Los investigadores de TecnOlivo utilizan unas 100.000 fotos de olivos de Huelva y Portugal para diseñar su aplicación web

El proyecto europeo ‘TecnOlivo’ pretende desarrollar y comercializar una aplicación web que posibilite una gestión integral, ecológica y optimizada de los olivos tras la monitorización de los datos agronómicos que han sido previamente captados por drones y sensores terrestres.

José Manuel Andújar, catedrático de la Universidad de Huelva coordina este proyecto que cuenta con un presupuesto de 2,5 millones de euros y que tiene como uno de los socios beneficiarios a la Cooperativa Nuestra Señora de la Oliva de Gibraleón (Oleodiel).

En 2018 se presentó en sociedad el proyecto europeo Tecnolivo. ¿Cuál es la situación actual de esta iniciativa?

Efectivamente, hace aproximadamente un año que comenzó el proyecto TecnOlivo. No obstante, cuando se trabaja en investigación aplicada a agricultura, los tiempos con los que se cuenta son aquellos que el cultivo en cuestión te marca; en este caso, esto se traduce en que únicamente hemos dispuesto de una campaña de toma de datos en una ventana temporal de aproximadamente 4 meses. Además de ello, hay que tener en cuenta que el proyecto precisa de desarrollos tecnológicos complejos (electrónica y desarrollo de software) previos a los experimentos de campo. Concretamente, en este sentido se han abordado dos actuaciones: la adaptación de dos plataformas aéreas para equipar una sensórica multiespectral y dispositivos de georreferenciación para muestrear el olivar, y el desarrollo de nodos de sensórica terrestre para medir parámetros tales como humedad, radiación, temperatura, salinidad, entre otros parámetros.

¿Qué resultados se han obtenido durante este tiempo?

A pesar del escaso margen temporal mencionado, el equipo de TecnOlivo ha demostrado una dedicación enorme, que se ha traducido en una intensísima actividad de investigación y desarrollo enfocada a la consecución de los siguientes objetivos:

1.- Estimación del estado hídrico y nutricional del olivar a través del análisis de imágenes aéreas: que son los fines prioritarios y constituyen el núcleo de TecnOlivo. Para el desarrollo y validación de la inteligencia artificial necesaria para ello, entre los meses de junio y agosto se han sobrevolado más de 500 hectáreas de cultivo a lo largo de más de 600 minutos de vuelo, capturando en total cerca de 100.000 imágenes que actualmente estamos procesando y estudiando con resultados preliminares congruentes y muy prometedores.

2.- Estimación precoz de la cosecha directamente en el olivar, mediante análisis de imágenes terrestres: se trata de que a partir de fotografías de los olivos tomadas en tierra y desde una perspectiva lateral, ser capaz de predecir la cantidad de cosecha. En la actualidad se están desarrollando los algoritmos de visión artificial necesarios para identificar en las fotos las aceitunas.

3.- Estimación del peso y tamaño de aceitunas mediante análisis de imagen de postcosecha: se está trabajando en desarrollar la inteligencia artificial de una nueva generación de máquinas de clasificación de aceitunas capaces de estimar el peso y dimensiones de las aceitunas de manera individual, mediante análisis de imagen y no de manera mecánica, como se hace hoy día. Estamos consiguiendo hacerlo con precisión de centenas de gramos y milímetros, respectivamente, con errores promedio de entorno al 4%-5%.

Fincas de olivos gestionadas por la Cooperativa Nuestra Señora de la Oliva (Oleodiel) de Gibraleón están siendo utilizadas en este proyecto de investigación. ¿Qué datos de interés se han obtenido de las parcelas donde se han desarrollado las pruebas?

En los olivares de Oleodiel se han desarrollado parte de las actividades anteriormente descritas, así como otras pruebas se han realizado en la cooperativa portuguesa Elaia, también productores de aceituna y aceite e igualmente socios de TecnOlivo. Las parcelas donde se ha llevado a cabo cada experimento han dependido de las características de éstas y de los olivares de cada una. En concreto, en Oleodiel hemos desarrollado los experimentos de campo dirigidos a la estimación precoz de la cosecha y a la estimación del peso y tamaño de aceitunas en postcosecha. Los socios de la almazara olontense cuentan una colección de más de 10 variedades de olivo que nos ha permitido contar con la imprescindible variabilidad muestral necesaria para que estos desarrollos sean aplicables a múltiples variedades.

Seguir leyendo: Agrodiariohuelva

Fuente: Agrodiariohuelva

Edición: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla