Presentación
Objetivos
Últimos trabajos
Noticias
Contacto
   

¿Has visto una bola de fuego? Envíanos la información online

   
Últimas de bolas de fuego

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa

 
 

Southwestern Europe Meteor Network

 

 

   
Presentación  

 

Se estima que cada año llegan a nuestro planeta entre 40.000 y 80.000 toneladas de partículas sólidas. Estas, que reciben el nombre de meteoroides, son en su mayoría fragmentos desprendidos de asteroides y cometas que orbitan alrededor del Sol y que, al cruzarse con la órbita de la Tierra, impactan con nuestra atmósfera a velocidades comprendidas entre 12 y 72 km/s. En estas condiciones el rozamiento que se produce con el aire eleva bruscamente la temperatura del meteoroide, de forma que tanto las moléculas que forman parte del sólido como las moléculas del aire que chocan contra él emiten energía, observándose entonces una estela luminosa que recibe el nombre de meteoro (o, en el lenguaje coloquial, estrella fugaz). La atmósfera terrestre actúa como un escudo muy eficaz que, en la gran mayoría de los casos, destruye a estos meteoroides a gran altitud. Pero en ocasiones, si el meteoroide es lo suficientemente grande y resistente y consigue sobrevivir a su paso por la atmósfera, éste impacta contra el suelo en forma de meteorito.

La Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (SWEMN por sus siglas en inglés) es un proyecto que analiza el fenómeno meteórico, abordándolo desde múltiples direcciones. Así, el estudio de los meteoroides, meteoros y meteoritos se lleva a cabo tanto desde el punto de vista astrofísico como desde el punto de vista químico. Gracias a ello se pueden obtener datos importantes sobre, por ejemplo, la procedencia, la órbita y el comportamiento en la atmósfera terrestre de estos materiales. Y, al mismo tiempo, es posible obtener información fundamental sobre su composición química.

El análisis y estudio multidisciplinar de los meteoroides y de los fenómenos a los que éstos dan lugar tiene una gran importancia tanto a nivel tecnológico como desde el punto de vista científico, constituyendo un área muy activa dentro de las Ciencias del Espacio. Así, por ejemplo, estas partículas juegan un papel fundamental de cara a la seguridad de las misiones espaciales y de la operatividad de los satélites artificiales. También proporcionan valiosas claves sobre los mecanismos químicos que condujeron a aparición de la vida en nuestro planeta, dado que se piensa que los meteoroides aportaron parte de las moléculas necesarias para que ésta pudiese surgir. Por otra parte, el análisis de los meteoroides también permite establecer qué condiciones fisicoquímicas existían en la nube de material a partir de la cual se formó nuestro Sistema Solar, facilitando así la comprensión de los procesos que tuvieron lugar en las primeras fases de su evolución. Además, otra razón importante para el estudio de los meteoroides es que estas partículas proporcionan información directa sobre la composición y naturaleza de los cuerpos (asteroides y cometas, fundamentalmente) de los que proceden. En muchos casos estos análisis pueden efectuarse mediante sistemas situados en tierra, sin necesidad de emplear, por tanto, equipos mucho más costosos a bordo de sondas espaciales.

Para realizar los estudios mencionados anteriormente, desde el año 2006 se está desarrollando uno de los proyectos fundamentales que se llevan a cabo en el marco de la red SWEMN. Se trata del proyecto SMART (Spectroscopy of Meteoroids in the Atmosphere by means of Robotic Technologies), liderado por el Profesor José María Madiedo de la Universidad de Huelva. En el proyecto SMART participan también instituciones como el Observatorio de Calar Alto (CAHA), El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), la Fundación AstroHita y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

Además, los datos obtenidos por los sistemas de la red SWEMN juegan también un papel clave en el proyecto MIDAS, desarrollado por la Universidad de Huelva y el Instituto de Astrofísica de Andalucía. El objetivo fundamental de MIDAS es detectar y analizar impactos de rocas contra la Luna mediante una red de telescopios que operan en diversos puntos de España. Los datos proporcionados por la red SWEMN permiten determinar de dónde proceden dichas rocas.