Volver a Educación y didáctica

Los principios de la evaluación

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez


El puntero de don Honorato/Bibliografía/Lecturas de cine/Glosario de cine


1

La evaluación es una nueva situación de aprendizaje

2

La evaluación como cambio de mentalidad. Feedback

3

La evaluación es parte del proceso de aprendizaje

4

La evaluación es el control del proceso de aprendizaje

5

La evaluación modifica las estructuras

6

La evaluación es una acción continua de aprendizaje

7

La evaluación es búsqueda constante de información

8

La evaluación es constante práctica

9

La evaluación es comunicación

10

La evaluación es metodología de trabajo

 

Los diez principios de la evaluación


La evaluación adquiere cada día mayor relevancia en los procesos y acciones de enseñanza-aprendizaje, al constituir en sí misma un proceso, o subsistema, que afecta en todos los sentidos al que se desarrolla hacia el logro de los objetivos. No puede existir, como se afirma varias veces en este texto, sistema de aprendizaje sin mecanismos de feedback, o lo que es lo mismo, sin evaluación continua. Por esta razón cada día con más fuerza, los profesores de todos los niveles de la enseñanza, deben prepararse para ser evaluadores, aprendiendo y comprendiendo la importancia que el problema posee en el marco de cualquier acción formativa o educativa. 

1

La evaluación es una nueva situación de aprendizaje


Una nueva concepción de la evaluación, supone un cambio de mentalidad en la relación profesor alumno: aceptar la evaluación es una nueva situación de aprendizaje. Esto supone que es necesario trascender los conceptos tradicionales y sobre todo cambiar de formas de actuación en las aulas. Con alumnos adultos, relacionados con la Formación Profesional Ocupacional, el desafío se hace mucho más evidente y la solución del problema absolutamente imprescindible.

Es necesario en primer lugar diferenciar claramente los conceptos de evaluación, examen, control, medición, calificación, etc. La evaluación continua los engloba a todos, siempre que profesores y alumnos definan, entiendan, deseen y se esfuercen en lograr un cambio de actitudes.

Es muy fuerte el impacto que décadas de exámenes, oposiciones, controles, etc., han dejado en la sociedad como para que resulte fácil un cambio rápido y eficaz en la cultura evaluadora del sistema educativo. No obstante, le eficacia que nos pide el cambio tecnológico y laboral, exige al mismo tiempo un radical cambio de actitudes y de métodos que logren que los controles de calidad de programas, contenidos, logros y procedimientos, afecten a todos los componentes del sistema educativo.

El alumno debe integrarse en todo el proceso, incluidos los controles, exámenes y pruebas, con el fin de participar plenamente de su propio aprendizaje. Es necesario por ello que distinga entre lo que es la evaluación como búsqueda de información, como almacenamiento de la información, utilización de lo almacenado, interpretación de los datos, nota, calificación, informes, recuperaciones, y en fin lo que es la mejora o reorientación del proceso.

 

Ejercicio: Conceptos previos


Define con tus propias palabras, y pon algunos ejemplos concretos de los siguientes conceptos:

Medición.

Calificación.

Evaluación.

Se pueden relacionar entre sí. Explícalo con uno o con varios ejemplos.

En grupo, confrontar vuestras respuestas y preguntar al profesor.

 

 

2

La evaluación supone un cambio de mentalidad: feedback


«Búsqueda de información para realimentar el proceso»

En nuestros esquemas mentales tradicionales, el término «control» tiene unas connotaciones excesivamente restringidas y rígidas. De hecho y en la mayoría de los casos, lo que el profesor controla no es el aprendizaje del alumno, sino si cumple o no con algún tipo de requisitos o aspectos externos: Asistencia y puntualidad, disciplina, estudio de la lección, etc. Sin embargo, el fundamento principal de que el profesor desempeñe su función de controlar el proceso, está en la necesidad de realimentar (feedback) constantemente dicho proceso, en función de las necesidades de aprendizaje del alumno, y con el fin de facilitarle su labor.

