Unidad didáctica para enseñar

pre-cine

de 12 a 15 años

La técnicas y la creatividad se unen para crear el cine

Publicado en 2009 por el Museo de la Ciencia de Valladolid, exposición sobre Pre-cine. Obra Social de la Caixa de Catalunya.

© Enrique Martínez-Salanova Sánchez


VOLVER A UNIDADES DIDÁCTICAS

Aula creativa/Home/Cine y educación/Metodología didáctica/Periódico en las aulas/El puntero de don Honorato

Aprender de cine/Temas de educación en el cine/Grandes temas en el cine/Cosas de cine/Unidades didácticas/Figuras de cine/Haciendo cine

Autor/Mapa del sitio/Bibliografía/Enlaces/Glosario de cine


La Unidad Didáctica

El niño entre 12 y 15 años La utilización didáctica del cine

El nacimiento del cine

Bibliografía

 

1. Introducción. La unidad didáctica


Los profesores encontrarán en esta guía una propuesta de sugerencias, que les permitirán trabajar con sus alumnos en el descubrimiento de la historia del cine antes de su llegada, las técnicas más asombrosas que se inventaron para hacer posible que las imágenes llegaran  a los espectadores, que se creara el movimiento y que se pudiera conservar para la posteridad.

La finalidad última es visitar con cierto conocimiento de causa y habiendo ejercido experiencias previas, la exposición Ilusión y movimiento: Los orígenes del cinematógrafo, de la Colección Queraltó. Se presentan por ello una serie de objetivos generales, contenidos y criterios metodológicos y de evaluación para el desarrollo de la Unidad que cada docente concretará en función de sus necesidades.

Sobre el cine está casi todo escrito al mismo tiempo que todo está por escribir. El cine es movimiento, arte, historia, lenguaje, magia, música y documento. Responde con sus imágenes al crecimiento de culturas vivas, a los avances del mundo, a los descubrimientos tecnológicos y a los nuevos lenguajes. El cine antiguo cobra con los años dimensiones insospechadas al ser reflejo y documento de otras épocas. El cine, nuevo arte nacido a finales del siglo XIX, ha adquirido su madurez durante todo el siglo XX y nos sorprenderá con su creatividad durante los siglos XX y XXI.

En esta unidad didáctica, se entra en la historia de las técnicas cinematográficas, en los avatares de la especie Humana para crear el movimiento, en los inventos sucesivos para captar y proyectar las imágenes. Los niños, preadolescentes, a los que va dirigida, poseen ya una estructura del pensamiento que se caracteriza porque el razonamiento puede ya ser deductivo, trabajar sobre hipótesis y extraer conclusiones, en una nueva lógica que le permite entrar en todos los casos posibles. Capta ya el sentido de la historia y del suceder de los acontecimientos, es capaz de un pensamiento lógico a partir de hipótesis formuladas verbalmente, y puede liberarse de lo real construyendo diferentes mundos en el que la imaginación lo hace todo posible.

Es una edad en la que los alumnos están ya saturados de imágenes, la mayoría de ellos han pasado de las imágenes televisivas, que han copado muchos de sus primeros años, a las del ordenador, en el que se han sumergido y en el que encuentran respuesta a la mayoría de sus interrogantes, del que buscan la música y en el que se sumergen en filmaciones, sonidos y contactos. Muchos de ellos, van al cine, normalmente en compañía de sus amigos, y del que hacen escaso análisis crítico. Sin embargo, la imagen en movimiento sigue causando en ellos, como cuando eran más pequeños, una extraordinaria atracción.

La importancia de iniciarlos en el mundo del cinematógrafo desde sus inicios históricos es, pues fundamental, para que vean las imágenes desde otros puntos de vista, para que analicen los cambios históricos en las tecnologías, que no acabarán nunca, para que se sumerjan en el ordenador, su hábitat propio, a la búsqueda de imágenes de otros tiempos. Para que se interesen, en fin, en la historia del cine, que está presente y ha filmado toda la historia contemporánea.

Esta exposición es una muestra de lo que sucedió antes del cine, para llegar hasta él, los avances técnicos que lo hicieron posible, y los esfuerzos creativos que llevaron a plasmar en imágenes o que la naturaleza aportaba, por medio de paisajes, documentales, narrativa e historias reales.

La unidad va a estar centrada en la historia y en la técnica del pre-cine, en los recursos para ver la imagen, en visión normal y en estereoscópica, la técnica para capturar imágenes y conservarlas, tanto fijas como en movimiento.

Siguiendo métodos y propuestas que se plantean en los actuales diseños curriculares, esta guía didáctica pretende que los alumnos de 11 a 15 años aprender a descubrir la importancia de la historia que desde los albores de la humanidad condujo a la imagen en movimiento, al cine.

Maestros y maestras disponen en esta guía, de un sistema de trabajo, al que se acompañan en forma de anexos documentos básicos sobre cada uno de los temas que pueden tratarse en las aulas, el descubrimiento de la imagen en esas edades, las técnicas de funcionamientos de las maquinarias y recursos antiguos para crear efectos, temáticas complementarias y sugerencias para búsqueda bibliográfica y en Internet, que permitan entrar de lleno en la maravillosa experiencia de la técnica y de la magia del nacimiento de la cinematografía. También se explican algunas de las actividades que los alumnos realizarán en la exposición, interactuando con los objetos que allí se les presentan.

Los chicos y chicas descubrirán una nueva dimensión del cine, y lo investigarán, apreciando sus posibilidades de diversión y de aprendizaje, sus engaños y realidades, de manera que puedan ser sensibles a su técnica y a su arte, críticos con sus encantos e investigadores de sus contenidos, su lenguaje y su historia.

 

2. Objetivos generales


  1. Observar mediante los productos y maquinaria, el avance de la técnica de captura y proyección de imágenes, fijas y en movimiento, a lo largo de la Historia.

  2. Comprender la teoría de la persistencia retiniana como fundamento de la mayoría de los inventos anteriores al cine.

  3. Practicar con objetos y maquinaria anterior al cine sobre el movimiento y la teoría de la persistencia retiniana.

  4. Expresarse y comunicarse mediante imágenes en movimiento, utilizando para ello los códigos del lenguaje que se manejaban antes de existir el cine.

  5. Analizar algunas de las máquinas y descubrimientos que hicieron posible la fotografía y el cinematógrafo.

  6. Tomar conciencia de la historia de los inventos ópticos, lumínicos, mecánicos y químicos que hicieron posible el cinematógrafo.

 

3. Contenidos


3.1. El espectáculo de luces y sombras desde la antigüedad. Las sombras chinescas

Conceptos

El mito de la caverna de Platón

Las sombras chinescas

Técnicas de realización de sombras chinescas

Procedimientos

Representar el mito de la caverna de Platón

Realización de siluetas de un cuento conocido o inventado

Utilización del ordenador para buscar siluetas, o realizarlas en el mismo, para proyectarlas posteriormente.

Actitudes

Valoración crítica de la forma en que se comprenden las imágenes.

 

3.2.            La técnica, historia y realización de la cámara oscura

Conceptos

Los fundamentos ópticos y lumínicos de la cámara oscura

La cámara oscura

Historia de la Cámara oscura

Procedimientos

Ver los efectos de cámara oscura en una cámara antigua de fotografías.

Confección de una cámara oscura

Actitudes

Comparar la cámara oscura con sus realizaciones actuales

Valorar la importancia de la cámara oscura en los descubrimientos posteriores

 

3.3.            Los principios de la animación

Conceptos

La teoría de la persistencia retiniana

La animación con figuras

El zootropo

El taumatropo

El praxinoscopio

Procedimientos

Realizar experimentos con una linterna en la oscuridad para apreciar la teoría de la persistencia retiniana

Realizar un Folioscopio (flipbooks)

Actitudes

Comparar críticamente los actuales dibujos animados con los que se obtenían en la antigüedad.

Valorar la importancia de la animación para el descubrimiento del cine.

 

3.4. La visión en relieve antes del cine

Conceptos

El estereoscopio y su técnica

Cómo construir gafas para ver en relieve

Cómo realizar dos imágenes diferentes para que se vean en relieve

Procedimientos

Observar imágenes en dos dimensiones, y comparar con las que se ven en tres dimensiones.

Construir o buscar en Internet imágenes para ver en tres dimensiones

Actitudes

Valorar la importancia de las técnicas estereoscópicas antiguas, comparándolas con las que aporta el cine que se ve actualmente en tres dimensiones.

