Investigación
Divulgación
Noticias
Contacto

 

 

 

Meteoroides, Meteoros y Meteoritos

 

   
Noticias  


 

19 Jul 2014   Se instala en Calar Alto una nueva estación de detección de meteoros
24 Feb 2014   Una gran roca impacta contra la Luna el 11 de Septiembre de 2013
25 Ene 2014   Un estudio demuestra que el cometa Encke puede producir meteoritos
16 Oct 2013   Mejoras en la estación de detección del Observatorio Astronómico de Sierra Nevada
11 Oct 2013   Publican un estudio que de demuestra que las Gemínidas producen meteoritos
22 Sep 2013   Nueva estación de detección de meteoros en Alcalá la Real (Jaén)
16 Sep 2013   La UHU amplía su red de detectores en el Observatorio Astronómico de La Hita (Toledo)
12 Sep 2013   Un estudio liderado por la UHU aporta nuevas claves sobre la evolución y composición de los cometas que orbitan alrededor del Sol
10 Sep 2013   Quince explosiones en la Luna
17 Jul 2013   Publican un estudio sobre dos rocas que impactaron contra la Tierra en 2012
7 Jun 2013   Una tonelada de fragmentos desprendidos de un cometa impactó contra la Tierra a 83000 km/h
22 May 2013   El asteroide que impactó en Rusia llega a la Universidad de Huelva
22 Mar 2013   Publican un estudio sobre un asteroide potencialmente peligroso
9 Mar 2013   Se publica una investigación sobre fragmentos de un cometa desconocido que impactaron contra la Tierra en 2010 y 2011


 



 19 Jul 2014

SE INSTALA EN CALAR ALTO UNA NUEVA ESTACIÓN DE DETECCIÓN DE METEOROS

El Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva) ha instalado en el Observatorio Astronómico de Calar Alto (Almería) un nuevo sistema que servirá para detectar la entrada de rocas en la atmósfera terrestre procedentes de asteroides y cometas. Se trata de la octava estación de detección de este tipo que este investigador instala en España y, al igual que las anteriores, también funcionará de manera totalmente automatizada. El nuevo sistema ubicado en Calar Alto ha podido implantarse gracias al apoyo que este investigador ha recibido desde el Centro Astronómico Hispano-Alemán y desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía.

El sistema está basado en cinco detectores de alta sensibilidad que monitorizan de forma continua el cielo nocturno y que son capaces de determinar la trayectoria de estos fragmentos que impactan contra la Tierra. Los datos obtenidos permiten estudiar también las propiedades de estas rocas y su composición química gracias a una técnica desarrollada por este investigador. Además, en caso de que estas rocas impacten contra el suelo produciendo meteoritos, gracias a estos detectores se podrá determinar el punto de impacto para poder recuperarlos y analizarlos.

La estación de detección de Calar Alto tiene un radio de acción de unos 600 km, por lo que será capaz de monitorizar el espacio aéreo de parte de la Península Ibérica y norte de África. El sistema, que empezará a tomar datos en los próximos días, funcionará de forma coordinada con las otras 7 estaciones que se gestionan desde la UHU y con otras estaciones de detección trabajan también en el marco de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos.



 24 Feb 2014 UNA GRAN ROCA IMPACTA CONTRA LA LUNA EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2013

Se acaba de publicar un estudio liderado por la Universidad de Huelva en el que se analiza el mayor impacto de una roca contra la Luna jamás observado hasta ahora. Los resultados de esta investigación han sido publicados en la prestigiosa revista Montly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS).

"En ese momento fui consciente de que acababa de ser testigo de un acontecimiento extraordinario", declara el Profesor José María Madiedo, investigador de la Universidad de Huelva (UHU) que detectó la colisión. El hallazgo fue posible gracias a dos telescopios del Proyecto MIDAS (acrónimo en inglés de Sistema de Detección y Análisis de Impactos en la Luna), desarrollado por José María Madiedo conjuntamente con José Luis Ortiz, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

Estos impactos los producen rocas que giran alrededor del Sol, que técnicamente se denominan “meteoroides” y que provienen fundamentalmente de cometas y asteroides. La Tierra posee una atmósfera protectora que evita que la mayoría de los meteoroides que impactan contra ella alcancen el suelo, pero la Luna carece de ese escudo y hasta las rocas más pequeñas pueden chocar contra su superficie y producir un cráter.