La búsqueda de información se puede hacer de múltiples formas. En otro lugar de este texto se afirmaba que todo sistema posee la cualidad de la equifinalidad. Lo podemos aplicar en este momento, afirmando que se puede evaluar de infinidad de maneras, y que al mismo tiempo no debemos fiarnos de una sola o de unas pocas apreciaciones o datos. Cuantos más datos e informes, mejor podremos considerar una situación y valorar los resultados.

En nuestro propio historial hemos vivido la nefasta experiencia de jugarnos «a una sola carta» una asignatura, curso, carrera, profesión o vida laboral. Esto, en una nueva acepción de la evaluación puede ser absolutamente inadmisible. Los tests, las pruebas y los exámenes deben reportar datos que sirvan para diagnosticar con una finalidad muy clara: que el alumno aprenda.

Lo que permite el feedback

  • Enriquece la toma de decisiones del profesor, ya que los resultados de cada acción se utilizan como base para la elaboración de nuevos planes.

  • Modifica las estrategias del profesor en el aula.

  • En la forma de transmitir la información.

  • En la utilización de los elementos motivadores.

  • En la estructuración de la dinámica de la clase.

  • Hace posible la autoevaluación del alumno que puede constantemente comparar sus avances con los objetivos que tiene que lograr.

  • Incita y motivar al alumno hacia un aprendizaje en el que se compromete directamente.

Cómo se recibe la información

Es responsabilidad del profesor comprobar la marcha del proceso de aprendizaje de los alumnos. Lo puede realizar de varias formas:

  •  Directamente : A través de sus propias observaciones, actividades, preguntas, etc.

  • Indirectamente : Cuando el control lo ejercen los mismos alumnos por medio de sus actividades en grupos, coloquios, trabajos realizados, autoevaluación, etc.

3

La evaluación coincide con el proceso de aprendizaje


En la enseñanza, como en todo proceso que implique tomar decisiones, son necesarias distintas fases:

Fase de preparación

En ella el profesor elabora un plan de acción que permite lograr los objetivos de la mejor forma posible. Al mismo tiempo que se perfilan, formulan y programan los objetivos, es necesario establecer un sistema de feedback sobre el mismo y relacionar los objetivos con el modo o sistema a través del cual se va a evaluar su logro. 

Fase de operación o de elaboración

En ella los alumnos realizan las actividades seleccionadas, orientados por el profesor. Durante todo el desarrollo en el que los alumnos aprenden, el profesor supervisa el aprendizaje, las principales dificultades que se aprecian y apoya el proceso en función de la información que va recibiendo por medio de observación directa, pruebas, ejercicios, comunicación con el alumno, etc.

Fase de control

Esta fase se desarrolla al mismo tiempo que las anteriores, con el objeto de comprobar lo que los alumnos aprenden y cómo lo aprenden, en función de lo que se esperaba lograr. A la vista de los datos que se van obteniendo total o parcialmente el plan puede ser reestructurado.

La fase de control, es la más cercana a lo que estamos llamando evaluación. Sin embargo no debemos olvidar lo que se entiende por control de calidad, o lo que es lo mismo, seguimiento constante del desarrollo del aprendizaje durante todo el proceso. Un alumno debe saber en cualquier momento de su acción formativa, cuáles son sus principales dificultades y logros, en qué lugar se encuentran sus carencias y qué se espera de él desde el lugar en que se encuentra hasta la finalización total del proceso.

 

4

La evaluación es el control del proceso de aprendizaje


Controlar el proceso de enseñanza-aprendizaje es comprobar en todo momento el nivel de logro de los objetivos propuestos y detectar constantemente los elementos externos o internos al alumno que le ayudan o dificultan en su esfuerzo con el fin de facilitar el proceso de aprendizaje. No hay que esperar al término de cada etapa para comprobar los resultados. El profesor, día a día, en cada clase y en cada momento va recibiendo la información necesaria para adecuar los métodos, los medios y las actividades, a las necesidades de aprendizaje de sus alumnos.

No obstante, no basta estar atento a la información de retorno. Cuando el docente programa un curso, una unidad didáctica, o prepara una clase, y establecidos ya los objetivos de aprendizaje, debe prever también un sistema de retroinformación en el que consten los distintos instrumentos que van a ser puestos en práctica con el fin de verificar constantemente el grado de consecución de dichos objetivos.