 

3.5. La importancia de fijar la imagen para conservarla. La cámara fotográfica

Conceptos

La técnica para fijar la imagen.

Las primeras cámaras fotográficas

Procedimientos

Manipulación de cámara fotográfica no digital

Realización de fotografías

Actitudes

Valoración de la importancia de la fotografía en el nacimiento del cine.

Comprensión de los diferentes pasos que se lograron en fotografía para llegar al cinematógrafo.

 

3.6. La linterna mágica. Invento prodigioso y primer logro en la proyección de imágenes.

Conceptos

La técnica que hizo posible la Linterna mágica

Descripción de la linterna mágica

Tipos de linterna mágica: La Linterna Kinora, El Mutascopio y la Linterna mágica rotativa

Algunos de los usos y utilidades de la linterna mágica

Procedimientos

Análisis de los diversos tipos de linterna mágica, con información que puede dar el profesor o extraer el alumno del ordenador.

Elaboración del esquema óptico de la linterna mágica

Actitudes

Valoración de la importancia de la interna mágica en la magia y el espectáculo.

Valoración de la importancia de la interna mágica para el nacimiento del cine.

3.7. La llegada del cinematógrafo. Imágenes animadas.

Conceptos

Los antecedentes más próximos al cine. Edison y otros.

El descubrimiento de los hermanos Lumière

La cámara cinematográfica. Su tecnología y utilidades.

Las primeras películas.

Procedimientos

Análisis y esquematización de la cámara cinematográfica. Los alumnos pueden buscar información en Internet.

Búsqueda en Internet de las primeras películas de Los Hermanos Lumière.

Actitudes

Valoración la importancia del cine primero en el conocimiento de costumbres y situaciones de la época.

Comparación del avance de las técnicas desde la antigüedad hasta hoy

 

4. Criterios metodológicos


a) Introducción en el mundo de la técnica antigua.

Entre los 12 y 15 años los alumnos conocen en profundidad las nuevas tecnologías, llevan muchos años trabajando con ellas, pero desconocen en general su historia, sus principios y procedimientos. La metodología se basará por tanto en cuestionar sus propios conocimientos, hacer ver la importancia de los descubrimientos anteriores y que participen, como si vivieran siglos atrás, de lo que otros hicieron.

b) De lo experimental a lo abstracto.

Si fuera posible, antes de ver la exposición, es conveniente que tome contacto con instrumentos ópticos y mecánicos antiguos. Tal vez en los mismos institutos existen instrumentos ópticos o maquinaria parecida  la que se verá en la exposición. En todo caso, si no se puede acceder a instrumentos o maquinaria real, se puede consultar en Internet.

c) El trabajo individual y en grupos.

Ya que hablamos de sistemas comunicativos, es conveniente que los alumnos dispongan de facilidad para comunicarse entre ellos, trabajar en común, para realizar una cámara oscura, o fotografías, o pequeñas filmaciones con el móvil, pueden realizarlo entre dos o tres, no es conveniente más. Si hay debate, pueden ser grupos mayores.

d) Los medios didácticos.

Son imprescindibles en este caso. Fotografías, proyecciones, etc. Es muy fácil acceder a todo ello en Internet.

e) Cada alumno debe practicar individualmente

Se ha de atender al desarrollo de la autonomía de los alumnos, pues depende de cada uno de ellos que se interesen y motiven realmente con la actividad escolar. En la visita a la exposición, el profesor deberá tener en cuanta que todos los alumnos deben practicar con los objetos que se les proponen.

f) El establecimiento de relaciones entre las distintas áreas.

Los temas de esta unidad, imagen, movimiento, maquinaria, tecnología, óptica, sonido, creatividad, historia, expresión visual, relato, etc., están íntimamente relacionados con muchas áreas del currículum. La interdisciplinariedad y la transversalidad permiten abordar desde perspectivas diferentes un mismo problema, situación o tema de interés, lo que constituye un planteamiento coherente con el desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje y el nivel de formulación del pensamiento de los alumnos.

g) Publicar por medio de las nuevas tecnologías lo que han aprendido o visto en la exposición sobre las antiguas.

Los alumnos manejan con seguridad las nuevas tecnologías. Una forma de fijar sus conocimientos y ayudar a una valoración más profunda, es que los plasmen en una página Web, los trasmitan en alguno de los sistemas de comunicación por ordenador, que hagan una presentación en Power Point o sistema similar, que cuelguen el la red lo que han realizado, etc.

 

5. Las actividades que se van a realizar en la exposición


La información sobre los aparatos está en el anexo.

Durante la visita  a la exposición, los alumnos van a tener la oportunidad de practicar, ver y tocar, diferentes objetos que han existido durante la historia y que han sido utilizados para probar teorías, servir de espectáculo o simplemente como juguetes.

Los profesores controlaran la actividad:

  1. Explicando cada objeto y lo que hay que hacer con cada uno de ellos.

  2. Coordinando la actividad de los alumnos para que participen todos ellos

  3. Dar las indicaciones oportunas para que se realice la actividad con orden y responsabilidad.

En una mesa, una vez finalizada la exposición, los alumnos se encontraran con estos elementos:

  1. Dos réplicas de zootropos y las tiras correspondientes para poder ver el movimiento

  2. Varios taumatropos

  3. Gafas en 3D y un surtido de imágenes para comprobar el relieve

  4. Los alumnos podrán dibujar por reflexión, sin ver directamente el modelo ni calcar directamente de él, para comprobar diversos efectos de la luz y la reflexión.

a)      Por reflexión en una estructura de metacrilato. En una madera de base horizontal, separada en dos partes iguales por un metacrilato vertical, que hace que colocando una de las imágenes en una parte, el alumno pueda dibujar en un papel en blanco el dibujo reflejado sobre el mismo.

b)      Por reflexión en un espejo. En una estructura de madera con un espejo en la parte superior de forma inclinada, y el alumno dibuja sobre un papel sin ver directamente sobre el papel sino dibujando a partir de ver su mano reflejada en el espejo. El alumno juega así con imágenes y no con la realidad.

 

6. Criterios de evaluación


Para realizar después de la visita a la exposición

Realizar un esquema o mapa conceptual relacionando las diferentes máquinas, experiencias y conocimientos que han recibido o visto en la exposición.

Colgar en la red o representar en power point lo que han aprendido en la exposición y en el proceso anterior.

Realizar individualmente o en grupo producciones artísticas sencillas donde se integren los diferentes lenguajes artísticos y expresivos vistos o aprendidos en el estudio del pre-cine.


 

 

 


Anexo 1. El niño entre 12 y 15 años


Entre los once y doce años el niño se encuentra en la preadolescencia, va a ser ya capaz de un pensamiento lógico a partir de hipótesis formuladas verbalmente, liberándose de lo real y construyendo diferentes mundos posibles, por lo que puede operar lógica y sistemáticamente con símbolos abstractos, sin una correlación directa con los objetos del mundo físico, puede realizar mapas conceptuales, elaborar gráficos y cuadros, y adquiere gradualmente la función simbólica, aumentando la interiorización de símbolos y una progresiva diferenciación entre significantes –palabras, imágenes– y significados –aquellos objetos o acontecimientos a que se refieren las palabra o imágenes.

Hasta los catorce-quince años su razonamiento, sin dejar de ser simbólico ni inductivo puede ser ya deductivo, lo que enriquece en gran medida sus posibilidades de razonamiento, en el que puede integrar lo creativo, lo imaginativo y lo técnico, hasta llegar a la abstracción, trabajar sobre hipótesis, y entrar en una nueva lógica que le permite ponerse en cualquier situación o caso posibles.

Estos los entienden mejor si se describen desde un punto de vista funcional. ¿Necesitan saber para qué sirven las cosas, por qué lo hacen, cómo funcionan?

Los progresos esenciales del pensamiento lógico- formal del preadolescente en la resolución de problemas, se pueden resumir en los siguientes puntos:

  1. Capacidad para plantear hipótesis acerca de un problema planteado y comprobarlas de modo sistemático. Diferencian distintos puntos de vista y distintas perspectivas. Por ello, pueden analizar la maquinaria de la exposición, hacer preguntas sobre su funcionamiento y adelantar hipótesis y opiniones técnicas sobre su funcionamiento y utilidad.

  2. Capacidad para elaborar posibilidades de solución. Por lo que pueden realizar proyectos y esquemas sobre lo que han visto en la exposición, pensar en alternativas y comparar con las soluciones que ha dado la tecnología posterior.