Como este tipo de impactos tienen lugar a velocidades de decenas de miles de kilómetros por hora, las rocas se funden y vaporizan instantáneamente en el punto de impacto. Se produce así una brusca elevación de la temperatura, que da lugar un destello que se observa con telescopios en tierra y que presenta una duración media de una fracción de segundo -muy por debajo de los ocho segundos que tardó en extinguirse el brillo del impacto del 11 de septiembre-.

La roca que impactó contra la Luna el 11 de septiembre tenía una masa de unos 400 kg y colisionó en la región del Mare Nubium (Mar de las Nubes), una antigua cuenca de lava solidificada con una extensión similar a la de la Península Ibérica. El evento se produjo a las 20:07 UTC (22:07 hora peninsular española), a una velocidad superior a los 61,000 km/h, provocando la vaporización prácticamente instantánea del objeto. La súbita elevación de temperatura que se produjo en el punto de impacto produjo un fuerte destello que fue registrado por los telescopios. Fue casi tan brillante como la estrella polar, lo cual habría permitido que cualquier persona que estuviera mirando en ese momento a la Luna lo hubiera podido ver incluso sin la ayuda de instrumentos ópticos.

La energía de impacto fue equivalente a la detonación de unas 15 toneladas de TNT. Es, por tanto, al menos tres veces más potente que el mayor impacto detectado hasta la fecha en la Luna por la NASA y que fue grabado por la agencia espacial estadounidense el 17 de marzo de 2013. El impacto registrado por Madiedo el 11S habría dado lugar a la formación de un nuevo cráter con un diámetro de unos 40 metros.

El siguiente vídeo resume, mediante animaciones 3D e imágenes reales, algunos de los principales aspectos de esta investigación.

 



 25 Ene 2014

UN ESTUDIO DEMUESTRA QUE EL COMETA ENCKE PUEDE PRODUCIR METEORITOS

La revista Icarus, una de las de mayor impacto en el campo de la Astronomía y la Astrofísica, acaba de publicar un estudio liderado por la Universidad de Huelva y en el que se analiza la desintegración en la atmósfera terrestre de varios fragmentos asociados al cometa Encke. Estos fragmentos, con una masa que oscilaba entre 1 y 30 kg, produjeron espectaculares bolas de fuego sobre España y Francia entre los años 2010 y 2012 y fueron registrados por las cámaras que opera la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos.

El equipo coordinado por el Profesor José María Madiedo, de la Universidad de Huelva, ha confirmado que los fragmentos de mayor tamaño desprendidos del cometa Encke pueden llegar a tener una resistencia mecánica lo suficientemente grande como para poder sobrevivir a su brusco paso a través de la atmósfera de la Tierra y producir meteoritos. Además, esta investigación ha demostrado que la probabilidad de que estos meteoritos se produzcan es mayor a la estimada anteriormente. También ha permitido obtener distintas propiedades fisicoquímicas de los materiales desprendidos del cometa.

En este estudio han participado también el Dr. Josep Maria Trigo-Rodríguez, del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC), el Dr. José Luis Ortiz, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y el Profesor Jesús Cabrera-Caño, de la Universidad de Sevilla. La desintegración de los fragmentos en los que se ha centrado esta investigación fue registrada desde varias estaciones de detección situadas en Andalucía (Sevilla, Huelva, Observatorio de Sierra Nevada y Observatorio de El Arenosillo), Cataluña (Folgueroles, Montseny y Observatorio Astronómico del Montsec) y Castilla-La Mancha (Observatorio Astronómico de La Hita).

El siguiente vídeo muestra, mediante animaciones 3D, la desintegración en la atmósfera de fragmentos procedentes del cometa Encke.