Como se afirma más arriba, el control de calidad es el desarrollo integral del proceso. No hay momento, lugar o situación que no pase por ese control. La empresa ha entendido el control de calidad de manera infinitamente mejor que el sistema educativo la evaluación continua. Una cadena de montaje de automóviles, no deja al azar ni uno solo de sus pasos o piezas. La revisión, no solamente de los trabajos, los materiales o el rendimiento es constante sino que se evalúa y controla el mismo sistema de control, con el fin de generar alternativas en cada momento para que la cadena no se pare, el producto sea inmejorable y en el futuro no existan fisuras en ninguna de las piezas. Estamos hablando de automóviles.

Cuando nuestros puntos de referencia son las personas, todavía debemos ser más cuidadosos. Una deficiente administración de un mensaje, medio o recurso, puede desmotivar de por vida a un alumno. Una mala programación, preparación de la clase o transmisión de un dato, información o mensaje, puede equivaler a un deterioro, en el futuro, de la posibilidad de acceder a otros conocimientos, carreras, profesiones o empleos.

5

La evaluación debe modificar las estructuras


El profesor, debe poseer una serie de habilidades y comportamientos que le permitan ejercer su función de controlar el aprendizaje.

  • Capacidad para provocar en todo momento retroinformación del proceso.

  • Sensibilidad para recoger en cada situación toda la información posible. La sensibilidad, al igual que toda habilidad humana, puede ser adquirida. Cuanto más recopilamos información, más facilidad tenemos para encontrarla. No hay mejor forma de «ver las cosas», como tener motivación, experiencias y hábitos adquiridos para verlas.

  • Habilidad para analizar las consecuencias de dicha información. Otro aspecto de la sensibilidad es el análisis de situaciones. Pocos elementos existen en el aula que recaben la atención del profesor más que un mal comportamiento: llegar tarde, cuchicheos, falta de atención, inconvenientes contestaciones, preguntas capciosas… Lo dificultoso, y escaso de encontrar en las aulas, es que el profesor ponga su esfuerzo interpretativo en analizar las situaciones positivas: buena disposición a aprender, motivación, respeto entre los compañeros, relaciones interpersonales, capacidades ya aprendidas, etc.

  • Creatividad para orientar el proceso de acuerdo con las necesidades. En cada momento el profesor tomará la decisión, muchas veces improvisada que obtenga los resultados apetecidos.

  • Recursos suficientes para utilizar la información recibida en el mejoramiento de las actividades, reajustando los planes, métodos y medios en el momento de la clase, si es necesario.

 

6

La evaluación es una acción continua de aprendizaje


La evaluación continua en una sesión de clase

 Momentos de la sesión de clase en que se requiere información

 

Momento

Información buscada

Con el fin de…

Al comienzo de la sesión de clase

Situación de loa alumnos con respecto al tema

 

Iniciar la transmisión del mensaje. Recordar información anterior

 

Grado de disposición hacia las actividades de la sesión

Utilizar elementos motivadores distintos a los previstos

 

Detectar posibles dificultades que pueden surgir debido a problemas externos a la clase

Solucionarlos flexiblemente

 

 

Durante la sesión de la clase

Nivel de atención

Interés por el tema

 

Emplear elementos  motivadores, Hacer preguntas

Activar métodos

 

Dificultades individuales y en grupo en el aprendizaje

 

Utilizar algún tipo de ayudas personales o de recuperaciones inmediatas

 

Cantidad de información que llega al alumno y cómo la asimila

Dudas que pueden surgir

 

 

Volver a explicar. Ampliar información. Realizar ejercicios de comprensión. Modificar el ritmo de presentación de la información

 

Grado de participación individual en las actividades tanto de grupo completo como de grupos de trabajo

Orientar individualmente

Reestructurar la marcha de la clase

 

Si los recursos didáctico facilitan el aprendizaje

Apoyar con explicaciones

cambiar los recursos

 Final de la sesión de clase

Nivel de logro de los objetivos de la clase

 

 

 

 

Reformular los objetivos si es necesario

Reestructurar la información de la próxima sesión de trabajo

Procurar la recuperación de aprendizajes no logrados

 

Opinión del alumno sobre actividades y metodología

Revisar metodología

 

7

La evaluación es búsqueda constante de información


Los instrumentos que utiliza el profesor para recibir la información

1. La comunicación didáctica

La interacción profesor-alumno, es la forma óptima de comprobar los logros del aprendizaje, ya que es causa de nuevas relaciones a través de las que se pueden transmitir ideas y sentimientos de una persona a otra y que conducen a un cambio de comportamiento en los comunicantes.