  3. Capacidad para reflexionar sobre su propio pensamiento para criticarlo o justificarlo, por lo que se le puede exigir en la evaluación realizada posteriormente  a la visita, que elabore su propia crítica sobre las máquinas y mecanismos.

 


Anexo 2. La utilización didáctica del cine en el aula


La integración del cine en las aulas puede realizarse con fines didácticos y, por tanto, lo utilizaríamos como recurso didáctico, mejora de la comprensión, documento de trabajo, centro de interés, motivación o refuerzo sobre determinado tema, etc.; o con fines educativos, lo que nos permite trabajar en el desarrollo del espíritu crítico del alumno, en su conocimiento de la sociedad, en su interés por la comunicación, etc.

De forma más concreta apuntamos una serie de pistas para llevarla a cabo.

a) como recurso didáctico

Es posible además, el estudio del medio, en cuanto a sus tecnologías, lenguajes, procesos de elaboración de productos y máquinas, y elaboración de productos propios (quizás más fácil empleando el medio vídeo o bien recurriendo a viejas cámaras que todavía existen y que nos permiten seguir el proceso manipulativo frente al electrónico del vídeo).

El seguimiento de todas las fases, técnica, planificación, representación de roles mediante actores, rodaje y realización ante auditorio, permiten a los alumnos descubrir un fabuloso mundo creativo en el que los contenidos curriculares se mezclan, pero donde se aprende, como en la vida, de todo un poco. La labor de los maestros no es aquí menos importante: orientar y sistematizar todo el proceso desde una óptica didáctica y constructiva.

b) Estudio del medio

Aquí se puede plantear el análisis reflexivo y lúdico del proceso de autodescubrimiento, la historia y los antecedentes del cine, sus implicaciones sociológicas, sus tecnologías, géneros y lenguajes específicos. En definitiva, conocer la industria del cine en sus comienzos, puede favorecer una mejor interpretación de sus recursos y potenciar la lectura crítica y consciente de este medio audiovisual.

c) Recreación de algunos productos que se hacían antes del cine

Al igual que en los otros medios, el cine ofrece una actividad intermedia entre los polos del receptor y del emisor audiovisual, en cuanto que los alumnos reciben mensajes de los medios que han de alterar y modificar ellos mismos, cambiando argumentos, elaborando instrumentos, utilizando las nuevas tecnologías para simular las antiguas, analizar cómo han influido las antiguas en las nuevas, qué elementos quedan (animación, siluetas...etc.)

En todo caso, este medio ofrece la ventaja de la artesanía y la manipulación, ya que el proceso puede hacerse con tijeras, recortando, frente al carácter electrónico, y no visible, de los ordenadores.

d) Elaboración de productos propios

Esta actividad puede estimarse como la más gratificante, ya que se aprende haciendo. Lleva consigo un complejo proceso de investigación por parte de alumnos y profesores, que se inicia con la búsqueda de ideas, conocimiento de las máquinas y procedimientos, (utilizar los proyectores de diapositivas que todavía quedan), planificar secuencias, ensayar diálogos y representaciones en sombras chinescas, rodar con las cámaras escenas cotidianas, son otras de las fases que constituyen la puesta en marcha del cine creativo en el aula.

e) Realizar «cine de animación»

Es posible hacerlo con fotogramas dibujados por los alumnos a través de tiras de papel o películas cinematográficas. En este caso, la imagen se crea, se toca, se manipula y realiza el montaje artesanalmente, y lo que es más importante, descubriendo la magia del cine y sus mecanismos de información y manipulación.

El cine de animación, contempla posibilidades riquísimas cuando se hace dibujando dibujo a dibujo, en un cuaderno, para dar animación, o filmando fotograma a fotograma recortes, dibujos o figuras, que al verse recrean el movimiento. Este tipo de películas son muy poco costosas de hacer, se adaptan a todos los temas, y no es necesario tener idea de dibujo para su realización. La base está en las dosis de creatividad de los alumnos y del grupo.

f) Filmar para imitar a Lumière

Hacer prácticas de cámara. Filmar en vídeo escenas cotidianas, planos y encuadres.

 


 

Anexo 4. El nacimiento del cine. Una breve historia hasta llegar al cine. El pre-cine


Ver más en

http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/cineprecine.htm.

Desde la antigüedad, una lenta etapa experimental precedió al «Cinematógrafo» de los Lumière. Ya fuera por ciencia, curiosidad o espectáculo, se trabajó incansablemente por ofrecer al publico «lo nunca visto», la «ultima maravilla de la ciencia».

Sin esta prehistoria, el cine no hubiera existido. Desde las cavernas, en que la Humanidad dejó plasmados sus dibujos, entre luces de antorchas y sombras, el mito de la caverna de Platón, dejaría de existir, enseñar, divertir y entretener mediante imágenes fue el objetivo de miles de personas, de eruditos e inventores, de actores y saltimbanquis, de fabricantes de juguetes y de comerciantes.

El cine, por tanto, fue producto de una evolución lenta, de una necesidad de la especie humana de expresarse mediante imágenes utilizando las técnicas y posibilidades de cada momento. Para ello se utilizaban los propios conocimientos, los mitos, el folclore y la narrativa, la religión y la ficción creativa.

Durante siglos, la gente quedaba maravillada por los inventos que se iban sucediendo, por la magia de las imágenes.

El interés por buscar nuevos caminos exigió la aplicación constante de la técnica y de la investigación, por lo que la base del cine está en el desarrollo de la ciencia y la técnica, en la que se basa y a la que le aportó muchos de sus descubrimientos.

Uno de los primeros avances científicos que llevó directamente al desarrollo del cine fueron las observaciones de Peter Mark Roget, secretario de la Real Sociedad de Londres, que en 1824 publicó un importante trabajo científico con el título de Persistencia de la visión en lo que afecta a los objetos en movimiento, en el que establecía que el ojo humano retiene las imágenes durante una fracción de segundo después de que el sujeto deja de tenerlas delante. Este descubrimiento estimuló a varios científicos a investigar para demostrar el principio, hoy discutido, de la persistencia de la imagen en la retina.

Concretamente, se descubrió que si 16 imágenes de un movimiento que transcurre en un segundo se hacen pasar sucesivamente también en un segundo, la persistencia de la visión las une y hace que se vean como una sola imagen en movimiento.

Un instrumento que se convirtió en juguete, el zoótropo, es uno de los antecedentes más claros del cine. Consta de una serie de dibujos impresos en sentido horizontal en bandas de papel colocadas en el interior de un tambor giratorio montado sobre un eje; en la mitad del cilindro, una serie de ranuras verticales, por las cuales se mira, permiten que, al girar el aparato, se perciban las imágenes en movimiento. Un ingenio algo más elaborado fue el praxinoscopio, un tambor giratorio con un anillo de espejos colocado en el centro y los dibujos colocados en la pared interior del tambor. Según giraba el tambor, los dibujos parecían cobrar vida.

Mientras tanto, nació la fotografía, sin la cual no existiría el cine. Hacia 1852, las fotografías comenzaron a sustituir a los dibujos en los artilugios para ver imágenes animadas. A medida que la velocidad de las emulsiones fotográficas aumentó, fue posible fotografiar un movimiento real en vez de poses fijas de ese movimiento. En 1877 el fotógrafo Eadweard Muybridge empleó una batería de 24 cámaras para grabar el ciclo de movimientos del galope de un caballo.

El cronofotógrafo portátil, una especie de fusil fotográfico, movía una única banda que permitía obtener doce imágenes en una placa giratoria que completaba su revolución en un segundo. Fue un paso relevante hacia el desarrollo de la primera cámara de imágenes en movimiento.

Hasta 1890, los científicos estaban interesados principalmente en el desarrollo de la fotografía más que en el de la cinematografía. Thomas Alva Edison construyó un laboratorio en Nueva Jersey, que se convirtió en el primer estudio de cine del mundo. Su ayudante William K. L. Dickson está considerado por algunos como el diseñador de la primera máquina de cine, el kinetoscopio, que no era propiamente una cámara de cine.

En Francia, los hermanos Louis y Auguste Lumière llegaron al cinematógrafo, invento que era al tiempo cámara, copiadora y proyector, y que es el primer aparato que se puede calificar auténticamente de cine. Se presentó oficialmente al público el 28 de diciembre de 1895.

1. Espectáculo de luces y sombras


Las sombras chinescas

La sombra arrojada por un soporte opaco, o translúcido o transparente es, sin duda, el método más antiguo y sencillo de crear imágenes en movimiento, desde que los hombres primitivos se quedaron por primera vez maravillados ante las formas proyectadas por el fuego sobre las paredes de sus cavernas.