 



 16 Oct 2013

MEJORAS EN LA ESTACIÓN DE DETECCIÓN DE SIERRA NEVADA

Durante el mes de octubre se han llevado a cabo mejoras en los sistemas de detección de materia interplanetaria que el investigador de la Universidad de Huelva, José María Madiedo, tiene instalados en el Observatorio Astronómico de Sierra Nevada. Estos sistemas fueron instalados en el año 2009 en colaboración con el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y están aportando una información muy valiosa sobre fragmentos de asteroides y cometas que colisionan con la atmósfera terrestre.

Las mejoras que acaban de hacerse implican fundamentalmente aumentar la resolución con la que algunos de los dispositivos de detección pueden determinar la órbita de estas rocas y su composición química.



 11 Oct 2013

PUBLICAN UN ESTUDIO QUE DEMUESTRA QUE LAS GEMÍNIDAS PUEDEN PRODUCIR METEORITOS

Se acaba de publicar un estudio liderado por la Universidad de Huelva y en el que se analiza la caída en las proximidades de Higuera de la Sierra (Huelva) de un pequeño fragmento procedente de uno de los asteroides más peculiares de nuestro Sistema Solar: el asteroide Faetón. Se trata de uno de los asteroides que más se aproximan al Sol, pues su órbita cruza la órbita de Marte, la Tierra, Venus e incluso Mercurio.

Hasta ahora se pensaba que Faetón no contenía materiales capaces de sobrevivir a nuestra atmósfera y de impactar contra el suelo de nuestro planeta, algo que varios grupos de astrofísicos estaban intentando refutar. El equipo español coordinado por el Profesor José María Madiedo, de la Universidad de Huelva, ha sido el primero en demostrarlo. Los resultados han sido publicados en la revista Montly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS), una de las más prestigiosas en el campo de la Astronomía y la Astrofísica.

Los fragmentos despendidos del asteroide Faetón, la mayoría de los cuales son del tamaño de un grano de arena, producen todos los años durante el mes de diciembre la denominada lluvia de estrellas de las Gemínidas al impactar contra la atmósfera de la Tierra. Sin embargo, la red de detectores que el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva) tiene desplegada en distintos puntos del sur y el centro del país detectó el 15 de diciembre de 2009 el impacto contra la atmósfera de un fragmento con una masa de casi 1 kilogramo procedente del mencionado asteroide. El fenómeno fue registrado también por otro dispositivo que el Profesor Alberto Castro-Tirado, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), tiene instalado en la Estación de Sondeos Atmosféricos del INTA, en El Arenosillo (Huelva). Aunque esta roca se desintegró casi completamente en la atmósfera, estos detectores proporcionaron datos sobre su composición química y también pudieron determinar que una pequeña cantidad consiguió sobrevivir dando lugar a un meteorito de poco más de 10 gramos que impactó al noreste de la provincia de Huelva, en las cercanías del municipio de Higuera de la Sierra. Nunca antes se había detectado ningún fragmento procedente de Faetón lo suficientemente grande y resistente como para ser capaz de sobrevivir a la brusca entrada en la atmósfera terrestre, penetrando lo suficiente en ella como para producir un meteorito. Aunque debido a su pequeño tamaño y a las dificultades añadidas por la vegetación de la zona el pequeño fragmento que sobrevivió no ha sido localizado, el análisis de los datos de composición química ha permitido conocer de qué tipo de meteorito se trata. En estos análisis ha participado el Dr. Josep Maria Trigo-Rodríguez, del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC).

Esta investigación, que ha permitido obtener más datos sobre la naturaleza del asteroide Faetón, también ha permitido concluir que es muy posible que también en ocasiones anteriores otros fragmentos de este asteroide han podido impactar contra nuestra atmósfera sin desintegrarse completamente en ella, produciendo meteoritos que consiguen llegar al suelo. Por ello, es muy probable que algunos de estos fragmentos se encuentren entre los meteoritos aún sin clasificar disponibles en algunas colecciones, como por ejemplo la de meteoritos procedentes de la Antártida.

En este estudio han participado también el Dr. José Luis Ortiz, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y el Profesor Jesús Cabrera-Caño, de la Universidad de Sevilla.