El profesor conoce la respuesta del alumno a la información transmitida a través de sus conductas, expresiones, gestos, palabras. Si dichas expresiones demuestran que el mensaje no ha sido interpretado, será necesario repetir, retroceder, modificar la información. De este modo se reduce el proceso de feedback, es decir, la regulación del proceso de comunicación, adecuándose los mensajes del profesor en función de las respuestas obtenidas por el alumno.

2. El diálogo didáctico, que requiere


Una actitud constante de observación y escucha.

Un convencimiento de que todos los puntos de vista pueden ser enjuiciados.

Una disposición para rectificar, reformar, y organizar la labor en función del mejor aprendizaje del alumno.

3. La pregunta


Individual

Si lo que se pretende es recibir información sobre los conocimientos, atención, comprensión u opiniones de un alumno concreto, lo más conveniente es la relación personal con el alumno mediante la conversación individual o la pregunta concreta y directa al mismo.

Al grupo

Cuando se quiere saber lo que el grupo conoce, opina o cómo actúa.

Preguntas que se hacen a toda la clase para que contesten solamente aquellos que tienen los conocimientos, opinión acerca del tema o dudas sobre la información.

Preguntas para contestar en grupos a través de técnicas como Brainstorming, Philips 6-6, cuchicheo, etc., con el fin de pulsar en breves momentos la situación de un grupo respecto a conocimientos, opiniones, metodología, intereses, etc.

Preguntas que se hacen con el fin de iniciar un diálogo en el que intervendrá toda la clase, con el fin de recibir información sobre interacción de grupos, estrategias individuales, conocimientos, etc.

 4. La observación


Sistemática

Cuando el profesor se plantea organizadamente la observación de determinados aspectos, que pueden tener importancia en el aprendizaje y que deben ser seguidos sistemáticamente con el fin de apreciar lo más objetivamente posible el avance o retroceso del alumno.

Asistemática

Atención constante a los diversos elementos, comportamientos y actitudes que pueden intervenir positiva o negativamente en un momento dado en el desarrollo de la clase o en el mismo aprendizaje del alumno.

5. Pruebas y ejercicios


Para identificar claramente puntos que no han sido suficientemente entendidos por los alumnos, o para medir conocimientos, comprensión, aplicación de principios, análisis, etc.

Pruebas de respuesta libre

Para comprobar el grado de consecución de cualquier tipo de objetivos y que son imprescindibles si se quiere medir la originalidad, estilo creatividad, etc. En la Formación Profesional Ocupacional, las pruebas de respuesta libre pueden ser, desde preguntas realizadas al alumno hasta trabajos y proyectos realizados individualmente o en grupo, dada la gran cantidad de posibilidades, materias y aspectos que se integran en ella.

Pruebas objetivas

Son más difíciles de realizar sobre todo si lo que se quiere es controlar el logro de objetivos en una sesión de clase pero que tienen por otra parte la ventaja de que el alumno puede autoevaluar con mayor objetividad en un momento dado, su nivel de conocimientos o de comprensión.

Trabajos de alumnos

Un trabajo realizado por los alumnos, individualmente o por grupos, es el punto de partida de una gran cantidad de información:

Sobre el logro de los objetivos planteados.

Sobre el logro de otros objetivos no programados.

Sobre una gran gama de aspectos que pueden incidir en el aprendizaje del alumno y en todo proceso.

Evaluado solamente por el profesor

A través de criterios personales, o establecidos en baremo, se puede apreciar el grado de consecución de uno o varios objetivos.