El arte de sombras chinescas data de la dinastía Han, en China, de hace unos dos mil años, cuando se veían funciones ofrecidas por pequeños grupos de sombras chinescas en muchas calles y callejones. Con el tiempo, pasaron desde el Extremo Oriente hasta el Oriente Próximo, Persia, Turquía y Grecia, adquiriendo nuevos repertorios y nuevas modalidades de comedia popular, y de ahí, a Europa occidental. Fue a partir de 1770 cuando las sombras chinescas se pusieron de moda en occidente. El propio Goethe fundó su propio teatro de sombras chinescas. En Inglaterra continuó existiendo hasta el segundo periodo de la era Victoriana con gran éxito de público, con abundantes efectos lumínicos que representaban tempestades y naufragios.

En Francia se mantuvieron hasta la llegada del cine. El pintor Henri Riviere aportó su arte, inventó elaborados sistemas de luces y sombras para conseguir efectos visuales, tales como fundidos, superposiciones de colores y otros, con los que sólo rivalizaría el cine muchos años más tarde.

Las figuras, articuladas, se hicieron de infinidad de materiales, pero es de destacar que los chinos las hacían de piel de asno, engrasadas para que resultaran traslucidas y luego recortadas y pintadas, se movían mediante sencillos dispositivos a base de alambres, proyectando sombras coloreadas sobre una pantalla tensada de papel de seda.

El arte que hace posible las sombras chinescas es peculiar e integrador, pues debe mucho a la acumulación y perfeccionamiento de experiencias de los artistas folklóricos durante varias generaciones, posee un gran despliegue de imaginación y especial audacia y exageración, y se basa en la plástica y en la escultura, al moldear los distintos rasgos de los personajes, los escenarios adecuados a la trama y los utensilios, paisajes, animales y plantas necesarios. Es arte integrador pues compendia muchas ramas artísticas, ya que se complementan obras teatrales y literarias, artes plásticas, música, acrobacia y destreza para la manipulación escénica.

Su utilización se extinguió con la llegada del cinematógrafo, aunque fue gracias al cine, a las películas de siluetas animadas de Lotte Reiniger, quien filmó marionetas utilizando técnicas casi idénticas a las de las sombras chinescas, como esta antigua tradición de imágenes en movimiento, se vio resucitada.

Para ver en la exposición. En la exposición se pueden ver entre 5 y 15 figuras de siluetas de metal, realizadas en Francia en 1772.


El mito de la caverna de Platón. Ver. Caverna Platón


El libro VII de la República, de Platón comienza con la exposición del conocido mito de la caverna, que utiliza como explicación alegórica de la situación en la que se encuentra el hombre respecto al conocimiento, según la teoría explicada al final del libro VI.  De la versión de J. M. Pabón y M. Fernández Galiano, Instituto de Estudios Políticos, Madrid, 1981 (3ª edición)

I

Y a continuación -seguí-, compara con la siguiente escena el estado en que, con respecto a la educación o a la falta de ella, se halla nuestra naturaleza.

Imagina una especie de cavernosa vivienda subterránea provista de una larga entrada, abierta a la luz, que se extiende a lo ancho de toda la caverna, y unos hombres que están en ella desde niños, atados por las piernas y el cuello, de modo que tengan que estarse quietos y mirar únicamente hacia adelante, pues las ligaduras les impiden volver la cabeza; detrás de ellos, la luz de un fuego que arde algo lejos y en plano superior, y entre el fuego y los encadenados, un camino situado en alto, a lo largo del cual suponte que ha sido construido un tabiquillo parecido a las mamparas que se alzan entre los titiriteros y el público, por encima de las cuales exhiben aquellos sus maravillas.

- Ya lo veo-dijo.

- Pues bien, ve ahora, a lo largo de esa paredilla, unos hombres que transportan toda clase de objetos, cuya altura sobrepasa la de la pared, y estatuas de hombres o animales hechas de piedra y de madera y de toda clase de materias; entre estos portadores habrá, como es natural, unos que vayan hablando y otros que estén callados.

- ¡Qué extraña escena describes -dijo- y qué extraños prisioneros!

- Iguales que nosotros-dije-, porque en primer lugar, ¿crees que los que están así han visto otra cosa de sí mismos o de sus compañeros sino las sombras proyectadas por el fuego sobre la parte de la caverna que está frente a ellos?

- ¿Cómo--dijo-, si durante toda su vida han sido obligados a mantener inmóviles las cabezas?

- ¿Y de los objetos transportados? ¿No habrán visto lo mismo?

- ¿Qué otra cosa van a ver?

- Y si pudieran hablar los unos con los otros, ¿no piensas que creerían estar refiriéndose a aquellas sombras que veían pasar ante ellos?

- Forzosamente.

- ¿Y si la prisión tuviese un eco que viniera de la parte de enfrente? ¿Piensas que, cada vez que hablara alguno de los que pasaban, creerían ellos que lo que hablaba era otra cosa sino la sombra que veían pasar?

- No, ¡por Zeus!- dijo.

- Entonces no hay duda-dije yo-de que los tales no tendrán por real ninguna otra cosa más que las sombras de los objetos fabricados.

- Es enteramente forzoso-dijo.

- Examina, pues -dije-, qué pasaría si fueran liberados de sus cadenas y curados de su ignorancia, y si, conforme a naturaleza, les ocurriera lo siguiente. Cuando uno de ellos fuera desatado y obligado a levantarse súbitamente y a volver el cuello y a andar y a mirar a la luz, y cuando, al hacer todo esto, sintiera dolor y, por causa de las chiribitas, no fuera capaz de ver aquellos objetos cuyas sombras veía antes, ¿qué crees que contestaría si le dijera d alguien que antes no veía más que sombras inanes y que es ahora cuando, hallándose más cerca de la realidad y vuelto de cara a objetos más reales, goza de una visión más verdadera, y si fuera mostrándole los objetos que pasan y obligándole a contestar a sus preguntas acerca de qué es cada uno de ellos? ¿No crees que estaría perplejo y que lo que antes había contemplado le parecería más verdadero que lo que entonces se le mostraba?

- Mucho más-dijo.

II

-Y si se le obligara a fijar su vista en la luz misma, ¿no crees que le dolerían los ojos y que se escaparía, volviéndose hacia aquellos objetos que puede contemplar, y que consideraría qué éstos, son realmente más claros que los que le muestra .?

- Así es -dijo.

- Y si se lo llevaran de allí a la fuerza--dije-, obligándole a recorrer la áspera y escarpada subida, y no le dejaran antes de haberle arrastrado hasta la luz del sol, ¿no crees que sufriría y llevaría a mal el ser arrastrado, y que, una vez llegado a la luz, tendría los ojos tan llenos de ella que no sería capaz de ver ni una sola de las cosas a las que ahora llamamos verdaderas?

- No, no sería capaz -dijo-, al menos por el momento.

- Necesitaría acostumbrarse, creo yo, para poder llegar a ver las cosas de arriba. Lo que vería más fácilmente serían, ante todo, las sombras; luego, las imágenes de hombres y de otros objetos reflejados en las aguas, y más tarde, los objetos mismos. Y después de esto le sería más fácil el contemplar de noche las cosas del cielo y el cielo mismo, fijando su vista en la luz de las estrellas y la luna, que el ver de día el sol y lo que le es propio.

- ¿Cómo no?

- Y por último, creo yo, sería el sol, pero no sus imágenes reflejadas en las aguas ni en otro lugar ajeno a él, sino el propio sol en su propio dominio y tal cual es en sí mismo, lo que. él estaría en condiciones de mirar y contemplar.

- Necesariamente -dijo.

- Y después de esto, colegiría ya con respecto al sol que es él quien produce las estaciones y los años y gobierna todo lo de la región visible, y que es, en cierto modo, el autor de todas aquellas cosas que ellos veían.

- Es evidente -dijo- que después de aquello vendría a pensar en eso otro.

- ¿Y qué? Cuando se acordara de su anterior habitación y de la ciencia de allí y de sus antiguos compañeros de cárcel, ¿no crees que se consideraría feliz por haber cambiado y que les compadecería a ellos?

- Efectivamente.