El siguiente vídeo se recrea, mediante animaciones 3D, el impacto del fragmento en el que se centra esta investigación.

 



  22 Sep 2013

La UHU instalará un nuevo sistema de detección y análisis de materia interplanetaria en el Observatorio Astronómico de Alcalá la Real (Jaén)

El investigador de la Onubense, José María Madiedo, instalará en las próximas semanas en la provincia de Jaén un sistema que servirá para detectar la entrada de rocas en la atmósfera terrestre procedentes de distintos puntos del Sistema Solar. El equipamiento que se instalará allí está totalmente robotizado y podrá controlarse desde la propia Universidad de Huelva. Estos equipos permiten estudiar las propiedades de estas rocas y su composición química gracias a una técnica desarrollada por este investigador. Además, en caso de que estas rocas impacten contra el suelo produciendo meteoritos, gracias a estos detectores se podrá determinar el punto de impacto para poder recuperarlos y analizarlos.

El nuevo sistema de detección se ubicará en el Observatorio Astronómico de Andalucía, situado en la localidad jienense de Alcalá la Real. Este observatorio, gestionado por la Sociedad Einstein de Astronomía, se encuentra ubicado en una zona óptima para desarrollar este tipo de investigación debido, entre otros factores, a la escasa contaminación lumínica de su entorno.

En la actualidad desde la Universidad de Huelva se controlan otras seis estaciones de detección instaladas por Madiedo desde 2006 en distintos puntos de Andalucía y Castilla La Mancha.  El sistema de que se ubicará en Alcalá la Real, que tendrá un radio de acción de unos 600 km, trabajará de forma coordinada con todos ellos y con otras estaciones de detección que forman parte de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos.

Tanto el Profesor Madiedo como el Director del Observatorio, D. Francisco Espartero, han manifestado un mutuo interés en que este equipamiento pueda ubicarse en Alcalá la Real. Los equipos que integrarán la nueva estación de detección están basados en cámaras especiales sensibles al infrarrojo que detectan de forma automática la entrada en la atmósfera terrestre de objetos que proceden de asteroides y cometas que orbitan alrededor del Sol.

La Universidad de Huelva ha sido pionera en España en el uso de este tipo de tecnología para la detección de la entrada en la atmósfera terrestre de partículas de materia interplanetaria. Los resultados que se obtienen con esta investigación permiten indagar en el conocimiento del origen de nuestro Sistema Solar y en cómo evolucionó nuestro sistema planetario.



  16 Sep 2013

LA UHU AMPLIA SU RED DE DETECTORES DE MATERIA INTERPLANETARIA EN EL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE LA HITA (TOLEDO)

El pasado mes de agosto se amplió el sistema que la Universidad de Huelva posee en el Observatorio Astronómico de La Hita (Toledo) para detectar la entrada en la atmósfera terrestre de fragmentos procedentes de asteroides y cometas. Estos detectores están basados en cámaras CCD de alta sensibilidad y gracias a ellos se puede analizar la procedencia y la composición química de estas rocas.

Los primeros detectores que entraron en funcionamiento en el Observatorio de La Hita fueron instalados por el Profesor José María Madiedo en el año 2010 en colaboración con al Fundación AstroHita. Gracias a la ampliación que se acaba de hacer, el observatorio cuenta con un nuevo dispositivo automático de detección con mayor resolución que los anteriores. Con él se ha podido mejorar la resolución de los espectros de emisión producidos cuando las rocas que impactan contra nuestro planeta se desintegran en la atmósfera, lo que está permitiendo obtener datos más precisos sobre su composición química. Además, el nuevo dispositivo CCD también está aportando datos más precisos sobre la órbita que estos fragmentos siguen en el Sistema Solar.



