Guía didáctica para enseñanza secundaria y bachillerato

La enseñanza de los valores, la ética y la conducta, desde el cine

Pautas para una utilización transversal: ética, filosofía, historia, geografía, arte, estética, música…

Guía del profesor

 

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez

VOLVER A «GUÍA CINE Y VALORES»

Aula creativa/Home/Cine y educación/Metodología didáctica/Periódico en las aulas/El puntero de don Honorato

Aprender de cine/Temas de educación en el cine/Grandes temas en el cine/Cosas de cine/Unidades didácticas/Figuras de cine/Haciendo cine

Autor/Mapa del sitio/Bibliografía/Enlaces/Glosario de cine


 

Presentación de la actividad


La imagen, tan importante en la comunicación, es convertida por el cine, o su sucedáneo el vídeo, en imprescindible medio de transmisión, de estudio, de investigación, de análisis y de comunicación en las aulas. En todas las áreas de estudio, y en cualquiera de los niveles de la enseñanza, se hace necesario el uso del cine como apoyo, complemento o instrumento de trabajo. La transversalidad se hace imposible sin contar con él al mismo tiempo que con otros medios, dado el papel que tiene en la sociedad como generador de opinión e integrador de cultura. 

El cine, nuevo arte de este siglo, compendia todos los elementos de la comunicación, convirtiéndose en elemento insustituible, tanto como recurso didáctico y fundamento educativo para llegar a la investigación, como clave metodológica de los nuevos diseños curriculares y actividad fundamental en todos los niveles educativos, incluido el universitario.

El cine se convierte en ojo fiel y memoria crítica de los hechos de los siglos XX y XXI. Las películas reflejan situaciones, modos de vivir y de sentir, que convierten el celuloide en documental de una época determinada. Las películas realizadas desde el nacimiento del séptimo arte, con temática y localización en este siglo, determinan una forma de ver la realidad en cada momento, se adecuan a las formas, filosofías y maneras de pensar de cada tiempo y son, de alguna forma, los cronistas que nos permiten conocer cómo han ocurrido los hechos de los últimos cien años. Por estas razones es importante tener en cuenta el cine para analizar, recuperar y valorar comportamientos, filosofías y conductas. 

La imagen en movimiento, es una de las estrategias interdisciplinares por excelencia, vía para lograr la transversalidad, y al mismo tiempo base y fundamento de análisis y estudio de cualquiera de las áreas de un programa de trabajo. 

En la didáctica de la transversalidad, cualquier medio de comunicación, y en concreto el cine, se hacen necesarios, al aglutinar elementos de difícil cohesión en otras situaciones y  circunstancias. 

El cine posee una historia ligada íntimamente al último siglo. Es arte y técnica, lenguaje e imagen, documento y diversión, fantasía y realidad. El cine es además cantera inagotable de relatos y de temas, de creatividad y de estética cultural. 

El cine es fuente riquísima de información y de cultura, que permite entrar realmente en el estudio de nuestra sociedad y en el de otras realidades culturales cercanas o lejanas. Cuando el cine comenzó, los primeros espectadores tenían la posibilidad de ver París, Roma o Tokio sin moverse de una butaca. Hoy nuestros niños y adolescentes, y nosotros mismos, llenos de imágenes, saciados de información, no necesitamos tanto. Por esta misma razón es cada día más importante realizar nuevas lecturas de la imagen; diversificar y analizar valores e interpretaciones; enfrentar el cine con ojo crítico. Por otra parte, cada día se realizan más esfuerzos por presentar al espectador imágenes, ideas, sentimientos y opiniones que causen impacto a la cultura de finales de este siglo. La tecnología de la imagen hace posible hoy recrear situaciones e historias impensables hace pocos años. 

El cine ha hecho incursión en todas las materias y ciencias y se ha valido así mismo de todas ellas para sobrevivir y crear. Por esta razón es de relativa facilidad su utilización como elemento transversal del aprendizaje. 