- Y si hubiese habido entre ellos algunos honores o alabanzas o recompensas que concedieran los unos a aquellos otros que, por discernir con mayor penetración las sombras que pasaban y acordarse mejor de cuáles de entre ellas eran las que solían pasar delante o detrás o junto con otras, fuesen más capaces que nadie de profetizar, basados en ello, lo que iba a suceder, ¿crees que sentiría aquél nostalgia de estas cosas o que envidiaría a quienes gozaran de honores y poderes entre aquellos, o bien que le ocurriría lo de Homero, es decir, que preferiría decididamente "trabajar la tierra al servicio de otro hombre sin patrimonio" o sufrir cualquier otro destino antes que vivir en aquel mundo de lo opinable?

- Eso es lo que creo yo -dijo -: que preferiría cualquier otro destino antes que aquella vida.

- Ahora fíjate en esto -dije-: si, vuelto el tal allá abajo, ocupase de nuevo el mismo asiento, ¿no crees que se le llenarían los ojos de tinieblas, como a quien deja súbitamente la luz del sol?

- Ciertamente -dijo.

- Y si tuviese que competir de nuevo con los que habían permanecido constantemente encadenados, opinando acerca de las sombras aquellas que, por no habérsele asentado todavía los ojos, ve con dificultad -y no sería muy corto el tiempo que necesitara para acostumbrarse-, ¿no daría que reír y no se diría de él que, por haber subido arriba, ha vuelto con los ojos estropeados, y que no vale la pena ni aun de intentar una semejante ascensión? ¿Y no matarían; si encontraban manera de echarle mano y matarle, a quien intentara desatarles y hacerles subir?

- Claro que sí -dijo.

III

-Pues bien -dije-, esta imagen hay que aplicarla toda ella, ¡oh amigo Glaucón!, a lo que se ha dicho antes; hay que comparar la región revelada por medio de la vista con la vivienda-prisión, y la luz del fuego que hay en ella, con el poder del. sol. En cuanto a la subida al mundo de arriba y a la contemplación de las cosas de éste, si las comparas con la ascensión del alma hasta la. región inteligible no errarás con respecto a mi vislumbre, que es lo que tú deseas conocer, y que sólo la divinidad sabe si por acaso está en lo cierto. En fin, he aquí lo que a mí me parece: en el mundo inteligible lo último que se percibe, y con trabajo, es la idea del bien, pero, una vez percibida, hay que colegir que ella es la causa de todo lo recto y lo bello que hay en todas las cosas; que, mientras en el mundo visible ha engendrado la luz y al soberano de ésta, en el inteligible es ella la soberana y productora de verdad y conocimiento, y que tiene por fuerza que verla quien quiera proceder sabiamente en su vida privada o pública.

- También yo estoy de acuerdo -dijo-, en el grado en que puedo estarlo.

 

2. Ver la realidad de forma diferente


Panoramas y dioramas

Durante todo el siglo anterior al nacimiento del cine, los artistas se dedicaron a crear imágenes gigantescas que daban la impresión de realidad rodeando al espectador o engañando su vista mediante elaborados efectos de iluminación.

Se crearon así cuadros circulares de enormes dimensiones, sobre la superficie interior de un cilindro o circunferencia. Los pintores reproducían ciudades y paisajes, en bastidores giratorios que lograban que todos los espectadores vieran las pinturas, batallas y otros acontecimientos.

El efecto dependía de privar a los espectadores de cualquier encuadre o marco de referencia ordinario. La imagen les rodeaba desde todos los lados, sin bordes o junturas aparentes. El cielo se extendía más allá de la escena y por detrás de su campo de visión, ocultándose la parte superior del cuadro a los espectadores por medio de un dosel. En 1791, Barker, su inventor, lo llamó «Panorama», del griego, que significa «visión global», y llegó a tener un edificio especial permanente en Londres, hasta 1863.

El rival más serio del «Panorama» fue el «Diorama», creado en Paris en 1822 por Daguerre, pionero de la fotografía, que realizó montajes con zonas traslúcidas, que iluminaba a su gusto, dando la sensación de cambio entre día y noche, las estaciones de año, o tempestades y otros efectos, alguno de ellos muy efectistas y terroríficos. Los panoramas se hacían también en formatos reducidos, como juguetes u objetos de diversión familiar.

Para ver en la exposición: Uno panorama reducido, plegable, de vistas en perspectiva, construido con cartulina en Francia a principios del siglo XIX, se puede ver en la exposición.

 

3. La cámara oscura. De fuera hacia adentro


Los antecedentes de la linterna mágica están en la cámara oscura. Posiblemente nunca se sabrá con precisión quién y cuándo descubrió la cámara oscura; pero sí es posible asegurar que antes de ser utilizada para realizar imágenes fotográficas, fue considerada como una herramienta útil para profundizar en el conocimiento.

Esto condujo a los filósofos (la utilizó Aristóteles para estudiar los eclipses de sol) a observar los efectos de la luz en todas sus manifestaciones y fue utilizada por observadores de la naturaleza, experimentadores y alquimistas con intereses científicos. Esto permitió que con el paso del tiempo se lograra perfeccionar de tal manera que, después de varios siglos de una presencia casi imperceptible, con algunas modificaciones se convirtiera en una de las herramientas indispensables para la obtención de imágenes fotográficas. La utilización de ella por infinidad de magos para realizar sus trucos, hizo que durante siglos se recibiera el nombre de «caja mágica».

No fue sino hasta la segunda mitad del siglo XV cuando se volvió a tener noticia de la cámara oscura a través de Leonardo da Vinci, quien redescubrió su funcionamiento y le adjudicó una utilidad práctica por lo que se le ha otorgado el crédito de su descubrimiento. En el siglo XVI un físico napolitano, Giovanni Battista Della Porta, antepuso al orificio una lupa y con ella obtuvo mayor nitidez y luminosidad en la imagen. A partir de este avance varios científicos se dedicaron a perfeccionarla. Esta aportación fue fundamental para el desarrollo de la fotografía, ya que marcó el principio de lo que hoy conocemos como el objetivo de la cámara, el cual permite la captura de imágenes a diferentes distancias y ángulos obteniendo como resultado imágenes nítidas y luminosas. La cámara de Della Porta es ya, en potencia, una cámara fotográfica, pues dispone de lentes de precisión y de espejos para reinvertir la imagen.

A todo lo largo de los siglos XVII y XVlll, en Europa y otros lugares, los titiriteros viajaban con sus linternas mágicas para deleitar, asombrar y aterrorizar a sus sencillos espectadores.

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver una cámara oscura fabricada en Gran Bretaña en 1830, realizada con tela negra.

 

4. Para ver el movimiento


La teoría de la persistencia de la imagen en la retina

Aunque el descubrimiento del principio de persistencia de las impresiones retinianas se remonta al siglo II, uno de los primeros avances científicos que llevó directamente al desarrollo del cine fueron las observaciones de Peter Mark Roget, secretario de la Real Sociedad de Londres, que en 1824 publicó un importante trabajo científico con el título de: «Persistencia de la visión en lo que afecta a los objetos en movimiento», en el que establecía que el ojo humano retiene las imágenes durante una fracción de segundo posterior al momento en que el sujeto deja de tenerlas delante. Este descubrimiento estimuló a varios científicos a inventar diversas vías para demostrar el principio.

En 1828, Joseph Plateau, belga, estableció que una impresión luminosa recibida sobre la retina persiste una fracción de segundo después de la desaparición de la imagen. Las imágenes que se suceden a más de 10 por segundo dan la ilusión del movimiento. Una fácil ilustración de este fenómeno lo constituye el efecto producido cuando un punto de luz, por ejemplo una linterna, se mueve rápidamente en la oscuridad, con lo que el ojo percibe la ilusión de un círculo continuo de luz.

En 1833, y sin que ninguno de los dos supiese nada de lo que estaba haciendo el otro, Joseph Plateau en Bruselas y Simon Stampfer en Viena, idearon un juguete destinado a demostrar este principio. Alrededor de la circunferencia del disco se trazaban una docena de pequeñas imágenes que representaban fases sucesivas de una acción continuada. Entre imagen e imagen había una ranura. Cuando se hacia girar rápidamente el disco, que se reflejaba en un espejo y se contemplaba su reflejo a través de las ranuras según iban pasando por delante de los ojos. El efecto logrado era el de una única imagen en movimiento. El invento se popularizo rápidamente como juguete educativo con el nombre de Phenakistiscope, y con el tiempo se fue perfeccionando y diversificando.

En el primer tercio del siglo XIX, los físicos, incluyendo a Michael Faraday y Peter Mark Roget, habían estudiado ya el fenómeno de la persistencia de la visión. Se descubrió que si 16 imágenes de un movimiento que transcurre en un segundo se hacen pasar sucesivamente también en un segundo, la persistencia de la visión las une, haciendo que se vean como una sola imagen en movimiento.