  12 Sep 2013

UN ESTUDIO LIDERADO POR LA UHU APORTA NUEVAS CLAVES SOBRE LA EVOLUCIÓN Y COMPOSICIÓN DE ALGUNOS DE LOS COMETAS QUE ORBITAN ALREDEDOR DEL SOL

Se acaba de publicar un estudio coordinado desde la Universidad de Huelva que aporta nuevas claves sobre el origen y la evolución de los cometas en el Sistema Solar. Esta investigación, que ha estado liderada por el Profesor José María Madiedo, demuestra la existencia en los llamados cometas de la familia de Júpiter (JFCs) de materiales con una resistencia mecánica muy superior a la esperada en este tipo de objetos. Las conclusiones del estudio han sido publicadas en la prestigiosa revista Montly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS).

En esta investigación han participado también el Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC), el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el Observatorio Astronómico de La Murta, el Observatorio Astronómico de La Hita y la Universidad de Sevilla.

En el estudio liderado por Madiedo se ha analizado el impacto contra la Tierra entre los años 2010 y 2012 de una serie de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar. Algunas de ellas procedían de cometas de la familia de Júpiter. Las dos de mayor tamaño se desintegraron sobre la provincia de Córdoba en septiembre de 2010 y sobre Doñana en enero de 2012, produciendo en la atmósfera unas espectaculares bolas de fuego que pudieron observarse desde buena parte del sur y el centro del país. El análisis de estos objetos ha permitido determinar no sólo su procedencia, sino también su composición química. La presencia de materiales de alta resistencia mecánica dio lugar a que pequeñas cantidades de estas rocas pudieran sobrevivir a su brusco paso en la atmósfera y alcanzar el suelo, lo cual ha permitido demostrar que algunos de los cometas de la familia de Júpiter también pueden dar lugar a meteoritos.

En el siguiente vídeo 3D se recrea la llegada al a Tierra y la desintegración sobre Doñana de una de las rocas analizadas en este estudio.

 



  10 Sep 2013

QUINCE EXPLOSIONES EN LA LUNA

La Universidad de Huelva detectó el pasado mes de agosto el impacto contra la superficie de la Luna de quince fragmentos procedentes del cometa Swift-Tuttle. Los destellos que se produjeron durante estas colisiones fueron registrados por los telescopios que forman parte del proyecto MIDAS (Moon Impacts Detection and Analysis System), que está coordinado por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva) y el Dr. José Luis Ortiz (Instituto de Astrofísica de Andalucía- CSIC). Estos telescopios monitorizan la superficie no iluminada de la Luna con el fin de detectar y analizar el impacto de rocas procedentes de asteroides y cometas. 

Recientemente al proyecto MIDAS se ha incorporado un nuevo telescopio situado en el Observatorio Astronómico de La Hita (Toledo), desde donde los astrónomos Faustino Organero, Leonor Ana Hernández y Fernando Fonseca han participado también en la campaña de observación que ha permitido detectar y confirmar los impactos que se produjeron en agosto. Este telescopio ha sido diseñado para ser controlado de forma remota desde la Universidad de Huelva.

El estudio preliminar de los datos llevado a cabo por Madiedo revela que cada una de estas colisiones originó un cráter con un diámetro inferior a diez metros. La información reunida por el proyecto MIDAS está aportando información que permite conocer mejor cuál es la probabilidad de impacto de rocas contra la Tierra.



  17 Jul 2013

PUBLICAN UN ESTUDIO SOBRE DOS ROCAS QUE IMPACTARON CONTRA NUESTRO PLANETA EN 2012

La revista "Astronomy and Astrophysics", una de las de mayor impacto en su campo, acaba de publicar un estudio liderado por la Universidad de Huelva y en el que participa un equipo internacional de investigadores. En él que se analiza el impacto de dos rocas contra nuestro planeta en el año 2012. La mayor de ellas, registrada desde el Observatorio Astronómico de La Hita (Toledo) en julio de dicho año, procedía de un asteroide y pesaba unos 200 kg. La otra roca, con una masa mucho menor (unos 4 kg), se desintegró sobre la ciudad de Sevilla en diciembre. En esta investigación, liderada por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva), se ha conseguido obtener la composición química de ambos objetos. También se ha podido determinar que estas rocas rotaban a gran velocidad antes de impactar con la Tierra, lo cual ha permitido obtener datos muy relevantes sobre cómo la velocidad de rotación de estos objetos condiciona la forma en la que se destruyen en la atmósfera terrestre. El estudio señala que en ambos casos pudieron producirse meteoritos, si bien estos habrían tenido una masa muy pequeña (de sólo unos pocos gramos).