Con la ayuda de esta guía, se intenta que los chicos y chicas, siguiendo métodos y propuestas que se plantean en los nuevos diseños curriculares, puedan, a partir del cine, de películas completas o de secuencias de algunas de ellas, descubrir lo que nos aporta en valores y contravalores.


Objetivos


1‑ Sensibilizar a los chicos y chicas sobre la importancia del cine como elemento de apoyo en el aprendizaje de los valores, como vehículo de cultura para su vida e instrumento de debate para su educación. 

2‑ Profundizar en los conocimientos técnicos e históricos que los chicos y chicas tienen sobre el cine y sus posibilidades de trasmitir mensajes, cultura y comportamientos. 

3‑ Analizar películas con el fin de aprender sobre cine, diferenciar lo real de lo falso o engañoso, y descubrir el fondo ideológico o conceptual que hay tras las imágenes.

4‑ Estudiar los lenguajes cinematográficos y la historia del cine como base de profundización en los valores y contravalores sociales y humanos de nuestra historia reciente. 

5. Valorar positivamente lo que la técnica cinematográfica ofrece como fuente de  relato, de entretenimiento, de arte y de fantasía.  

Descubrir lo que existe tras el ojo mágico del cine, con el fin de convertirse en el futuro en espectadores críticos y conocedores del medio.


Contenidos


 2.1. La imagen habla: el lenguaje de la imagen

                La interpretación de imágenes

Lenguaje cinematográfico: Planos. Secuencias. Movimientos de cámara. Montaje. La música en el cine. Importancia y utilización. Los distintos tipos de sonido. El sonido y la música como transmisores de estados de ánimo y de comportamientos.

 2.2. Lectura crítica de la imagen cinematográfica.

  • Relación entre imagen y texto escrito.

  • Literatura.

  • Guión.

  • Comparación de diversos criterios de expresión.

  • Creatividad narrativa.

2.3. Actitudes ante el cine y los valores.

  • Manipulación técnica. planos y montaje.

  • La ideología en la reproducción icónica.

  • La censura y su importancia.

  • Importancia ética, social y cultural del cine.

  • Respeto a la vida.

  • Amistad, fidelidad y amor.

  • Violencia y sexo en el cine.

  • Valores democráticos.

  • Análisis de comportamientos de otras culturas.

  • Cambio cultural, aculturación y transculturación.

  • Análisis de películas.

2.4. Conocimientos previos necesarios

El profesor necesita conocer el cine y sus posibilidades, aunque sea de forma elemental. No necesita ser un experto en cine, ya que si es necesario puede evitar los aspectos excesivamente técnicos y trabajar fundamentalmente en lo que tiene que ver con análisis del lenguaje en función de los valores que sea preciso analizar. En esta Web, quienes deseen utilizar esta guía, tienen informaciones suficientes para aprender las bases del cine y sus posibilidades didácticas.

 2.5. Recursos necesarios, espacios, lugares, aparatos.

Este tipo de acciones formativas no necesita de excesivos recursos. Un DVD, monitor, y la película. Muchas películas están a la venta, o se pueden encontrar en los vídeo club. Todas las películas que se sugieren en otro lugar de esta guía son de fácil adquisición. Hay muchos otros films válidos, no sugeridos en esta guía. En televisión, constantemente se reponen películas de conveniente análisis en las aulas. Es necesario estar al tanto de la programación para poder grabarlas, o recomendar a chicos y chicas que las vean. En películas de estreno, que la mayoría de los chicos y chicas ven, se puede promover el ir al cine, y en clase realizar el análisis.

En ocasiones se pueden utilizar películas que estén proyectándose en salas comerciales, y que todos los alumnos pueden ir a ver, analizándolas en el aula.

Se pueden complementar los recursos con libros y enciclopedias, recortes de revistas, transparencias, comics, etc. 