Taumatropo

En 1824, el Dr. John Ayrton Paris (inglés) puso a la venta en Londres el taumatropo. Primer juguete óptico que explota la persistencia de la imagen sobre la retina, compuesto de un disco y de hilos vinculados a las extremidades de su diámetro. Sobre cada cara hay un dibujo; al hacer girar sobre un eje el disco, se ven simultáneamente los 2 dibujos.

Tales instrumentos utilizan una técnica comparable a las modernas películas de dibujos animados. El principio es este: Se dibujan una serie de imágenes cada una mostrando una etapa de un movimiento. Mostrando estas imágenes en tan rápida sucesión que el cerebro no tenga tiempo para registrarlas como imágenes separadas, una a continuación de otra, se hacen pasar rápidamente para dar la impresión de movimiento continuo.

Para ver en al exposición. En la exposición se puede practicar con varios taumatropos.

Zoótropo

El zoótropo, denominado también tambor mágico, fue inventado por William George Hörner (inglés). Se puso de moda hacia 1860, sustituyó el sistema de disco y espejo del Phenakistiscope, mediante un tambor hueco y abierto por arriba, con ranuras a todo lo largo de su borde, en cuyo interior se colocaban tiras de papel que llevaban impresas las necesarias series de dibujos.

Consta de una serie de dibujos impresos en sentido horizontal en bandas de papel colocadas en el interior de un tambor giratorio montado sobre un eje; en la mitad del cilindro, una serie de ranuras verticales, por las cuales se mira, permiten que, al girar el aparato, se perciban las imágenes en movimiento. La tira de papel es de igual longitud al perímetro de la circunferencia interna del tambor. En dicha tira de papel se dibuja una figura en movimiento, de la que se hacen tantas imágenes o fases de movimiento como ranuras tenga el tambor. Al hacer girar el tambor y observar su interior a través de las ranuras, se ve como las diversas figuras adquieren movimiento.

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver un Zoótropo fabricado en 1867 en Gran Bretaña y practicar con dos réplicas de zoótropos y sus correspondientes tiras de dibujos.

Praxinoscopio

En 1877, el francés Emile Reynaud sustituyó las ranuras, el equivalente del obturador en un moderno proyector de películas, por un dispositivo de espejos en forma de prisma, situados en el centro. Así eliminó la distorsión en la visión de las imágenes causada por la luz insuficiente que pasa a través de las pequeñas ranuras del Zootropo. La mejora en la calidad de la imagen se tradujo en una inmediata popularidad.

Combinó tecnología y arte, pues la atracción que despertaba el juguete radicaba no solo en las imágenes en movimiento, sino también en las tiras de imágenes que Reynaud creaba para el mismo. Había hasta treinta y seis modelos diferentes. Todos ellos impresos en color, y entre los personajes animados figuraban juglares, funambulistas, forzudos, payasos, un mono que tocaba el violonchelo, y un bebé que devoraba su desayuno.

Más adelante creó el llamado Theatre Optique (Teatro Óptico o Teatro Praxinoscópico) en el que se situaba la acción del personaje en el centro de una escenografía fija. A través de una combinación de espejos se movían en un escenario tenues figuras luminosas. En él, las pequeñas imágenes «vivas» se contemplaban en una especie de proscenio y se superponían sobre escenas en miniatura, lo que representaba una notable anticipación de la sobreimpresión y las dobles exposiciones del cine.

El Teatro Praxinoscópico llegó a ser muy popular. Más aún cuando la convirtió en una propuesta visual completa, a la que se agregó un breve argumento y una banda sonora con música combinaba con la imagen. Finalmente, Reynaud adaptó los principios del Praxinoscopio para proyectar en una pantalla lo que eran en la práctica las primeras películas de dibujos animados.

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver un Praxinoscopio-teatro, francés, de 1879.

 

5. Los entretenimientos ópticos


Fue en la segunda mitad del siglo XVIII cuando se hicieron famosos los entretenimientos ópticos, que continuaron hasta la llegada del cinematógrafo. A ello contribuyó notablemente la proliferación popular de imágenes impresas, los periódicos y la facilidad del trasporte y la comunicación.

Los instrumentos ópticos han sido tradicionalmente de dos tipos, los que reciben la imagen desde el exterior y la plasman en el interior, (la cámara oscura, la cámara fotográfica, las cámaras cinematográficas, las filmadoras de todo tipo) o las que proyectan las imágenes hacia el exterior (Linterna mágica y todo tipo de proyectores, el proyector cinematográfico, etc.).

De todos los entretenimientos ópticos que existieron antes del cine, la linterna mágica fue el de mayor utilidad y el más duradero. La linterna mágica, cuya forma básica todavía sobrevive en el proyector de diapositivas, encarna los mismos principios esenciales que cualquier proyector de imágenes en movimiento: una poderosa fuente lumínica, concentrada por medio de un condensador y que atraviesa una imagen transparente para proyectar una impresión ampliada de la misma, con todo su color y detalle, sobre una pantalla blanca.

Visor estereoscópico

El estereoscopio es un aparato que consta de unos binoculares que permiten observar la realidad con un efecto 3D y que más tarde y unido al descubrimiento de la cámara de fotos dieron lugar a la cámara estereoscópica.

Su inventor fue Charles Wheatstone, físico experimental inglés, que fue el primero en tomar una imagen con efecto 3D apoyándose en el aparato previamente inventado por él en 1833.

Ha sido utilizado por topógrafos para hacer mediciones topográficas hasta que aparecieron los procedimientos mediante satélite observando las fotos tomadas por aviones con estereoscopios

La imagen estereoscópica

Una imagen estereoscópica es una imagen en 3D. Está compuesta por dos imágenes superpuestas con una diferencia mínima entre sí. Estas dos imágenes se pueden ver por separado con la ayuda de unas lentes especiales (lentes 3D). Las lentes lo que hacen es filtrar las imágenes haciendo que un ojo perciba una imagen y el otro perciba la otra imagen, haciendo que el cerebro mezcle las imágenes y den la sensación de 3 dimensiones.

La visión estereoscópica se basa en la visión real de los seres humanos, la visión binocular (dos ojos) que produce la sensación de una imagen en tres dimensiones, al ser procesadas por el cerebro, a la vez, las dos imágenes que captan las retinas oculares.

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver un Visor estereoscópico fabricado en Francia a finales del siglo XIX y otro visor estereoscópico múltiple (Multiphote Stereo), fabricado en Francia en 1910.

 

6. Instrumentos ópticos para captar imágenes


 La cámara fotográfica

La cámara fotográfica es en realidad una cámara oscura, con una abertura en uno de los extremos para que pueda entrar la luz, y una superficie de grabación que captura la luz en el otro extremo. La gran diferencia con la cámara oscura es que la superficie en la que se recibe la luz posee una placa cubierta de una emulsión sensible a la luz, que permite realizar posteriormente el proceso de revelado y por lo tanto conservar la imagen. Lentes, fuelles, obturadores y diafragmas, permiten enfocar, graduar las distancias, permitir el paso de mayor o menor luz, etc., con le fin de perfeccionar la imagen obtenida.

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver una cámara fotográfica fabricada en Francia, de la década de 1900.

La fotografía

Las primeras fotografías, llamadas heliografías, fueron hechas en 1827 por el físico francés Nicéphore Niépce. Unos años después el pintor francés Louis Jacques Mandé Daguerre realizó fotografías en planchas recubiertas con una capa sensible a la luz de yoduro de plata: el daguerrotipo. Ambos descubrieron que, haciendo pasar vapores de yodo sobre una placa de plata, se produce en esta última una capa de yoduro de plata que se ennegrece con la luz. Luego eran tratadas con vapores de mercurio que fijaban las imágenes. Se obtenía una imagen única en la plancha de plata por cada exposición.

En 1861, el físico británico James Clerk Maxwell logró con éxito la primera fotografía en color mediante el procedimiento aditivo de color.

Pero la fijación de la imagen perdurable y resistente, flexible, liviana, se logró en 1869 con la invención del celuloide. Hacia fines del siglo XIX fueron fabricadas en escala comercial. La fotografía se constituyó poco a poco en un arte y en una importante forma de documentar la historia.

El invento de la película en rollo marcó el final de la era fotográfica primitiva y el comienzo de una etapa durante la cual aparecieron miles de fotógrafos aficionados que se interesaron en el nuevo invento. Estos nuevos descubrimientos hicieron posible el desarrollo del cinematógrafo, ya que sin este invento previo no existiría el cine. Hacia 1852, las fotografías comenzaron a sustituir a los dibujos en los artilugios para ver imágenes animadas.