En esta investigación, que se ha realizado en el marco de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, han participado junto con la Universidad de Huelva el Instituto de Ciencias del Espacio, el Instituto de Astrofísica de Andalucía, la Universidad de Castilla-La Mancha, la Universidad de Sevilla y el Observatorio de La Cañada (Ávila).

Enlace a la web de Astronomy and Astrophysics:
http://www.aanda.org/index.php?option=com_content&view=article&id=951&Itemid=292



  7 Jun 2013

Una tonelada de fragmentos desprendidos de un cometa impactó contra la Tierra a 83.000 kilómetros por hora

Hace dos años la NASA anunció que la Tierra cruzaría entre el 8 y el 9 de octubre de 2011 la estela de gas y polvo del cometa 21P/Giacobini-Zinner, dando lugar a una intensa tormenta de estrellas fugaces conocida como "Dráconidas". Según algunas predicciones, podrían llegar a registrarse más de 1.000 meteoros por hora. Esto dio pie a que astrónomos de todo el mundo estudiasen el fenómeno, pues el análisis de estas partículas podía proporcionar, por ejemplo, importante información sobre la composición química del cometa y sus propiedades físicas.

Un equipo internacional liderado por la Universidad de Huelva ha sido el primero en anunciar sus conclusiones sobre la composición de estos fragmentos. Lo han hecho en un trabajo que ha sido publicado en una de las revistas más prestigiosas en el campo de la Astrofísica: Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS). En un segundo trabajo coordinado desde el CSIC se ha analizado el flujo y la órbita seguida por estas partículas.

 

Del estudio se concluye que la intensidad de la lluvia fue menor a lo esperado: unos 400 meteoros por hora. En cualquier caso, la cantidad de material que llegó a la Tierra fue notable: aproximadamente una tonelada, la mayor parte en forma de partículas con un tamaño inferior al de un grano de arena. Sin embargo, los sistemas de detección de  la Universidad de Huelva registraron el impacto sobre España de un fragmento con un tamaño inusualmente grande: medio metro de diámetro. Según comenta el Profesor José María Madiedo, investigador de la Facultad de Ciencias Experimentales de esa Universidad, el fragmento tenía una masa de unos 6 kilogramos y al colisionar con la atmósfera a unos 83.000 kilómetros por hora generó una bola de fuego (también llamada bólido por los astrónomos) casi tan brillante como la Luna llena. El fenómeno alcanzó su máximo brillo cuando sobrevolaba la localidad andaluza de Lebrija, en honor de la cual se le ha dado nombre al bólido. El bólido Lebrija ha sido clave para esta investigación, pues ha permitido obtener la composición química de las partículas procedentes del cometa. Otros datos de gran relevancia para el estudio fueron obtenidos desde el Observatorio de Sierra Nevada (Granada), gestionado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía, y desde el Observatorio Astronómico de La Hita, en Toledo. De esta forma se ha podido concluir que la composición de estos fragmentos se asemeja al de un tipo de meteoritos llamados "condritas carbónaceas". Estos meteoritos están entre los materiales más primitivos del Sistema Solar y se caracterizan por contener materia orgánica.

El estudio de las Dracónidas liderado por Madiedo concluye también que los fragmentos desprendidos del cometa Giacobini-Zinner son 10 veces más frágiles que los materiales que habitualmente se desprenden de otros cometas. Esto implica que las partículas que produjeron la lluvia de Dracónidas eran muy poco compactas, motivo por el que incluso las de mayor tamaño, como la que produjo el bólido Lebrija, se desintegraron completamente a gran altura en la atmósfera.

En esta investigación, que se ha desarrollado en el marco de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, han participado también los astrofísicos Josep Maria Trigo-Rodríguez, del Instituto de Ciencias de Espacio, José Luis Ortiz y Alberto J. Castro-Tirado, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, y el equipo del Profesor Jaime Zamorano (Universidad Complutense de Madrid).



