La Onubense Patenta un Equipo de Protección Inteligente

Frente a Caídas a Distinto Nivel

 

01-06-2011. El dispositivo actuará como complemento del tradicional arnés para la   protección del cuerpo ante las posibles colisiones en caídas a distinto nivel.

Firma: Esther Colchero

 

Una alumna de la Universidad de Huelva, María Moreno, patenta un equipo de protección individual que protegerá el cuerpo de los operarios de posibles colisiones con obstáculos, objetos o salientes que existan a lo largo de una posible caída hasta quedar suspendidos en el aire por el arnés. La invención es fruto de la investigación realizada por la estudiante en el marco del Master en Prevención de Riesgos Laborales. “El prototipo se propone como complemento a las medidas de protección actuales. Los trabajadores sólo disponen de una serie de arneses tradicionales que evitan el contacto con el suelo pero no protegen al mismo de la colisión con los posibles obstáculos presentes en la trayectoria de caída de forma y manera que, ante eventuales caídas, el cuerpo del operario queda desprotegido”, explica la inventora.

El equipo preventivo propuesto por María Moreno está compuesto de un chaleco hinchable, un pulsímetro, una centralita y unas plantillas. El chaleco se prevé se hinche con gas cuando la centralita recibe la señal que indica que el operario está en suspensión. “El pulsómetro instalado en el tórax del operario nos informará del momento de caída dado por el cambio de ritmo cardiaco, información que recibirá la centralita”, aclara la investigadora. “En ese momento, la centralita estudia la información procedente de dos sensores de presión instalados en ambas plantillas, uno en el talón y otro en el metatarsiano, porque son los dos puntos que mayor presión generan en posturas estáticas y dinámicas. Si se trata de una caída, la presión sobre los sensores será mínima, quedará sujeta dentro de unos valores preestablecidos y calculados, de forma que con ambas alarmas ”pitando” la centralita envía la información y el chaleco se hincha, en caso contrario, es decir, sin ambas alarmas dándose a la vez el chaleco no se hincharía, dado que pueden darse situaciones que activen algunas de las alarmas, por ejemplo correr o sentarse con los pies en alto, pero no las dos simultáneamente”, añade.

El mecanismo consiste en el envío de información, vía inhalámbrica, de los captadores a una centralita electrónica implantada en el chaleco y encargada de activar automáticamente el disparo de la bombona de gas.

La chaqueta, diseñada para proteger toda la zona vertebral y la troncal, será expansible a expensas de su pared exterior. Asimismo, el chaleco llevará incorporado el cartucho de gas y la centralita contando en su zona posterior con expansiones extremas de protección de las zonas coxigea y la zona lumbar de la columna, dejando plenamente libres las extremidades del operario, tanto las superiores como las inferiores, para que pueda realizar su trabajo de forma cómoda. Además dispone de una abertura posterior vertical para facilitar el arqueamiento en determinadas maniobras, como puede ser coger un objeto del suelo. “Se pretende que la prenda se vea como una más de la indumentaria del operario y que sea además versátil, ligera y ergonómica”, manifiesta la inventora. Además el chaleco incorporará unas bandas luminiscentes de emergencia para visualizar al trabajador.

Este dispositivo se propone como un complemento, que debe de ser empleado junto con un arnés anticaída y no de forma aislada siendo, por tanto, mayor la seguridad del usuario y permitiendo su aplicación en toda la escala de alturas, así como en todos los sectores de actividad que requieran uso obligatorio de arneses. El dispositivo supondrá  una ventaja para el operario pues no solo protege al usuario de la caída, sino de todos los golpes o choques que el mismo puede sufrir hasta  quedar en suspensión en el aire.

El prototipo ideado por María Moreno está en la actualidad en fase de búsqueda de financiación para su implementación. “Estoy estudiando con el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Uhu cómo implementar el proyecto”, esclarece la inventora.

Legislación vigente

En la actualidad son varias las normativas que velan por la seguridad y salud de los trabajadores. Una de ella es el Real Decreto 1627/97 por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción. Y la otra es el Real Decreto 773 /97 sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas al uso de equipos de protección individual. Ambas preceptivas complementan a la Ley Orgánica 31/95 de Prevención en Riesgos Laborales que actualmente vela por la salud y protección laboral de trabajadores y empresarios. A estas hay que añadir el Real Decreto 2177/2004 que vela por la protección de los obreros en altura.

No obstante, el abanico normativo con respecto a la regulación de dispositivos de seguridad es muy numeroso y viene establecido desde la Unión Europea.

El inicio de la cultura de protección de la salud de los trabajadores en España tuvo lugar en 1873 con la promulgación de la Ley Benot, una normativa que surge a partir de un estudio sobre la salud e higiene de los trabajadores del sector artesanal, industrial y minero por parte del Congreso. Era la primera muestra de intervencionismo legislativo en el campo de las relaciones laborales. A esta normativa le sucedieron otras como la Ley de Accidentes de Trabajo de 1900, la Ley del Seguro Obligatorio de 1932, que impone la obligación del asegurar a los trabajadores, o la Ley de Reglamentaciones de Trabajo de 1942.

 

 

Para más información:

María Moreno Cascales

maria_moreno_84@hotmail.com

Vicerrectorado de Investigación
Universidad de Huelva