Edward Muybridge, un fotógrafo inglés que vivía en Estados Unidos, en 1878, realizó una serie de fotografías, con una batería de cámaras, que se disparaban, primero mecánicamente y luego eléctricamente, según una persona o animal en movimiento pasaba por delante de ellas. Muybridge perfeccionó su invento en 1879, cuando reconstruyó los movimientos proyectando un disco de dibujos estrechamente basado en las imágenes fotográficas de manera serial y continuada para crear una imagen animada sobre la pantalla. La imagen podía desacelerarse para mostrar los detalles del movimiento. Fueron las primeras imágenes fotografiadas y proyectadas en movimiento.

El cronofotógrafo

En Europa, Etienne Marey, experimentó durante muchos años con métodos gráficos para captar el movimiento de las aves y de los animales aplicando la fotografía a sus investigaciones. En 1874, el astrónomo Jules Janssen, logró captar el paso del planeta Venus por delante del Sol mediante un «revolver fotográfico». En forma de arma de fuego, ésta cámara utilizaba una sola placa circular que giraba cada vez que se abría el obturador.

Basándose en los descubrimientos de Muybridge y de Jules Janssen, Marey perfeccionó en 1882 el fusil fotográfico, capaz de tomar doce fotografías individuales en solo un segundo.

En 1885, en Estados Unidos, George Eastman perfeccionó su rollo de película fotográfica, que se popularizó mucho para la foto fija cuando la adaptó a su cámara Kodak en 1888. Este avance dio nuevo impulso a los experimentos de Marey y representó un considerable paso adelante hacia el descubrimiento de la cámara cinematográfica. El Cronofotógrafo de Marey patentado en 1888, utilizaba una tira continua de película para captar una secuencia de fotos individuales. En 1893, sugirió la construcción de un proyector destinado a mostrar las imágenes individuales que había captado en forma de acción continua.

Cámara estereoscópica

Es una cámara fotográfica que toma dos imágenes normales que superpuestas en 2\3 de su superficie y observadas producen un efecto 3D en nuestros ojos

Consta de dos lentes que reflejan la misma imagen en nuestros ojos las cuales son captadas por una cámara de fotos convencional

La fotografía en tres dimensiones, nació casi con la fotografía misma. De hecho, al inventarse la fotografía en 1839, ya se sabía lo suficiente de la visión tridimensional, pero fue unos 10 años después, alrededor de 1850, cuando se toman y dan a conocer las primeras imágenes fotográficas tridimensionales. Un factor decisivo en la propagación de la fotografía tridimensional fue cuando la reina Victoria de Inglaterra, cautivada por ellas, ordenó le fueran tomadas imágenes de ese tipo. Ese hecho marca el inicio de la gran popularidad que tuvo la fotografía en 3D en el siglo XIX.

 

7. Para proyectar imágenes


La linterna mágica. De dentro hacia afuera

Su invención de debe al jesuita alemán Atanasius Kircher (1602-1680), quien en el siglo XVII, basándose en el diseño de la cámara oscura, la cual recibía imágenes del exterior haciéndolas visibles en el interior de la misma, pensó en invertir este proceso, y llevar las imágenes de dentro a afuera. Pudo así proyectar textos a más a 150 m.

En ocasiones proyectaba diversas fases de un movimiento mediante grabados en cristales, que cambiaba de forma mecánica, por lo que es considerado un precursor de la animación.

El artefacto consistía en una cámara oscura con un juego de lentes y un soporte corredizo en el que colocaban transparencias pintadas sobre placas de vidrio. Estas imágenes se iluminaban con una lámpara de aceite (faltaba mucho para el invento de la luz eléctrica), y para que el humo pudiera tener salida se dotaba al conjunto de una vistosa chimenea.

Posteriormente, el italiano Cagliostro (1743-1795), y más tarde Giuseppe Balsamo, médico y charlatán, mejoraron los dispositivos, de modo que con un juego de ruedas se podía aumentar o disminuir el tamaño de la imagen proyectada.

Paulatinamente se popularizó la linterna mágica, y se le fueron encontrando aplicaciones prácticas. Mollet y Charles la introdujeron en la Sorbona, los primeros que utilizan en la didáctica un soporte visual proyectado para apoyar sus enseñanzas.

Hacia 1790, un belga, Etienne Robertson, consiguió un notable éxito en Paris con su Phantasmagoria: el interior de su teatro estaba decorado como una capilla gótica, y toda clase de fantasmas, brujas y demonios aparecían proyectados sobre una pantalla. Montando la linterna sobre un dispositivo con ruedas situado detrás de la pantalla traslúcida y ajustando el objetivo para mantener el foco, Robertson consiguió que sus aterradoras imágenes parecieran crecer o disminuir, con asombrosos efectos.

Linternistas rivales perfeccionaron otros avances, como por ejemplo Henry Langdon Childe que consiguió la disolución y sobreimpresión de imágenes proyectándolas desde dos linternas mágicas distintas.

La linterna mágica alcanzo la cúspide de su perfeccionamiento en la Inglaterra de finales del siglo XIX.

Sufrió un cambio fundamental en su diseño cuando fueron descubiertos la lámpara incandescente y el arco voltaico, y su aplicación sustituye con inmensa ventaja la iluminación por lámpara de aceite. Al aparecer la fotografía, las transparencias pintadas fueron sustituidas por diapositivas. La linterna mágica se convirtió en una ampliadora fotográfica antes de convertirse en proyector cinematográfico.

Desde el primer momento, los hombres del espectáculo intentaron proporcionar a su público el atractivo extra de movimientos en la pantalla. Moviendo la imagen en el proyector se podía dar una impresión convincente de figuras que se desplazaban. Toda una serie de ingeniosos dispositivos destinados a manipular o hacer girar cristales circulares eran capaces de producir movimientos mecánicos en las imágenes.

Cuando en el periodo comprendido entre 1850 y 1860, se adaptó el disco rotativo del Phenakistiscope a la linterna mágica, se consiguió proyectar sobre una pantalla en movimiento. En 1892, el Teatro Óptico de Reynaud adaptó los principios del Praxinoscopio que había sido inventado por el propio Reynaud, para proyectar lo que eran en la práctica las primeras películas de dibujos animados.

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver una Linterna mágica de dos objetivos, en vertical, fabricada en Gran Bretaña en 1880 y las correspondientes placas de cristal, en colores, para ver el efecto de superposición.

La Linterna Kinora

Fue inventada por los hermanos Lumiere en 1896. Era un aparato para uso doméstico y se situaba entre la técnica del folioscopio y la del mutoscopio. Consistía en un aparato de sobremesa donde se visualizaban las imágenes a través de una lente y la rotación del rollo se realizaba mediante un mecanismo de relojería. Al accionar una manivela giraba el rollo, de manera que cada foto iba a apoyarse contra un pequeño dispositivo que la inmovilizaba un instante para su visualización. La imagen de cada tarjeta correspondía a un fotograma de una película cinematográfica.

Para ver en la exposición. En la exposición se pueden ver dos Linternas Kinora, fabricadas en Gran Bretaña, una Kinora Viewer de 1912 y otra de 1913.

Linterna mágica rotativa

La linterna mágica se conocía desde el siglo XVII. Consistía en una caja con una fuente de luz y lentes de aumento, entre estos elementos se colocaba una placa de vidrio con pequeños dibujos que, de esta manera, se proyectaban sobre lienzos en forma aumentada. Para agregar movimiento a los dibujos proyectados, éstos se pintaban sobre un cilindro que giraba en el interior del aparato, provocando en los espectadores la ilusión de estar observando el movimiento

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver una Linterna Mágica rotativa, fabricada en estados Unidos, preparada para funcionar con petróleo y modificada para funcionar con electricidad.

Mutascopio, Mutoscopio, Mutoscope

El mutoscopio es un aparato que contiene una serie de tarjetas que representan diferentes fases de una escena en movimiento. En el interior hay un cilindro que mueve esas imágenes fijas, dotándolas de movimiento a ojos del espectador.el Mutoscopio, inventado por Herman Castler en 1895, se basa en un principio con el que estamos familiarizados. Cuando doblamos un libro y dejamos las hojas correr debajo del pulgar, las imágenes aparecen a la vista en tan rápida sucesión que se produce una muy buena sucesión de imágenes en movimiento.

