas informáticos que nos permiten elaborar transparencias con una calidad que va aumentando por momentos. Dibujos, imágenes, fotografías, películas, música y textos pueden entremezclase consiguiendo que en las aulas se pueda disponer de todas las posibilidades que antes debíamos lograr con láminas, diapositivas, etc.

Hay que evitar:

Leer lo que hay escrito en la pantalla. Los alumnos ya saben leer. El profesor debe utilizarlo como guía y por la facilidad que da la imagen en la retención, atención y motivación para los alumnos.

Utilizar letra muy pequeña. El tipo 24 puede ser la de menor tamaño.

Utilizar colores parecidos para texto y fondo. Si la letra es clara el fondo debe ser oscuro, y viceversa.

 

El retroproyector


A pesar de que ya es muy escaso el uso que se hace del retroproyector, conviene explicarlo, pues pueden existir situaciones, en la enseñanza de los más pequeños, de adultos analfabetos o en lugares en los que no exista la tecnología informática, en los que se encuentre necesario su uso. Por otra parte, la elaboración de transparencias, puede y debe ser todavía un recurso didáctico interesante para los alumnos..

El retroproyector es un aparato de proyección fija que revolucionó en su momento la técnica visual en las aulas. Fue de  múltiple utilización y posee características muy especiales en la que se mezclan las proyecciones por transparencia y reflexión, simultáneamente. Su elemento principal lo constituye una lente que actúa como condensador y que, para evitar un grosor excesivo, se estructura en estrías circulares concéntricas, siguiendo la técnica descubierta por Fresnel.

En un soporte lateral o esquinado, incorpora los elementos de reflexión y enfoque. En la caja del proyector se instala la lámpara y el sistema de refrigeración. El retroproyector por su importancia merece un estudio particular, ya que permite su utilización a manera de pizarra, respecto a la cual contiene ventajas indiscutibles, como son el no perder de vista a los alumnos, así como la posibilidad de utilizarse a plena luz. La escritura o dibujo directo o preparado, la indiscutible ventaja de las superposiciones y los efectos de movimiento rectilíneo, circular o de turbulencia, conseguido con los dispositivos de polarización.

Durante una temporada, se ha utilizado aplicándolo a la informática mediante pantallas de cristal líquido que permiten retroproyectar en pantalla lo que se está realizando en un ordenador. La velocidad a la que avanzan las nuevas tecnologías hace que ya estén sustituidas dichas pantallas por lo que vulgarmente se denomina cañón de proyección. Un retroproyector que tanto «proyecta» en la pantalla películas de vídeo como cualquier información que esté en un ordenador. Permite utilizar programas de presentación, Internet, etc.

En este texto, no obstante, no quiero obviar las transparencias manuales por la importancia que pueden tener para apreciar el sentido didáctico de la retroproyección así como la facilidad de realizarlas cuando no se tienen a mano las nuevas tecnologías.

Confección manual de transparencias

 Se pretende con estas instrucciones ofrecer la información suficiente para conseguir la obtención de transparencias que pueden ser utilizadas por retroproyectores. Las instrucciones que figuran a continuación deben interpretarse como un asesoramiento de tipo general, bien entendido que la amplia experiencia que hemos adquirido a través de los resultados obtenidos, ponen de manifiesto que estos, han sido tanto más correctos cuanto más se han ajustado a las indicaciones que a continuación se expresan:

Pasos para realizar transparencias manuales

1. Previamente conviene considerar la ayuda visual que necesitaría determinado tema y seleccionar los aspectos que por sus especiales características requieren una apoyatura visual concreta.

2. Como entre las excelencias principales de este tipo de proyector, se encuentra la exclusiva posibilidad de superponer imágenes, estimamos que la realización de la transparencia que se solicita, debe referirse a un tema concreto que requiera utilizar dicha modalidad. Sobre este extremo conviene una previa meditación e incluso una prueba, antes de decidir el tema, ya que no se pretende que la superposición de imágenes aludidas pueda hacerse sino que, por determinadas circunstancias, convenga que se haga. No debe confundirse la superposición con el fraccionamiento de la información, que pretendemos comunicar, pues en dicho caso sería suficiente ocultar parte del contenido visual con solapas y ventanillas.

3. Como la utilización del acetato en el momento de su manipulación requiere ciertos cuidados y las rectificaciones y borrados tropiezan con algunas dificultades, es conveniente realizar previamente, a lápiz y sobre papel, todo el dibujo que tengamos previsto, incluyendo en su caso los correspondientes letreros. Si el papel es milimetrado o cuadriculado, tanto mejor, pues así se facilita la delineación, encuadres y medidas. Después no hay más que calcar lo dibujado sobre el acetato, teniendo cuidado en poner una hoja de papel sobre el que se apoya la mano, para evitar que el contacto directo con el acetato pueda estropear el dibujo. Es aconsejable que el dibujo sea apaisado.

4. El dibujo sobre acetatos requiere la utilización de unos rotuladores o marcadores especiales, con base de alcohol, y que suelen calificarse como permanentes. Hay varias marcas en el mercado. Hay que tener también en cuenta que no todos los distintos modelos de rotuladores, de las marcas aludidas, son a propósito y únicamente convenientes para su utilización sobre acetatos. Solamente los fabricados con alcohol.

5. Conviene realizar una composición equilibrada resaltando los aspectos importantes y procurando aprovechar todo lo posible el espacio superficial de que se dispone. Para mayor claridad en la visualización se deben evitar los letreros verticales e incluso los inclinados.

6. Durante bastante tiempo no se podrá prescindir de la pizarra en las aulas, sin embargo y aunque la utilización del retroproyector, permita de alguna forma, sustituir la pizarra, cuando hagamos una transparencia, como a las que nos estamos refiriendo, conviene considerar si la imagen que pretendemos obtener merece la pena, por su complejidad u otras causas, pues en caso contrario puede ser una pérdida de tiempo, si el dibujo de referencia podíamos haberlo hecho, con facilidad, directamente en la pizarra.

7. Las transparencias, conviene enmarcarlas, para su mejor presentación y conservación. En el mercado se pueden conseguir marcos de distintos tipos, casi todos ellos demasiado caros. Unos están formados por dos caras de cartulina fuerte que se juntan, mediante un pegamento autoadhesivo y que enmarcan al acetato situándolo entre ellas.

8. La transparencia puede utilizarse con el fin de presentar relatos, historias, comunicaciones con un sentido determinado. Por esta razón es necesario tener muy claro desde el principio los objetivos didácticos sobre los que se basa.

Free counter and web stats