Evaluado por el profesor y el alumno en diálogo

En las aulas de Formación Profesional Ocupacional, en las que la mayoría de los alumnos pueden ser profesionales, o por lo menos adultos con necesidades imperiosas de formación, la evaluación es conveniente realizarla en diálogo formativo con el alumno, ya sea en acciones de grupo o por medio de debates generalizados.

Sobre las dudas y lagunas que han podido quedar en el proceso de aprendizaje.

Sobre el sistema seguido por el alumno en la elaboración del trabajo.

Extendiendo el campo de aplicación de la retroinformación, convirtiendo la evaluación del trabajo en una nueva situación de aprendizaje.

Evaluado por todo el grupo

Sobre los conocimientos y opiniones de los demás alumnos sobre el tema.

Sobre las relaciones de los alumnos entre sí.

Sobre el nivel de profundización del que ha presentado el trabajo al tener que defenderlo públicamente. Dicha información permite un feedback que se extiende a todo el grupo de alumnos.

 

8

La evaluación es constante práctica, y no debe confundirse con la calificación


Mitificación de la objetividad

Las «notas» parecen estar revestidas del máximo de objetividad. Sin embargo, las calificaciones pueden ser tan subjetivas como la apreciación cualitativa de los resultados. La enseñanza tradicional adjudica al profesor la autoridad para determinar el éxito o fracaso de sus alumnos. Si bien es bastante cuestionable dicha autoridad, es evidente que su objetividad está imbuida de características personales. En consecuencia la nota carece de idoneidad para una operación tan simple como es la calificación. Las cifras adquieren diferente grado de significación en diferentes contextos. El sistema numérico de calificaciones externamente tan «técnico y aséptico», es distinto en cada profesor y también en la valoración de los alumnos.

El criterio tradicionalmente empleado, que consiste en comparar a los alumnos entre sí, carece de todo fundamento. El alumno será calificado sobre la base de su actuación frente a un standard predeterminado y no con relación a sus pares.

La evaluación permanente

Si el aprendizaje se enfoca en función de una actitud dialogal y por ende cooperativa entre docentes y alumnos, ya sea en el planteamiento como en la ejecución de las experiencias de aprendizaje, se impone una evaluación permanente.

Una estrategia metodológica efectiva requiere dos tipos de evaluación:

Una constante evaluación formativa que proporciona la información necesaria para individualizar la instrucción y detectar las deficiencias de aprendizaje.

Una evaluación sumativa que proporciona información acerca de cómo han cambiado los alumnos con respecto a los propósitos del curso.

La práctica docente en concomitancia con los sistemas de promoción utiliza en general instrumentos o modalidades de evaluación sumativa (turnos de exámenes, pruebas de comprobación final etc.).

El propósito primario de la evaluación sumativa es calificar a los alumnos de acuerdo con su rendimiento, teniendo en cuenta los objetivos propuestos (evaluación como congruencia objetivos-resultados), de allí que su sentido real sea «final». Este replanteamiento de las concepciones de evaluación trae aparejado una modificación de las políticas y prácticas de las calificaciones escolares tendentes a diseñar y emplear procedimientos de evaluación formativa como ‘medida de control de calidad’ del progreso en el aprendizaje. El problema no consiste en separar a los alumnos sino en asegurarse de que todos en efecto aprenden hasta lograr los niveles esperados.

La evaluación debe facilitar la toma de decisiones

La evaluación como actividad final reviste el carácter de fallo fiscal en sí misma; carece de valor orientador y motivador. El alumno no modificará su aprendizaje ante un plazo ni ante un ‘debes ser más aplicado’. Por el contrario, el conocimiento gradual y acumulativo de los alumnos es un recurso de sondeo de la situación que provee información para emitir juicios y adoptar medidas de acción en situaciones en las que hay que tomar decisiones. Una decisión es una elección entre alternativas y una situación de toma de decisiones entre un conjunto de alternativas.

Los docentes vivimos a diario la necesidad de seleccionar entre posibles alternativas (ya sean objetivos, actividades de aprendizaje, recursos de evaluación, etc.). La evaluación formativa ofrece indicadores para la toma de decisiones en la educación. Una oportuna decisión del grupo y/o profesor, ya sea para volver a revisar lo planeado o reajustar los procedimientos de enseñanza, podrá dar elementos correctivos útiles. Es obvio que no pueden esperarse los resultados de los exámenes a finales para redefinir los objetivos.