Estamos familiarizados con la colección de imágenes montadas en las hojas de un libro, doblando el libro y dejando las hojas correr debajo del pulgar, las imágenes aparecen a la vista en tan rápida sucesión que se produce una muy buena sucesión de imágenes en movimiento.

Folioscopio (flipbooks)

Un folioscopio, es la forma más primitiva de animación visual. Es un libro que contiene una serie de imágenes que varían gradualmente de una página a la siguiente, para que, cuando las páginas se pasen rápidamente, las imágenes parezcan animarse simulando un movimiento u otro cambio. Los flipbooks son ilustrados usualmente por niños, pero pueden estar también orientados a adultos y emplear una serie de fotografías en lugar de dibujos. Los flipbooks no siempre son libros separados, pueden aparecer como una característica más en libros comunes o revistas, usualmente en las esquinas de las páginas. Existen programas de ordenador y sitios Web que convierten archivos de video digital en flipbooks personalizados.

 

8. Los inmediatos antecedentes del cine


Zoopraxiscopio/zoopraxinoscopio

El zoopraxinoscopio es un artefacto que fue importante en el desarrollo inicial de las películas cinematográficas, anterior al cinematógrafo. Fue creado por Eadweard Muybridge en 1879, proyectaba imágenes situadas en discos de cristal giratorios en una rápida sucesión para dar la impresión de movimiento. En el primer proyector las imágenes eran pintadas en el cristal como siluetas. Una segunda serie de discos, realizados entre 1892 y 1894, usaba dibujos perfilados impresos en los discos fotográficamente y coloreados a mano. Algunas de las imágenes animadas eran muy complejas, incluyendo múltiples combinaciones de secuencias de movimientos de animales y humanos.

Sin embargo, lo que hizo famoso a Muybridge, a partir de su relación con Stanford, magnate norteamericano e inspirándose en los estudios del médico y fotógrafo francés Étienne Jules Marey, fueron las investigaciones sobre los movimientos que realizaban los caballos para caminar, trotar y correr. Intentó demostrar que durante el galope el caballo tenía momentos en que sus cuatro patas estaban simultáneamente en el aire. Tras varios intentos y dispositivos, en 1878 incorporó el uso de gatillos electromagnéticos activados por el paso del caballo, logrando dos series de 12 fotografías cada una al paso de ella. Proyectó en público los resultados utilizando el zoopraxinoscopio, logrando un enorme éxito en la prensa de la época. Con ello se había logrado la descomposición fotográfica del movimiento rápido, quedando libre la vía para la transición del dibujo a la fotografía en la ilusión del movimiento.

Al enterarse de los éxitos de Muybridge, Marey redobló su interés y esfuerzos por la descomposición del movimiento, buscando nuevas mejoras, pues se había interesado por el registro de movimientos más difíciles aún, como el del vuelo de las aves. Adaptando el revólver fotográfico, inventado por Jules Jansson en 1874 para registrar el movimiento de los planetas, a los avances logrados por Muybridge, logró en 1882 registrar el movimiento de aves en vuelo gracias a su «fusil fotográfico», cuyo mecanismo de obturación y apertura era análogo al de un fusil común.

Los descubrimientos de Edison. El Kinetoscopio

Hasta 1890, los científicos estaban interesados principalmente en el desarrollo de la fotografía más que en el de la cinematografía. Esto cambió cuando el inventor Thomas Alva Edison construyó un laboratorio para realizar experimentos sobre imágenes en movimiento y el primer estudio de cine del mundo.

Edison inventó el fonógrafo en 1877, y se convirtió en el entretenimiento más popular del siglo. Para proporcionar un acompañamiento visual al fonógrafo, Edison encargó a William Kennedy-Laurie Dickson, un joven asistente de laboratorio, un sistema de movimiento de imágenes, en 1888. Dickson se basó en el trabajo de Muybridge y Marey, pero fue el primero en combinar los dos fundamentos de la cara de imágenes en movimiento y la tecnología de la proyección. Estos fueron un dispositivo para asegurar el movimiento intermitente pero regular de la tira de película de la cámara y una tira de película de celuloide con perforaciones regularmente distribuidas para asegurar el transporte de la película

 

9. Los Hermanos Lumière y el Cinematógrafo


Los Hermanos Lumière son considerados históricamente como los padres del cine. Inventaron el cinematógrafo (considerado el primer aparato de cine) basado en el kinetoscopio de Edison.

Los hermanos Louis y Auguste Lumière, en su fábrica de placas fotográficas en Lyon en 1894, crearon el cinematógrafo, invento que era al mismo tiempo cámara, copiadora y proyector, y que es el primer aparato que se puede calificar auténticamente de cine.

La presentación oficial de su invento fue el 28 de diciembre de 1895, ante el público del Gran Café Boulevard de París. La fecha se considera universalmente como la del inicio del cine tal y como lo hemos conocido.

Los hermanos Lumière produjeron una serie de cortometrajes con gran éxito, de género documental, en los que se mostraban diversos elementos en movimiento: obreros saliendo de una fábrica, olas rompiendo en la orilla del mar y un jardinero regando el césped. Uno de sus cortometrajes más efectistas para demostrar las posibilidades del nuevo invento fue el que mostraba a un tren correo avanzando hacia el espectador, lo que causó el susto de los que lo veían. Pronto, en varios países, sobre todo en Gran bretaña y en Estados Unidos, Edison, siguiendo el modelo del cinematógrafo de los hermanos Lumière, las películas se comenzaron a comercializar a escala internacional.

Para ver en la exposición. En la exposición se puede ver un Cinematógrafo Lumière, fabricado en Francia en 1896.


Anexo 5. Bibliografía


CURTIS-DEMOS-TORRANCE (1976): Implicaciones educativas de la creatividad. Madrid, Anaya/2.

GRUPO COMUNICAR (1998): «El cine en las aulas», en Comunicar, 11. Huelva, Grupo Comunicar.

GUBERN, R. (1996): Del bisonte a la realidad virtual. La escena y el laberinto. Barcelona, Anagrama.

GUBERN, R. (1995): Historia del cine español. Madrid, Cátedra.

GUBERN, R. (1995): Historia del cine. Barcelona, Lumen.

HISTORIA 16. (1995): Cien años de cine. Madrid, Historia 16.

MARINA, J.A. (2000): Teoría de la inteligencia creadora. Barcelona. Anagrama.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (1981): Hacia una nueva concepción de la tecnología educativa. Madrid, ICE de la UPM.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (1990): «El celuloide no se enrancia, o de cómo llevar el cine a las aulas», en Revista Aularia de Educación, 6.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (1996): «El vídeo en el aula», en Comunidad Educativa, 234; 24-27.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (1996): Investigamos el cine, aprendemos a ver cine. Mural para el alumno y Guía didáctica para el profesor. Murales «Prensa-Escuela».. Huelva, Grupo Comunicar.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (1997): «La enseñanza de los valores, la ética y la conducta desde el cine», en FERRÉS, J. y MARQUÉS, P. (Eds.): Comunicación educativa y nuevas tecnologías. Barcelona, Praxis; 454/9-454/19

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (1997): «La producción de documentales didácticos para el aprendizaje», en El Formador, 8; 10-12. Málaga.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (2001): «¿Cómo utilizar el cine para la educación en valores?» en Actas del encuentro de grupos de trabajo. Málaga, Centro de Profesorado.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (2001): «Individualismo o solidaridad. Los medios de comunicación ayudan a la gestación de una cultura interétnica», en Comunicar 16; 39-47.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (2002): Aprender con el cine, aprender de película. Una visión didáctica para aprender e investigar con el cine. Huelva, Grupo Comunicar. 420 pgs.

MARTÍNEZ-SALANOVA, E. (2009): Página Web: Cine y educación: Precine:

http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/cineprecine.htm.

ORTEGA, I. (1987): La imagen en el taller de imagen. Jaén, Fundación Paco Natera.

PERALTA, I. (1998): «Aprendemos los derechos humanos con los medios de comunicación. Mural para el alumno y guía didáctica para el profesor», en Murales «Prensa-Escuela. Huelva, Grupo Comunicar.

PULASKI, M.A. (1989): El desarrollo de la mente infantil según Piaget. Barcelona, Paidós.

TORRES, A. (1995): 100 años de cine. Madrid, Alianza editorial.

VARIOS (1982): Historia universal del cine. Barcelona, Planeta.

VARIOS (1994): Historia del cine. Madrid, País-Aguilar.

 


©Enrique Martínez-Salanova Sánchez

 

Free counter and web stats