2.6. Sugerencias para la organización de la actividad

La guía está concebida para dar a los chicos y chicas un instrumento de trabajo. El profesor debe orientar el trabajo en todo momento, no abandonando el proceso de aprendizaje, con el fin de evaluar en cada momento el progreso de cada individuo o grupo.

Los chicos y chicas, individualmente y en grupos, deben buscar datos de su propia experiencia y de cualquier base de datos, enciclopedias, libros y revistas.

El profesor debe plantear interrogantes y pistas de trabajo. Es conveniente que la propuesta puedan seguirla los alumnos, como elemento transversal, abarcando una parcela importante de cualquier tema o asignatura. 


Algunas películas sugeridas y una pequeña aproximación al tema


El Chico, de Charles Chaplin (1921), relación con la infancia marginada..

El nacimiento de una nación, de Griffith (1915), apología del racismo.

Calle Mayor, de Bardem (1956), sobre la falta de respeto a la mujer.

El ladrón de bicicletas, de Vitorio de Sica (1948), la situación de necesidad.

La piel dura, de Truffaut, (1976), educación y marginación.

La naranja mecánica, de Kubrik (1971), violencia contra violencia.

Ciudadano Kane, de Orson Welles (1940), el poder de la prensa.

Los cuatrocientos golpes, de Truffaut (1959), juventud y educación.

Deprisa, deprisa, de Carlos Saura (1980), marginación y delincuencia.

Historias del Kronen, de Montxo Armendariz (1994), conductas de cierta juventud.

Padre Padrone, de los hermanos Taviani (1977), dureza de la familia y educación.

Forrest Gump, de Robert Zemeckis (1994), respeto al desvalido.

Octubre, de Eisenstein (1927), política, historia y conducta de masas.

El Acorazado Potemkim, de Eisenstein (1925), violencia política.

Lawrence de Arabia, de David Lean (1962)., política, unión de pueblos y violencia.

Missing, de Costa Gavras (1982), derechos humanos.

La batalla de Argel, de Gino Pontecorvo (1966), ideología y derechos humanos.

Gandhi, de Attenborough (1982), pacifismo activo.

La lista de Schindler, de Spielberg (1994), racismo, solidaridad.

West Syde Story, de Robert Wise (1961), violencia callejera y amor

El manantial de la doncella, de Bergman (1959), violación y violencia.

El Sur, de Victor Erice (1983), relaciones familiares.

Los santos inocentes, de Mario Camus, (1984), dominio del poder.

La Colmena, Mario Camus (1982), de Camilo J. Cela, varios comportamientos.

Otelo, de Orson Welles (1955), obra de W. Shakespeare. Celos y violencia.

Philadelphia, de Jonathan Demme (1993), sobre homosexualidad, amistad, sida.

Pena de muerte, de Tim Robins (1995), sobre la pena de muerte y solidaridad.

Homicidio en primer grado, de Marc Rocco (1995). Tortura, ley, justicias, etc.

El color púrpura, de Spielberg (1985), Educación y liberación de la mujer.


3. Evaluación


 Si seguimos el proceso completo de aprendizaje, la evaluación comparte la misma actividad del alumno: se puede apreciar su participación en los debates, la adquisición de conocimientos, estimados a corto o largo plazo, y la motivación creciente hacia la imagen cinematográfica y el análisis personal que cada alumno realiza.

No obstante, es conveniente producir ejercicios que puedan dejar constancia de los logros. Murales, redacciones, búsqueda de datos, investigación de hechos a través del cine, etc, que pueden complementar los procesos de aprendizaje y al mismo tiempo servir de elemento de control de comportamientos adquiridos.

En cuanto  a la información para evaluar es de fundamental importancia la elaboración del dossier final, en la que consten todos los pasos seguidos, la recopilación de las actividades y sobre todo, la valoración personal y/o en grupo del desarrollo del proceso. Se puede añadir la presentación y defensa individual y/o en grupo ante toda la clase del trabajo realizado. 


©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

 

Free counter and web stats