9

La evaluación es comunicación


La evaluación como feedback

Concebir la evaluación como proceso y admitir el valor de la evaluación formativa y sumativa, involucra la intrínseca necesidad de identificar la educación con el proceso de comunicación, cuya característica esencial es la reversibilidad, retroalimentación o feedback.

El acto de comunicación exige un constante cordón de transmisión viva que supone la ruptura de la dicotomía alumno-educador.

La evaluación como diagnóstico-tratamiento

La función explorativa de la evaluación permite determinar las necesidades de los alumnos y las demandas de objetivos.

La función de diagnóstico de la evaluación permite obtener información acerca de la estimación de necesidades, la selección y organización de experiencias, la elección de material didáctico, etc. En síntesis, poder controlar la marcha del proceso. La función de pronóstico permite interpretar los logros y presentar alternativas de acción.

La evaluación como información para la toma de decisiones

En educación se toman decisiones de distinta naturaleza que emanan de diferentes fuentes: autoridades políticas, autoridades administrativas, autoridades docentes (profesores, ayudantes, etc.) y los alumnos organizados (organizaciones estudiantiles, asambleas, etc.).

La evaluación al servicio de la toma de decisiones asume su rol natural, dándose en diferentes niveles según lo que se pretende lograr.

 

10

La evaluación es metodología de trabajo


La evaluación es un proceso

De las funciones de la evaluación y de las características antes mencionadas se desprende que ésta constituye un proceso integral que abarca el progreso académico del alumno (información, conocimientos, interpretación, etc.) y sus actitudes, intereses, hábitos de trabajo, etc.

 Evaluación de procesos y productos

Entre los instrumentos de esta naturaleza se hallan las escalas de procesos y productos educativos. Entendemos por procesos las secuencias de movimientos ejecutados por los alumnos, y por productos los resultados de esos procedimientos. En algunos trabajos o actividades, por supuesto, es difícil distinguir esos dos aspectos, como sucede por ejemplo en música, oratoria y educación física, a diferencia de mecanografía, escritura a mano, artes gráficas y artes industriales. Existen situaciones en donde los procesos tienen que registrarse inmediatamente, así como los productos, porque no queda constancia de ellos, lo que hace la evaluación difícil; en cambio otros dejan los procesos registrados y los productos disponibles para un examen posterior más detenido.

Con las técnicas audiovisuales modernas existen medios como el vídeo y las diferentes formas de grabación para registrar los procesos y los productos, pero en los centros carentes de recursos hay que emplear procedimientos más rudimentarios.

Con respecto a los procesos, pueden considerarse dos principales aspectos: los relacionados con la eficiencia y los relacionados con la exactitud. Por eficiencia entendemos aspectos tales como la rapidez, la no-pérdida de movimiento, espacio, tiempo y materiales; la economía de esfuerzos y de recursos. Por exactitud entendemos la carencia de errores. Para registro y evaluación de los procesos y productos educativos pueden emplearse procedimientos, técnicas o instrumentos tales como las escalas y los baremos.

Muchos aspectos de la conducta y de la personalidad no pueden evaluarse por medio del producto, debido a que se trata de actuaciones que no conducen de inmediato a un resultado objetivo y concreto; en tal caso habrá que hacerlo exclusivamente por medio del proceso.

La diferencia básica entre la evaluación de un producto y la de un proceso consiste en que el producto puede evaluarse a comodidad del profesor y puede ser examinado detenidamente. Los procesos, en cambio, han de apreciarse ‘a la carrera’, y el profesor no dispone a su propósito de otra oportunidad para corregir eventualmente su primera estimación. Tal como se debe hacer en la evaluación de otros aspectos del trabajo, la evaluación de las actividades tendrá que empezar con una determinación clara de los objetivos, seguida de la provocación de los actos de conducta que se desean evaluar para anotarlos cuidadosamente.