  22 May 2013

EL ASTEROIDE QUE IMPACTÓ EN RUSIA LLEGA A LA UNIVERSIDAD DE HUELVA

El Museo Virtual de Meteoritos (www.museodemeteoritos.es) muestra desde hoy dos fragmentos del asteroide que el pasado mes de febrero impactó sobre Rusia, provocando más de mil heridos y daños en edificios y otras infraestructuras. Este impacto, que tuvo lugar en la región de Chelyabinsk, es el más importante que ha sufrido la Tierra desde que hace casi 100 años se produjese el impacto de Tunguska, en Siberia.

Los dos fragmentos del meteorito de Chelyabinsk que se muestran en el Museo Virtual de Meteoritos pertenecen a la colección privada del Profesor José María Madiedo. Estas rocas muestran en su superficie marcas producidas por la explosión del asteroide en la atmósfera a unos 23 km de altura sobre el nivel del suelo.



  22 Mar 2013

PUBLICAN UN ESTUDIO SOBRE EL ORIGEN DE UN ASTEROIDE POTENCIALMENTE PELIGROSO

La prestigiosa revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS), una de las de mayor impacto en el área de la Astrofísica, acaba de publicar un estudio liderado por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva) en el que se anuncia el descubrimiento de la fragmentación, hace varios miles de años, de un asteroide cercano a la Tierra. Los asteroides cercanos a la Tierra reciben el nombre de NEOs (del inglés, near-Earth objects). El descubrimiento llevado a cabo por Madiedo revela que la destrucción de ese objeto habría dado lugar a dos NEOs que se han identificado en la actualidad: el asteroide potencialmente peligroso 2008XM1 y el asteroide de menor tamaño 2002XM35. Además, algunos de los fragmentos más pequeños resultantes de esa ruptura habrían dado lugar al denominado enjambre de meteoroides de las chi-Oriónidas, que produce anualmente la lluvia de meteoros que lleva el mismo nombre. En el equipo internacional que ha estado liderado por el Prof. Madiedo han participado también investigadores del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC), la Universidad de Londres, el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y la Universidad de Sevilla.



  9 Mar 2013

SE PUBLICA UNA INVESTIGACIÓN SOBRE FRAGMENTOS DE UN COMETA DESCONOCIDO QUE IMPACTARON CONTRA LA TIERRA EN 2010 Y 2011

La prestigiosa revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS) acaba de publicar los resultados de un estudio coordinado por la Universidad de Huelva y llevado a cabo por investigadores españoles y finlandeses. Dicho estudio ha permitido explicar el origen y las propiedades físicas y químicas de pequeños fragmentos procedentes de un cometa que, de forma inesperada, impactaron contra la atmósfera terrestre en enero de 2010 y 2011. Estos fragmentos están asociados a una lluvia de meteoros muy poco activa y de la cual hasta ahora se conocían muy pocos datos: las "gamma-Ursa Minóridas". En esta investigación, que ha estado liderada por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva), también participa el CSIC.

Aunque el descubrimiento del aumento inesperado de actividad de las gamma-Ursa Minóridas fue anunciado en primer lugar en el año 2010 por investigadores del centro Carl Sagan (Instituto SETI) y del Ames Research Center de la NASA, la Universidad de Huelva fue la única capaz de obtener datos sobre la composición química de estos fragmentos de origen cometario y sobre varias propiedades físicas de estos materiales. Para llevar a cabo este estudio han sido fundamentales los datos obtenidos por las estaciones de detección que la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos ha implantado en distintos lugares del país. Por ejemplo, los datos químicos fueron obtenidos desde la estación de detección que la Universidad de Huelva opera en el Observatorio Astronómico de La Hita (Toledo), utilizando para ello técnicas de espectroscopía de emisión. 

La imagen adjunta muestra una gamma-Ursa Minórida desintegrándose en la atmósfera terrestre y captada desde el Observatorio Astronómico de La Hita.



Noticias anteriores  

 

 

Diseño y programación web: J.M. Madiedo