MASTER EN INVESTIGACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOSOCIAL EN CONTEXTOS DIVERSOS

SALIDAS PROFESIONALES

Por la complejidad de los objetivos de la intervención psicosocial, se debe destacar que ésta requiere necesariamente un abordaje interdisciplinar en el que las relaciones del psicólogo/a con otros profesionales (trabajo social, educación social, abogacía, sociología, economía…) se convierten en un factor esencial para el alcance de sus objetivos. Entre las principales funciones del/de la profesional en este ámbito de actuación destacan:

  • Atención directa: Esta faceta se comparte de modo general con otros muchos ámbitos de la psicología aplicada en los cuáles el psicólogo/a interviene directamente con la población objetivo de los servicios para evaluación, orientación y/o solución de problemas.
  • Asesoramiento y consultoría: Como uno de los rasgos más distintivos de la IPSEIPS destaca esta función profesional en la cual el psicólogo realiza un trabajo dirigido no al cliente de los servicios, sino al personal o a la dirección de programas o servicios, respecto de su funcionamiento, implementación, opciones alternativas, superación de crisis.
  • Dinamización comunitaria: Desde el modelo comunitario aparece con fuerza la intervención desde la psicología que persigue una mayor conciencia de comunidad y la dinamización del potencial de recursos que ella encierra. La posibilidad de reconstruir un tejido social más solidario creando flujos de apoyo en la comunidad, la promoción de movimientos asociativos, el impulso a la generación de proyectos nacidos de las propias necesidades de cada comunidad, etc., suponen en la actualidad un tipo de intervención muy relevante.
  • Investigación: Una función especialmente necesaria es la realización de prospecciones, estudios y trabajos de investigación que contribuyan al avance del cuerpo de conocimientos que sustentan esta actividad profesional. A partir del importante peso relativo concedido a las técnicas de investigación dentro del curriculum formativo del psicólogo/a, éste se encuentra en una situación privilegiada para desarrollar este tipo de labor en un campo que plantea excepcionales retos debido a la compleja red de factores que se encuentran actuando en cualquier problemática social.
  • Planificación y programas: La intervención psicosocial suele entrañar una gran complejidad dado que los fenómenos sobre los que actúa son también complejos. En este sentido, se hace necesario un trabajo de planificación y programación para alcanzar el óptimo grado de estructuración de los componentes de la intervención (definición de la población destinataria, objetivos, creación de servicios, recursos, etc.).
  • Evaluación de programas: Como un aspecto que destaca por la importancia que entraña para las tomas de decisiones, la evaluación de programas se refiere al estudio sistemático de los componentes, procesos y resultados de las intervenciones y programas. En este caso también la formación del psicólogo/a en técnicas de evaluación y diseño, junto al conocimiento del ámbito concreto de trabajo, le permite obtener una posición ventajosa para realizar esta función esencial a cualquier programa.
  • Dirección y gestión: Dentro de las estructuras de servicios y programas de IPS e intervención psicosocial los psicólogos/as también se han ido incorporando a los niveles de dirección y gestión, tanto en la Administración como en la iniciativa privada y el Tercer Sector.
  • Formación: Como en otros campos de la psicología aplicada, el psicólogo/a diseña y realiza actividades formativas. En el caso de la IPSEIPS, estas actividades han tenido una gran demanda y han supuesto una función muy relevante tanto en la formación de los propios psicólogos/as como por la aportación que supone para otros profesionales de la intervención social.