Variados son los instrumentos de que se puede valer el profesor para registrar y evaluar distintos aspectos de la conducta y de la personalidad, tales como: guiones de referencia, escalas de calificación, escales de distancia social, sociogramas, registros anecdóticos, cuestionarios, inventarios, autobiografías, diarios íntimos, entrevistas, trabajos, prácticas, listas de cotejo.

En algunos casos estos instrumentos registran la actuación típica del alumno, es decir tal como ocurre, sin referencia a un cuerpo de normas ni objetivos, por lo que hay que hacer un análisis y estudio interpretativo, generalmente con propósitos de diagnóstico y de orientación. En otros casos, la observación y registro se van haciendo con relación a un patrón elaborado previamente. 

Evaluación del trabajo de grupos

En los grupos de aprendizaje que tienen que ver con la Formación Profesional Ocupacional, es de vital importancia crear «clima de grupo», ya que no solamente es objetivo primordial de educación actual, principio indispensable de la formación contemporánea, el de socialización, sino que además es el único camino posible para la responsabilización del alumno en su propio aprendizaje. Personas adultas, que no se conocen el día que comienza la acción formativa, van creando el clima necesario de compañerismo y amistad con el fin de abordar con mayor eficacia su preparación y aprendizaje.

Una actuación fundamental del profesor es, por lo tanto, la de detectar actitudes y sentimientos para evitar que contribuyan a obstaculizar la tarea creadora del grupo. Debe percibir por lo tanto, la tristeza, como forma de expresión del temor o la pérdida de lo conocido; la desconfianza, que expresa el temor a abordar lo desconocido; la desilusión que expresa el deseo de abandonar conocimientos que ya no dan respuesta a las necesidades del grupo, y la curiosidad como deseo de entrar en lo desconocido. Este último sentimiento es el verdadero motor del aprendizaje. Es lo que habitualmente se llama motivación. Si predominan los sentimientos de deseo, el grupo estará en promoción de cambio.

En lo que denominamos, «grupos operativos en la enseñanza», ya explicados por este autor en otros textos, es fundamental la dedicación de un grupo a «preparar» el trabajo que se realizará. Esta fase, llamada de pre-tarea, es tan importante como la elaboración del proyecto y como las conclusiones finales, ya que sin ellas es imposible acceder a las siguientes.

El momento de la pre-tarea no debe ser eludido por el profesor. Siempre debe ser incorporado, sea en un momento o en otro del trabajo en grupos. Este tipo de sentimientos, en la mayoría de los casos, están latentes, y es necesario hacerlos explícitos antes de comenzar la tarea.

Es en esta fase donde comienza el proceso de evaluación. En ella el profesor tendrá especial interés en el que el grupo se consolide, que las relaciones no sean malsanas, que haya cooperación y no competitividad, y que se generalice la ayuda entre individuos y grupos para una realización mejor de la actividad. Es el «clima» propuesto e incentivado por el profesor el que en la mayoría de los casos, logra unas condiciones en el grupo de solidaridad y reciprocidad.

La evaluación de la tarea del grupo

Cuantas más preguntas surjan durante esta etapa, mayor será la capacidad productiva del grupo; cuantas menos sean las respuestas preestablecidas, cerradas y rígidas mejor será el clima de trabajo del grupo y más eficaz el aprendizaje. Pueden surgir momentos de confusión y desorientación, pero si se ha ajustado coordinadamente un plan operacional, lo que más comúnmente ocurre es que el grupo pasa a la siguiente etapa de desarrollo.

Es una nueva propuesta que enriquece a lo que se hizo desde la clase. Pero es ya una propuesta del grupo. Puede ocurrir que el profesor ‘fuerce’ a que el grupo llegue a un proyecto al final de una reunión. Ya no sería, en este caso una propuesta de grupo, pues un grupo tiene un proyecto, en la medida en que abarque a todos, o por lo menos, a una amplia mayoría de los proyectos de sus integrantes.

Para evaluar la tarea de los integrantes de un grupo, y la eficacia del grupo en su totalidad, la dinámica de grupos operativos propone realizar la evaluación por medio de indicadores, o elementos objetivos que permiten la apreciación cabal de cada uno de los momentos de integración en un grupo.

Free counter and web stats